El Español
Economía
|
Empresas

Estrella Galicia resiste 2020 con un 10% menos de ventas y 52,9 millones en beneficios

Corporación Hijos de Rivera redujo sus beneficios en un 27,4% pero se mantiene rentable y confía en superar las ventas de 2019 este 2021.
Estrella Galicia

Hijos de Rivera, la empresa coruñesa que fabrica las cervezas Estrella Galicia, 1906 y las aguas de Cabreiroá ha presentado hoy sus resultados financieros del año 2020 confirmando que la empresa se ha mantenido rentable pese a las dificultades provocadas por el coronavirus.

La factura de la pandemia ha sido un 10% menos de ventas y un 27,4% menos de beneficios, pero la empresa ha superado el duro 2020 con una salud envidiable y mucho mejor que la de sus principales competidores. En la presentación de resultados Ignacio Rivera ha confirmado que los planes de expansión de la compañía han continuado en 2020 pese a la crisis del coronavirus, manteniendo las inversiones (68,3 millones de euros) y los planes de seguir explorando nuevos mercados y construir una nueva planta de producción en el cercano polígono de Morás, en Arteixo, a partir de 2022.

La Resistencia: 52,9 millones de euros de beneficios

Hijos de Rivera cerró 2020 con unas ventas de 479,1 millones de euros, un 10% inferiores a los 532,3 millones de 2019, y unos beneficios de 52,9 millones, un 27,4% menos que los 72,8 millones de 2019. Los números de la empresa se han resentido por las restricciones del coronavirus, pero en la ronda de preguntas posterior el propio Rivera ha confiado en que en 2021 se puedan recuperar las ventas y superar los datos de 2019. Hasta la llegada de la pandemia, Hijos de Rivera crecía a ritmo de doble dígito anual.

La principal dificultad que ha encontrado la empresa en este complicado año 2020 fue la migración del consumo desde la hostelería hasta los supermercados, con lo que eso implica a nivel de producción, al tener que producir menos para formatos retornables y más para las botellas y latas que se venden en supermercados. El consumo de cerveza es de hecho el que menos se ha resentido, ya que solo ha bajado un 1,4% en 2020, hasta los 341 millones de litros. El de aguas ha bajado más, un 18% hasta los 162 millones.

El camino hacia Morás

En la presentación de resultados Rivera ha resumido en cuatro puntos cómo ha afrontado la compañía la crisis del coronavirus. El primer punto fue no hacer ERTEs, un anuncio que fue muy recibido en plena pandemia, y de hecho la compañía ha ampliado su plantilla en 2020. El segundo, centrarse en la seguridad de la producción, ya que Hijos de Rivera solo tiene una fábrica de cerveza en el polígono coruñés de A Grela. El tercero, ayudar a los distribuidores y a los clientes; y el cuarto, ayudar a la sociedad.

Al término de la presentación el consejero delegado ha trazado algunas de las líneas generales que seguirá la compañía en los próximos meses y año. En 2020 se ha realizado una reorganización de las unidades de negocio de Hijos de Rivera y se ha avanzado en la digitalización, pero el gran proyecto a medio plazo de Hijos de Rivera es el Polígono de Morás, en Arteixo, a unos pocos kilómetros de la actual fábrica.

Hijos de Rivera adquirió hace ya unos años 500.000 metros cuadrados de este polígono, crucial para el futuro de la compañía. Tal y como ha recordado Rivera, la fábrica de A Grela tiene un techo de 500 millones de litros de producción anual, que está cada vez más cerca, y el objetivo de Hijos de Rivera es ir construyendo su nueva fábrica en Morás una vez que el ayuntamiento comience a entregar los terrenos. Según Rivera, a principios de 2022 se entregarán los terrenos por parte del ayuntamiento de Arteixo, y en 2023 esperan que la fábrica comience a funcionar. Hijos de Rivera invertirá 150 millones de euros en 2023 y 2024 en su nueva fábrica, y todavía tiene pensado establecer una fábrica en Brasil para servir a toda Sudamérica, su principal mercado internacional.

Economía