El Español
Deporte
|
Deportivo

Maradona y A Coruña: anécdotas, un tiro al palo y un Teresa Herrera por los suelos

Diego Armando solo disputó un partido en Riazor contra el Deportivo, pero dejó un par de anécdotas además de sus fotos con la camiseta blanquiazul
Maradona y Fran, como capitanes del Sevilla y del Deportivo.
Maradona y Fran, como capitanes del Sevilla y del Deportivo.

Ha pasado casi un día desde que se conoció la noticia de la muerte de Diego Armando Maradona. El mundo del fútbol llora la pérdida de una de sus grandes figuras y las historias y anécdotas sobre su excéntrica vida vuelven a estar de actualidad. También en A Coruña, una ciudad sin apenas vínculos con el astro argentino pero, como todos los rincones del planeta, llena de seguidores del Pelusa.

Maradona solo pisó el césped de Riazor en una ocasión. Pudo ser en 1982, tras la disputa del Mundial de España, en un trofeo Teresa Herrera. El Barcelona acababa de fichar a la mayor estrella del fútbol mundial y su estreno con los culés debía ser en A Coruña.

Pero no fue así finalmente, tal y como recuerda el periodista coruñés Rubén Ventureira en su cuenta de Twitter. Cabe recordar que el Deportivo transitaba por su "longa noite de pedra" entre la segunda y tercera categoría del fútbol nacional, por lo que la única ocasión de ver al Pelusa en Riazor sería aquel Teresa Herrera al que estaba invitado el Barcelona.

Sin embargo, la directiva culé tenía otros planes y cuentan las malas lenguas que presentaron una baja por lesión para impedir su debut en A Coruña y así garantizarse que sería en el trofeo Joan Gamper. Así fue y la ciudad se quedó sin ver a Diego Armando en estado puro.

El mejor jugador y el peor árbitro

Hubo que esperar hasta 1992. El Deportivo ya no estaba en Segunda División y era líder de la Liga. A Riazor llegaba el Sevilla de Bilardo. El 10 de aquel equipo era Maradona, que regresó a la competición española tras su exitosa etapa en el Nápoles y los escándalos de drogas y las suspensiones de la FIFA.

El Pelusa pudo al fin pisar el césped de Riazor, pero el protagonismo aquel día se lo llevó Bilardo. Su famoso "pisalo, pisalo" dio la vuelta al mundo. El equipo andaluz mostró su dureza durante el encuentro con los blanquiazules. El árbitro, según las crónicas de la época, supo poner orden, algo que no gustó al crack argentino, capitán del Sevilla pese a llevar solo unos meses en el equipo. Tras el encuentro, señaló en rueda de prensa que el colegiado era "el peor" que le había pitado desde que estaba en España.

El partido de Maradona no fue para nada destacado. El Diego llegó a Riazor en el ocaso de su intensa carrera y se marcharía sin conseguir hacer gol. Para el recuerdo, un tiro al palo de la portería de la antigua General, actual Marathón.

"Les rompí un Teresa Herrera"

Años antes, de nuevo en su primera temporada en el Barcelona, Maradona conoció finalmente lo que era un Teresa Herrera. Fue en la sala de trofeos del Camp Nou, en los días previos a la disputa de la final de Copa del Rey entre Barcelona y Real Madrid.

El astro argentino cuenta en sus memorias Yo soy el Diego una anécdota relacionada con el decano de los torneos veraniegos. Maradona quería ir junto a Bernd Schuster a un partido homenaje a Paul Breitner. Sin embargo, la directiva culé se lo impidió y, para ello, Nicolás Casaus, vicepresidente del Barcelona, le quitó el pasaporte.

Un Maradona colérico prometió romper todos los trofeos de aquella sala si no se lo devolvía. Y el primer que alcanzó fue un Teresa Herrera. Agarró el enorme trofeo y lo estrelló contra el suelo, provocando un estruendo tan grande como las dimensiones del premio. "Les rompí un Teresa Herrera y me dieron el pasaporte", comentaba Maradona en sus memorias. Finalmente, el Diego dejó varias historias para el recuerdo colectivo de los coruñeses.

Deporte