El Español
Actualidad
|
Galicia

Detectadas en Carnota (A Coruña) familias llegadas desde Madrid para pasar Semana Santa

Presentaron como justificante de su presencia en la comunidad un documento de una constructora en el que se argumentaba que debían desplazarse para arreglar desperfectos en sus inmuebles
Vista aérea de Carnota y de su playa, la más larga de Galicia.
Vista aérea de Carnota y de su playa, la más larga de Galicia.

La Policía Local de Carnota (A Coruña) va a proponer para sanción a cuatro familias que se desplazaron desde Madrid a Galicia con motivo de la Semana Santa para pasar unos días en su segunda residencia, según ha adelantado la Televisión de Galicia. Con las restricciones vigentes para este periodo vacacional en el que las comunidades están cerradas perimetralmente a causa de la pandemia, estos visitantes incurrieron en una ilegalidad y para justificar su presencia en Galicia presentaron un documento de una constructora en el que se argumentaba que debían desplazarse para arreglar desperfectos en sus inmuebles.

Según avanzó la televisión autonómica, las autoridades gallegas empezaron a sospechar que estas ilegalidades de gente procedente de la capital de España se podrían producir al haber recibido llamadas consultando qué posibilidades había de viajar a Galicia para hacer arreglos domésticos. Los agentes respondieron a las cuestiones que "está prohibido saltarse el cierre perimetral", pero las familias en cuestión se desplazaron igualmente desde Madrid, un hecho del que alertaron los vecinos de Carnota.

Este no ha sido el único caso de incumplimiento de las restricciones en tierras gallegas, sino que un hombre natural de Logroño (La Rioja) fue expulsado de la comunidad tras ser sancionado por la policía local de Poio (Pontevedra) al presentar un permiso falsificado como justificante de su presencia en un lugar distinto al de su residencia habitual. Los agentes descubrieron la falsedad del documento porque había escrito 'Sanxenso' en lugar de Sanxenxo.

Esta persona fue localizada tras ser advertidos los policías de su presencia en Raxó por los vecinos y el hombre mostró a los funcionarios un supuesto permiso para desplazarse a Sanxenxo para un peritaje de una empresa náutica. El permiso era del 28 de marzo al 6 de abril, es decir, para toda la Semana Santa. A su vez, en comisaría se percataron del error ortográfico al nombrar el municipio de Sanxenxo, por lo que se pusieron en contacto con el empresario que supuestamente firmaba el documento, que les dijo que nunca lo había redactado ni firmado.

Asimismo, estos días festivos fueron habituales las protestas en redes de tuiteros que denunciaban "acentos gallegos extraños" en varios lugares turísticos de la comunidad o directamente la presencia de coches con matrículas de otras comunidades.

Actualidad