El Español
Cultura
|
Historias de la Historia

Andrés Antelo Lamas, el gallego que dominó el tiempo

La historia del gran relojero ferrolano que ocupó grandes cargos en la ciudad departamental e hizo algunos de los más importantes relojes de Galicia.
Reloj de la Torre Berenguela. https://xacopedia.com
Reloj de la Torre Berenguela. https://xacopedia.com
Ofrecido por:

En 1895 se publicaba en Londres una obra que marcaría un antes y un después en la historia de la literatura: “La Máquina del Tiempo”. Fue la primera novela de H.G. Wells, uno de los padres de la ciencia ficción, y autor de otras obras “La guerra de los mundos”, “El Hombre invisible” o “La isla del doctor Moreau”. Con su mezcla de aventuras, fantasía, doctrina social y política, alcanzó un rotundo éxito e introdujo una temática hasta aquel momento desconocida en la literatura: El viaje en el tiempo. El Ser Humano siempre ha soñado con poder modelar el tiempo, domarlo, dominarlo y viajar en él, aunque, que sepamos, nadie hasta hoy lo ha conseguido más allá de la ficción.

Un siglo antes de que Wells publicara su novela, un gallego también se propuso dominar el tiempo, pero su objetivo no era viajar a través de él, sino dominar su medida. Lo consiguió, y acabaría convirtiéndose en uno de los mejores relojeros, ingenieros e inventores que ha dado nuestra historia: Andrés Antelo, el Maestro del Tiempo.

H.G. Wells y algunas de sus obras. https://www.actualidadliteratura.com

Andrés Antonio Antelo Lamas nacía en la calle del Carmen, en Ferrol, un 28 de Mayo de 1774. Su padre era Domingo Antelo, capataz de la Maestranza de la Armada, y allí fue donde Andrés, con diez años, comenzaría su andadura como aprendiz de cerrajero, en el Arsenal de los Astilleros de Ferrol.

Plano del Arsenal de Ferrol. https://www.raremaps.com

En 1795 ascendía a operario del Cuerpo de Maestranza del Arsenal y en 1796 construiría las bombas de vapor empleadas para el achique de los diques del astillero, los Servicios Contraincendios y los buques de la Armada. Con estas bombas, los diques se podían vaciar en 6 o 7 horas, y no en las 50 que eran necesarias sin este sistema.

Puerta de entrada al Arsenal de Ferrol en la actualidad. https://visitferrol.com

Por su espléndido trabajo e ingenio, en 1797 fue ascendido a Maestro Mayor del Arsenal y Director de la Casa de Bombas. El Arsenal se convertía en la primera industria de Europa en utilizar el vapor como fuerza motriz para estas bombas, dos años antes que los Astilleros de Portsmouth, en Gran Bretaña, empleasen este sistema.

Plano del Arsenal de Ferrol. https://www.raremaps.com

En 1810 es nombrado director de la Fábrica de Fusiles del Arsenal, un año después alcanza la graduación de Ingeniero Extraordinario de la Real Armada y en 1813 es nombrado director de la Fábrica de Moneda de Xubia, de la que ya hemos hablado en otro reportaje. Durante su mandato se aumenta la producción y la acuñación de moneda, pasando de tener pérdidas a declarar ganancias.

Plano de la Fábrica de Moneda de Xubia. https://www.asociacionbuxa.com

En 1834 es ascendido a teniente de fragata y en marzo del año siguiente recibiría la Orden de San Hermenegildo.

Y si todo esto no fuera ya suficiente para hablar de una biografía increíble, nuestro maestro del tiempo destacó en la construcción de relojes dejando para la posteridad algunos obras maestras históricas, que aún funcionan en la actualidad.

En Ferrol construyó, en 1813, los relojes de la Fábrica de la Moneda y el del Hospital de Marina, que se trasladaría a la iglesia de San Julián donde aún permanece. En Lugo, en 1817, construiría el reloj de la Catedral, el tercero que se instalaría allí, desde el original del año 1570. A finales del Siglo XIX, su maquinaria se trasladaría a la iglesia de Santiago de Ferrol.

Catedral de Lugo

Se le atribuyen también los desparecidos relojes del Monasterio de Celanova, de la iglesia de Santo Domingo de Betanzos y del Monasterio de Sobrado dos Monxes.

Y, la que quizá sea la obra más conocida y artística de todas las que realizó. En 1831, el Arzobispo de Santiago de Compostela, Rafael de Vélez, le encargaba un reloj para la Torre Berenguela de la Catedral, considerada una de las torres más hermosas del mundo. Con cuatro esferas, una en cada fachada, y coronado por una estatua de Santiago, el reloj tiene una sola aguja en cada esfera que marca los minutos mientras que las horas las da la campana. Este reloj está en marcha en la actualidad y hay que darle cuerda cada 24 horas para que siga funcionando. La maquinaria está tan bien ajustada que apenas precisa mantenimiento, y sólo solo se realizan pequeños ajustes ocasionados por los cambios de temperatura, que provocan mínimas variaciones.

La Torre Berenguela en Santiago

Tal y como ya os contamos en este otro reportaje sobre la Destrucción de Santiago, la campana original de la Torre Berenguela fue fabricadas de otras refundidas por orden de Fernando III, tras la conquista de Córdoba, usando todo el bronce de la Mezquita, y transportadas por prisioneros musulmanes hasta Compostela. Esa campana descansa en la actualidad en el claustro de la Catedral para la admiración del público. Su bronce tiene más de 1.000 años de antigüedad. La actual se instaló en 1989.

Instalación de la campana actual en 1989

Antelo además construyó varios relojes de sobremesa que son muy apreciados por los coleccionistas y de los cuales muy pocos se conservan. Destaca también un reloj de péndulo, que se conserva en el Museo de Pontevedra, que es una maravilla de la ingeniería, con seis esferas que, además de las horas y minutos, señala las mareas con horas y cuartos de pleamares y bajamares, marca la salida y puesta del sol, las fases de la Luna y los días de la semana y del mes. Una auténtica joya.

Para rematar la espectacular vida de este increíble ingeniero e inventor, se dice que fabricó un autómata u hombre mecánico, que se paseaba por las calles de su Ferrol natal, causando sorpresa, asombro y admiración hacia su fantástico creador.

Autómata de Maillardet, fabricado en Londres en 1800

Andrés Antonio Antelo Lamas fallecía en su casa de la calle María de Ferrol el 25 de mayo de 1844. El Ayuntamiento de Ferrol le dedicaría una calle en el barrio de Esteiro. Un justo, aunque probablemente pobre reconocimiento para el Maestro del Tiempo, uno de los mayores relojeros, ingenieros e inventores de nuestra historia.

Reloj interior de la Torre Berenguela. http://campaners.com

Historias de la Historia…

Iván Fernández Amil. Top Inspira en LinkedIn. Storyteller. Jefe de Compras.

https://www.linkedin.com/in/ivan-fernandez-amil/

https://www.instagram.com/ivanfamil/

Referencias:

Cultura