El Español
Economía
|
Empresas

La coruñesa Greenalia triplica su beneficio en un año marcado por el coronavirus

La empresa ha pasado de 3,3 millones de euros al cierre de 2019 a los 11 millones del ejercicio de 2020, lo que significa un crecimiento del 235%
Greenalia
Ofrecido por:

La compañía de energías renovables coruñesa Greenalia ha presentado hoy los resultados anuales de la compañía correspondientes a 2020, un año en el que, pese a la crisis derivada del Covid-19, ha mantenido toda su actividad incrementando incluso sus objetivos y en el que ha triplicado su EBITDA (el beneficio bruto calculado antes de la deducibilidad de los gastos financieros) pasando de los 3,3 millones de euros al cierre de 2019 a los 11 millones del ejercicio de 2020, lo que significa un crecimiento del 235%.

Durante la presentación, el presidente y CEO de la compañía, Manuel García, ha destacado “la resiliencia mostrada por el conjunto del sector y de nuestra empresa en particular en un año especialmente complicado”, donde pese a los efectos derivados de los efectos de la pandemia, ha apuntado que “no sólo hemos mantenido el ritmo de trabajo de todos nuestros proyectos, sino que hemos ampliado objetivos, incrementado la inversión y, por tanto, la repercusión en nuestros entornos”.

En este sentido, ha subrayado la importancia de haber alcanzado importantes hitos como la consecución de acceso a red de proyectos que suman más de 2 GW y la entrada como socio de José María Castellano que adquirió el 5,18% de Greenalia el pasado mes de junio. Una incorporación al accionariado sobre la que expresó que “está seguro que será un pilar fundamental en el desarrollo de los nuevos retos de Greenalia y con los que queremos convertir a Galicia una vez más en un referente internacional, ocupando el vacío que dejaron otras empresas energéticas en nuestra comunidad”.

"Cerrar 2021 con más de 20 millones de euros"

En el plano financiero, la empresa ratifica su apuesta por la fórmula “Develop&Owncon la que asegura ingresos recurrentes cada año, exclusivamente por venta de energía, y que se prevé suponga cerrar el 2021 con un EBITDA de más de 20 millones de euros. En este ámbito, el director financiero de la compañía, Antonio Fernández-Montells, detalló las inversiones realizadas durante el 2020 y el estado de los proyectos, donde puso el acento en la puesta en marcha de la planta de biomasa de Curtis-Teixeiro, que marcó un punto de inflexión en ese año, la primera planta más importante del sur de Europa de biomasa forestal, con una inversión de 135 millones de euros y la creación de empleo de 140 puestos de trabajo directos, un centenar de ellos en el entorno rural.

Ya durante el segundo semestre de 2020, se finalizó la construcción del PE de Ourol (Lugo), en funcionamiento desde hace dos meses, y el inicio de la construcción de los parques Alto da Croa, Alto da Croa II y Monte Tourado, actualmente en fase de finalización, con lo que se cerraría el Plan Eolo I MOC al que le sigue “el desarrollo de la segunda parte de este programa denominado EOLO CBT, que incluye tres parques con una potencia de 110 MW y una inversión prevista de 120 millones de euros". Con estas actuaciones se prevé generar 16 millones de euros de facturación anual y 12 millones de EBITDA”, explicó Fernandez-Montells.

Actualmente, Greenalia tiene 96,5 MW en operación (50 MW de la planta de biomasa de Curtis-Teixeiro y 46,5 MW de eólica en los PE de Miñón y Ourol), a los que se sumarán a finales de este año los 28 MW de los tres PE de Alto da Croa, Alto da Croa II y Monte Tourado. Las previsiones incluyen la construcción de 290 MW en 10 parques eólicos, instalaciones que entrarán en funcionamiento entre el próximo año y el cierre de 2023.

Apuesta por el entorno y la biodiversidad

En materia de sostenibilidad, la directora de Desarrollo Corporativo y Sostenibilidad, Beatriz Mato, detalló los avances en un área reforzada en 2020, con la creación de un departamento propio y el nacimiento de la Fundación Greenalia para la transición energética para la que ya se han puesto las bases tanto de tramitación como de los primeros proyectos. Así destacó el esfuerzo realizado para impulsar distintas actuaciones de inclusión social, que han beneficiado a más de medio millar de personas en 2020, las acciones en materia de voluntariado realizadas por la plantilla o las iniciativas llevadas a cabo para la recuperación de la biodiversidad en áreas deprimidas o de especies protegidas en peligro, tales como la centaurea ultreia o el helecho macarronesico.

Mato incidió en que uno de los ejes transversales de la labor de Greenalia es la de impulsar el impacto positivo en el entorno local, tanto con la creación de empleo, como de nuevas infraestructuras o de mejora del medio ambiente. Un pilar esencial para la empresa con sede en A Coruña, que este año ha invertido 40 millones de euros en la contratación de proveedores locales de la comunidad, lo que ha significado la dinamización de más de 600 empleos de la zona. En este sentido, la responsable de Sostenibilidad explicó que, precisamente atendiendo a esta premisa, otro de los compromisos y pasos dados por Greenalia este año ha sido el refuerzo de sus canales de comunicación al exterior, entendiendo esto como un factor esencial en su política de transparencia.

En materia ambiental, por segundo año consecutivo se ha obtenido la neutralidad en carbono y uno de los retos conseguidos en 2020 ha sido la reducción en más de un 66% de las emisiones de CO2 derivadas de las actividades de la compañía, gracias a un esfuerzo general por optimizar y mejorar todos los procesos teniendo en cuenta la sostenibilidad desde el inicio de cualquier proyecto.

Economía