El Español
Actualidad
|
Galicia

Monterroso (Lugo) tiene la única plantación de espárragos de Galicia

Su producción comenzó a principios de los 2000 y a día de hoy, el único agricultor que queda en Monterroso producen unos 6.000 kilos de espárragos verdes al año
Cultivo de espárragos en el campo.
Shutterstock
Cultivo de espárragos en el campo.

El origen del cultivo del espárrago se remonta a cerca de 7.000 años de historia. Según se cree, las primeras siembras de está verdura tenían lugar en las cuencas de los ríos Tigris y Éufrates, en Asia Occidental. Sin embargo, los griegos y egipcios ya incluían este alimento en sus dietas, y habrían sido los romanos los encargados de extender y popularizar su consumo. En la actualidad, en España se dedican unas 700 hectáreas al cultivo de espárrago verde, situándose a la cabeza las provincias como Sevilla, Córdoba, Granada (con denominación de origen propia llamada Huétor), Guadalajara o Cáceres debido a sus buenas condiciones climáticas y edafológicas, es decir, relacionadas con la naturaleza del suelo. Por contra, la variedad de espárrago blanco es uno de los productos más emblemáticos de Navarra.

En nuestra comunidad autónoma tenemos que desplazarnos hasta el suroeste de la provincia de Lugo, concretamente al concello de Monterroso, para encontrar la única plantación de espárrago de toda Galicia. Hace más de dos décadas, en el año 2000, un grupo de agricultores de la comarca de Ulloa, respaldados por la empresa Alibós ―uno de los mayores productores mundiales de castaña pelada y congelada―, decidieron poner en marcha esta iniciativa con la intención principal de abrir nuevas vías de negocio. A día de hoy, Galicia produce la encomiable cifra de unos 6.000 kilos de espárragos verdes anuales en el único reducto cultivado de toda Galicia.

Los principales entresijos del cultivo de espárragos

Recogida de espárrago verde. Foto: Shutterstock

El espárrago es una planta dioica y herbácea, perenne por su rizona y que emite varios tallos que pueden llegar a alcanzar entre 30 y 150 cm de altura. Estos tallos, también conocidos como turiones, conforman la parte comestible de la planta. La llegada de la primavera marca el comienzo de la temporada del espárrago, que encuentra entre los meses de marzo y mayo ―otras variedades se extienden entre febrero y junio―su apogeo productivo. Después da comienzo una nueva fase de crecimiento de las plantas y ya durante el otoño se siegan, reposando nuevamente hasta la primavera. 

El método más habitual para plantar los espárragos es mediante la siembra de las garras (raíces) y después estas plantas pueden durar hasta 10 o 15 años en rendimientos rentables para el agricultor. A grandes rasgos, y por norma general, esta verdura se adapta mejor a los suelos francos (arenosos y sueltos) que permiten al brote crecer sin ningún tipo de problema, aunque necesitan también de un buen drenado de la tierra. En cuanto al clima, una temperatura alrededor de los 18 y 25º grados es la más óptima para su cosecha. Aunque es una planta rústica, el espárrago es muy sensible al exceso de agua, por lo que otro factor a tener en cuenta para su cultivo tiene que ver con el tipo de riego, que debe realizarse en este caso al ras y sin llegar a producir encharcamientos.

El espárrago verde en Galicia

Concello de Monterroso. Foto: Wikipedia

Cuando en el año 2000 la comarca de Ulloa se convirtió en la pionera de la producción de espárragos verdes en Galicia, poco se podían esperar los impulsores de aquella iniciativa el fuerte crecimiento que experimentarían en el sector y de hecho, los primeros años no fueron nada sencillos para los agricultores gallegos.  En la actualidad el producto mantiene una gran demanda y los espárragos de Galicia están considerados de una gran calidad, pese a que su cosecha puede ser muy irregular. Esto se debe a que en ocasiones las cantidades recolectadas se ven afectadas por los cambios bruscos del tiempo, ya que como adelantamos más arriba, se trata de una planta que no tolera el frío. 

Espárragos da Ulloa. Foto: Mercabastos

Regresando a los inicios, durante aquellos primeros años se demostró que Monterroso ofrecía unas condiciones excelentes para comercializar la variedad verde, la cual requiere mucho menos trabajo que la blanca. Por aquel entonces se dedicaron unas 50 hectáreas de terreno al "oro verde" de los alimentos. Con el tiempo, el grupo de agricultores gallegos de espárragos se fue reduciendo hasta que solo quedó uno al frente: José Ríos, quien lleva más de dos décadas de cultivos en Monterroso y cuyos espárragos se comercializan únicamente en Galicia bajo el sello de espárrago de Ulloa (y recogidos incluso en el día). El mismo decrecimiento que el número de agricultores se vivió también con las hectáreas, ya que en estos momentos José Ríos dispone de unas dos hectáreas dedicadas al espárrago verde. 

Actualidad