El Español
Economía
|
Empresas

La app de comida a domicilio Rocket aterriza en A Coruña, donde ya busca repartidores

La compañía, que prevé comenzar a operar en noviembre en la ciudad herculina, ya tiene publicadas ofertas de trabajo donde ofrece un contrato laboral estable
Rocket aterriza en A Coruña
Rocket
Rocket aterriza en A Coruña
Ofrecido por:

A Coruña contará con una nueva app de comida a domicilio. La compañía Rocket ya prepara su aterrizaje en España y ha escogido A Coruña entre las ciudades donde comenzará a operar con su servicio delivery.

La ciudad herculina es una de las cuatro urbes españolas donde empezará a trabajar Rocket, que también llegará a Granada, Pamplona y Valencia. Precisamente, tal y como ha podido comprobar Quincemil, la compañía ya tiene publicadas ofertas de empleo para contratar repartidores en estas cuatro ciudades.

A Coruña será la única urbe gallega donde operará por el momento esta compañía que, según recoge Cinco Días, tiene previsto ampliar su servicio a Vigo a lo largo de 2022. En la urbe coruñesa empezaría a operar el próximo mes de noviembre, según la información de este mismo medio.

En la oferta de trabajo se especifica que ofrecen "diferentes modalidades de contratación, a tiempo parcial o completo, que se adapten a las necesidades de todos y cada uno de nuestros empleados siempre bajo el amparo de la nueva legislación", tal y como se recoge la compañía en su propia web de reclutamiento, donde también indican que el trabajador dispondrá de las "todas las ventajas de un contrato laboral estable, vacaciones, zona de descanso, equipamiento de reparto y mucho más…".

Rocket aterriza en España después de conquistar Holanda, Francia, Grecia y Chipre. La compañía pretende seguir con su política de expansión y espera así poder acabar este 2021 operando en diez países. España es uno de esos nuevos mercados a conquistar.

La llegada de Rocket a España se produce en un contexto de cambio en el sector delivery tras la nueva ley aprobada, conocida como Ley Rider. En septiembre de 2020, el Tribunal Supremo reconoció que los riders eran falsos autónomos y meses después el Gobierno aprobó la norma que obliga a las empresas a contratar a estos repartidores.

Economía