El Español
Actualidad
|
Galicia

Qué se puede hacer y qué no en las ciudades de Galicia tras los cierres perimetrales

Las nuevas restricciones decretadas por la Xunta imposibilitan desplazarse entre concellos sin causa justificada y las reuniones de amigos

Sanidade ha decretado el cierre perimetral de las siete ciudades gallegas y de otras localidades muy afectadas por la segunda ola del coronavirus. Estas medidas entrarán en vigor a las tres de la tarde y se mantendrán, al menos, hasta el próximo martes.

Las restricciones afectan a los municipios de A Coruña, Arteixo, Santiago, Ames, Teo, Ferrol, Narón Fene, Neda, Vimianzo, Pontevedra, Poio, Marín Vigo y Lugo. Los habitantes de dichas localidades solo podrán reunirse con personas convivientes y no podrán salir de sus límites territoriales, así como los residentes en otros municipios no podrán entrar. Además, hay que tener en cuenta el nivel de alerta para saber si se aplican otras restricciones a mayores.

¿A dónde puedo desplazarme?

Todos los habitantes de los concellos que no se han citado pueden seguir viajando sin motivo aparente a otros territorios de Galicia. Hay que recordar que, en Ourense, también se establecieron cierres perimetrales en tres zonas: Ourense ciudad y Barbadás; Verín, Vilardevós y Oímbra; y O Carballiño, Boborás y O Irixo.

Las personas cuyo concello no tenga restricciones de movilidad no podrán entrar en uno que sí las tenga. Por ejemplo, en el área metropolitana de A Coruña, un residente en Bergondo no podrá acudir a A Coruña sin una causa justificada a partir de las tres de esta tarde y hasta el martes.

Otro supuesto afecta a las personas que viven en una localidad donde se ha establecido un cierre perimetral. En casos como el de A Coruña y Arteixo o la comarca de Ferrol, sus residentes podrán desplazarse entre los concellos limítrofes afectados sin causa justificada, pero no abandonarlos.

¿Qué se entiende por causa justificada?

Los habitantes de los concellos con cierre perimetral solo podrán traspasar sus límites territoriales por causas justificadas. Hay tres tipo de circunstancias: las laborales, las sanitarias y las educativas.

Las personas que necesiten abandonar el municipio para ejercer su profesión podrán hacerlo. Para ello, necesitarán que su empresa les facilite un documento en el que confirman que su empleado se desplaza por esos motivos.

Por otro lado, los estudiantes podrán desplazarse para acudir a clase, aunque sus centros se encuentren dentro de ciudades cerradas. Es el caso de muchos alumnos del área de A Coruña que estudian en la capital o universitarios que acuden a Santiago a un examen. De nuevo, será necesario justificar la asistencia a clase.

Por último, también será posible entrar y salir de un municipio confinado por motivos sanitarios. En este caso, la cita médica servirá como justificante ante las fuerzas del orden. También las urgencias están contempladas en este supuesto. Necesidades como el cuidado de personas dependientes o la realización de trámites administrativos, judiciales y bancarios también se podrán hacer.

¿Qué se puede hacer dentro de un concello 'confinado?

Los habitantes de los municipios donde se ha decretado el cierre perimetral solo podrán reunirse con convivientes. Es decir, se prohíbe el resto de encuentros no justificados. La actividad hostelera y comercial se mantiene con las mismas restricciones que hasta ahora, salvo para aquellas localidades donde se pasa de nivel 2 a nivel 3 de alerta.

Por lo tanto, no se puede hablar de confinamiento, pues un ciudadano podrá seguir haciendo las tareas que tenía programadas mientras no abandone el municipio. Se puede ir de compras, hacer deporte al aire libre y en gimnasios, pasear y acudir a restaurantes.

La cosa cambia en los concellos en nivel 3 de alerta. En ellos se aplican restricciones a mayores, que en este caso solo afecta a restaurantes y bares. Los bares de los municipios cerrados de Ourense, Santiago, Ames, Teo, Vimianzo y el área de Ferrol deberán cerrar el interior de sus locales y solo podrán atender terraza y los restaurantes a un 50 % de aforo.

Actualidad