El Español
Actualidad
|
A Coruña

Vecinos del Orzán (A Coruña) al límite: Suciedad y noches sin dormir de vandalismo y ruido

Los afectados advierten de la situación insostenible en la zona las noches de fiesta y critican que llaman a la policía "y no acude o lo hace tarde", además de existir "aforos descontrolados en las terrazas"
Basura tras una noche de fiesta en el barrio del Orzán.
Andrea Botana
Basura tras una noche de fiesta en el barrio del Orzán.
Ofrecido por:

Vómitos, excrementos, orines, suciedad y vandalismo (contenedores y cristales rotos, pintadas...) son los principales problemas que denuncia la Asociación de vecinos Ensenada Orzán. Unos ciudadanos que viven en una zona de A Coruña en la que ayer se marcó un nuevo límite con panderetas en la calle pasadas las 01:00 horas de la madrugada y denuncian que desde la vuelta del ocio nocturno por el relajamiento de las restricciones por la crisis sanitaria del coronavirus "pasan noches sin dormir". Algunos afectados incluso han recibido amenazas.

El alboroto nocturno que altera su descanso y sus vidas concretan que se producen sobre todo las noches de jueves, viernes, sábados y vísperas de festivos. Miembros de la asociación critican también que "los aforos de terrazas en plaza de la Cormelana, Travesía Cormelana, calles Picos y Perillana y plaza José Sellier están descontrolados", igual que "en la Calle Sol, en zonas cercanas al pub Lolita, el Hotel Alda (antiguo hotel Sol), los soportales de la urbanización frente al Gadis en la calle Socorro, el pasadizo del Orzán, el cruce entre las calles Socorro y Sol (donde se ubica el pub Grietax), delante de la guardería de Abanca y en la plaza Fuente Luisa.

"Hemos recibido quejas de vecinos que no pudieron dormir anoche y que tuvieron que hacer, una vez más, de policía de balcón", aseguran desde la asociación, a lo que añaden que "lo de las panderetas es la primera vez" pero argumentan que "cada fin de semana están en la zona hordas de salvajes incívicos con cánticos a voz en grito, celebraciones de cumpleaños o altavoces Bluetooth a todo volumen".

Fuente: CEDIDA

Denunciamos y "no ha pasado nada"

Los vecinos del Orzán aseguran que la alcaldesa de la ciudad, Inés Rey, les prometió a través del programa radiofónico en el que establece contacto con la ciudadanía cada viernes "implacabilidad y sanciones", algo que los afectados reconocen que "nada de eso ha pasado". "Hemos pedido ayuda a todos los partidos políticos y audiencia a la alcaldesa. Han contestado todos menos ella", apuntan indignados.

Fuente: CEDIDA

Sobre las noches de fiesta que alteran la tranquilidad en el barrio, los afectados especifican que "la juerga empieza ya a las 23:00 horas", una hora sobre la que opinan que "la Policía debería estar preparada para que no se forme lo que viene después", además de que cuentan que "a veces ante la ausencia de la Policía Local acude la Nacional y casi siempre llega una ambulancia".

Los miembros de la asociación de vecinos afirman que "las terrazas tienen que estar recogidas y cerradas a las 00:30 horas a partir del 1 de octubre, pero eso no va con ellos" y aclaran que "todo esto pasa en plena Zona de Especial Protección (ZEP) cuyos carteles están tachados y anulados". "Algunas terrazas sí cierran, pero no del todo y siguen vendiendo copas al personal, que no termina de irse", dicen.

Su enfado con la situación se agrava aún más si cabe porque argumentan que "hay un sonógrafo en cada lado del barrio que da valores de más de 100 decibelios cuando de noche no podría pasar de 50", algo que comprueban a través de la web municipal. "El Concello lo sabe, ellos elaboraron el mapa de ruidos anual obligatorio y colocaron los sonógrafos", subrayan.

"La policía no acude y si lo hace es muy tarde"

"Vecinos desesperados llaman varias veces a la policía, que no acude, y si lo hace es muy tarde y solo pasan de largo", critican. Todo lo que ocurre cada noche lo tienen recopilado en imágenes y vídeos que graban cada noche y detallan que Inés Rey, concejales de Barrios, de Seguridad Ciudadana y todos los partidos políticos están informados porque les han hecho llegar ese material.

Actualidad