El Español
Actualidad
|
Galicia

Coronavirus: La Xunta impone restricciones en A Laracha y Vilalba y las suaviza en O Carballiño

El municipio ourensano inaugura el proceso de desescalada. Por su parte, A Laracha compartirá cierre perimetral con el resto de ayuntamientos con restricciones de la comarca de Bergantiños.
Pixabay

El subcomité clínico de expertos ha decidido que los ayuntamientos de Vilalba (Lugo) y A Laracha (A Coruña) se sumen al grupo de los municipios  sobre los que pesan las mayores restricciones para hacer frente a la evolución del coronavirus, al tiempo que ha decidido suavizar las restricciones en el ayuntamiento ourensano de O Carballiño, con lo que se permitirá la entrada y salida del término municipal y la reapertura, con limitaciones, de los negocios de hostelería.

Estas medidas de restricción para intentar frenar la propagación de la pandemia se publicarán este viernes en el Diario Oficial de Galicia (DOG) y entrarán en vigor a partir de las 00:00 horas de esta medianoche.

El ayuntamiento de A Laracha era el único de la comarca de Bergantiños que permanecía ajeno al cierre perimetral, sin embargo desde esta medianoche este municipio de incorpora a este conjunto de ayuntamientos, De tal modo, la movilidad de los vecinos de A Laracha quedará restringida al ámbito territorial conformado por los ayuntamientos de Cabana de Bergantiños, Carballo, Coristanco, Laxe, Malpica de Bergantiños y Ponteceso.

Entre las medidas, además del cierre perimetral, se incluye el cierre de la hostelería. Medidas que también afectarán al ayuntamiento lucense de Vilalba, donde su cierre perimetral y la bajada de persianas de la hostelería entrará en vigor desde las 00:00 horas.

O Carballiño, el primero en la desescalada

Frente a esto, el comité ha decidido levantar las restricciones especiales en el ayuntamiento de O Carballiño, donde, desde esta medianoche, quedarán bajo las medidas de nivel 2. En este nivel, la Xunta fijó en su día que las reuniones de no convivientes estén limitadas a cinco personas y la hostelería pueda abrir con limitaciones de aforo: no podrá superar el 50% de su capacidad en interior y 75% en terraza. Además, el aforo de los comercios se amplía hasta el 50%.

Así las cosas, O Carballiño se convierte en el primer municipio gallego que baja del nivel 3. A mediados de octubre, la localidad ourensana fue pionera en el paquete de medidas que después fueron llevadas a más de 60 municipios.

Señalado como 'modelo' de las restricciones por parte de la Administración autonómica, el propio conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, había apuntado en los últimos días la posibilidad de que O Carballiño abandonase el grado máximo de restricciones.

La decisión, como apuntó el pasado miércoles el responsable del Gobierno gallego, se debe a la evolución positiva en el plano epidemiológico pero también a otros factores como el hecho de que se trate de un ayuntamiento "aislado" encuadrado en un área con poca incidencia del COVID.

Actualidad