El Español
Actualidad
|
A Coruña

Coronavirus: El CHUAC y el ADOS extraerán plasma de los coruñeses curados en dos semanas

El hospital está pendiente de recibir los listados de pacientes que superaron la enfermedad bajo seguimiento domiciliario para incrementar el número de posibles donantes, que ahora es de seis
Chuac
Ofrecido por:

El servicio de hematología del Complejo Hospitalario Unversitario de A Coruña (CHUAC) y la Agencia de Doazón de Órganos y Sangre de Galicia (ADOS) ya trabajan en la selección de los donantes de plasma para tratar a pacientes infectados con Covid-19 y prevén comenzar su extracción dentro de dos semanas. El banco de sangre del Chuac selecciona a los posibles donantes, mientras que en el ADOS se realizará la "plasmaféresis", la inactivación del plasma y su etiquetado para la posterior distribución en los hospitales gallegos en los que haga falta.

La técnica en la que trabajan ahora los profesionales sanitarios es una inmunoterapia pasiva, "una terapia pasiva de anticuerpos", no una vacuna. "Se basa en el uso precoz del plasma convalenciente de pacientes que han pasado el coronavirus y emplearlo en pacientes infectados con alto riesgo de desarrollar una infección grave", explica la hematóloga del CHUAC, Mª Teresa Fernández. Ella, junto con la jefa de servicio de hematología del hospital coruñés, Mª Fernanda López Fernández, y la responsable de ADOS, Concepción Andón, forman el equipo que trabaja en esta técnica.

"En los estudios iniciales se ha visto que cuanto más precoz se sea con su administración, más efectiva es su acción", explica Fernández, que indica que por cada donante se puede tratar a dos pacientes infectados con Covid-19. El objetivo es usar el plasma en aquellas personas con un riesgo mayor de sufrir complicaciones que requieran UCI o soporte avanzado.

El hospital coruñés recibió la semana pasada un primer listado de pacientes que estuvieron hospitalizados por coronavirus y el equipo hizo una preselección de 11 posibles candidatos. Ocho de ellos aceptaron convertirse en donantes, de los que finalmente serán citados seis. "Me gustaría resaltar su buena voluntad, porque son pacientes que hace poco salieron del hospital, que estarán cansados de hacerse analíticas, y me ha sorprendido la solidaridad y la colaboración", agradece la hematóloga. De estos ocho, seis cumplen los requisitos.

Los plazos para comenzar con el tratamiento son inmediatos. La próxima semana, se realizará "la determinación de títulos de anticuerpos" a los pacientes recuperados y, si todo va bien, la semana del 25 se comenzará con la aféresis de estas seis personas. "Es por punción venosa y se conecta al donante a una máquina, que es como un separador celular automatizado a través del cual se separa en este caso el plasma y los otros componentes sanguíneos se devuelven al donante. Es como una especie de diálisis", explica Fernández. Se retiran unos 600 mililítros de plasma, proceso que dura una media de 30-40 minutos, dependiendo de la "tolerancia" de la persona.

Los requisitos de los donantes y los pacientes

Los donantes de plasma para el tratamiento del coronavirus deben haber superado la enfermedad al menos dos semanas antes de someterse a la extracción. Esto se comprueba mediante una prueba PCR negativa y si, además, llevan asintomáticos 14 días, se garantiza que no siguen con coronavirus activo. Los pacientes recuperados deben tener entre 18 y 60 años, pesar más de 50 kilos, no haber recibido nunca ningún tipo de transfusión, cumplir unos niveles de hemoglobina y plaquetas y no tener enfermedades crónicas graves.

Las cifras de donantes son variables, ya que el Chuac está en proceso de selección. Fernández está pendiente del listado de los ambulatorios, donde prevé que haya muchos más posibles candidatos porque se trata de las personas que pasaron la enfermedad en seguimiento domiciliario y, por tanto, no tenían factores de riesgo. Por esta razón, de los ochenta candidatos iniciales que estuvieron ingresados, solo preseleccionaron 11: aparte de neumonía, muchos de los descartados tenían comorbilidades o patologías previas.

Por otro lado, los pacientes con Covid-19 susceptibles de ser sometidos al tratamiento con plasma son aquellos mayores de 18 años con infección confirmada e "indicadores de gravedad", que van desde "neumonía objetivada por radiografía de tórax, disminución de la saturación de oxígeno, elevación de marcados inflamatorios, pacientes mayores de 60 años o con comorbilidades asociadas, como diabéticos o enfermedades cardiovasculares cróncias", indica Fernández.

Actualidad