Los Beatles, la Universidad, la democracia y otros mitos sobrevalorados.

Los Beatles, la Universidad, la democracia y otros mitos sobrevalorados. Gabriel Sanz

LA LISTA DEL SÉPTIMO DÍA

Los Beatles, la rebeldía, la democracia y otros 47 mitos sobrevalorados

Vivimos rodeados de mitos políticos y culturales que no merecen el prestigio del que gozan entre la masa. Es hora de acabar con la dictadura de la mayoría y de reconocer que algunos reyes van desnudos. 

6 noviembre, 2021 02:18

1. La democracia

Somos animales emocionales y sociales, y eso quiere decir manipulables: los incentivos del voto jamás serán racionales. Quizá haya llegado la hora de plantearse el voto censitario a lo Starship Troopers, la novela de Robert A. Heinlein, y que sólo voten los GEO y los boinas verdes del MOE. Lo que decidan ellos estará bien para mí. 

2. Los Beatles

¿Por qué les hemos perdonado Ob-La-Di, Ob-La-Da, Yellow Submarine o incluso Let It Be y el Imagine de John Lennon (que no es de ellos, pero como si lo fuera)? Yoko Ono hizo lo que tenía que hacer. 

3. Bailar

Los que tenemos caderas con la flexibilidad de un buque petrolero y el sentido del ritmo de un pato sordo sabemos que el baile es incompatible con la testosterona. La única excepción es Patrick Swayze en Dirty Dancing

4. Los DJ

El tonto de la fiesta de toda la vida de dios, el que se encargaba de darle al play cuando el CD se acababa, elevado a los altares de la memez adolescente. No, hombre, no nos engañemos. Sigue siendo el tonto de la fiesta, sólo que ahora las copas le salen gratis. 

5. Los hoteles de cuatro estrellas

O te vas a uno de tres, barato, pero digno. O a uno de cinco, caro, pero en el que te quedarías a vivir. Irte a uno de cuatro es un quiero y no puedo impresentable. 

6. Los equipos del medio de la tabla

Sirve el mismo argumento anterior. O eres del Real Madrid o eres de un equipo en riesgo de descenso, como el F.C. Barcelona. Pero ¿qué sentido tiene ser seguidor de los del medio de la tabla? ¿Dónde radica la emoción de no saber si vas a quedar el 9º o el 11º?

7. Rosalía

El bueno era C. Tangana

8. La Universidad

Las madrasas del progresismo. 

9. La izquierda

Lo único bueno que ha hecho en 200 años de historia es cargarse las Universidades. Ahí me saco yo el sombrero. En todo lo demás, un estrepitoso fracaso político, económico y cultural.

10. Las listas

Quod erat demonstrandum

11. El columnismo literario

Alguien tenía que decirlo y voy a ser yo: un columnista no es un novelista por desarmarizar. Decía Chuck D de Public Enemy que Elvis nunca significó nada para él. Pues yo digo lo mismo de los columnistas literarios. A mí dadme gente que escriba recto, claro y en español, y de cuyos artículos se salga con alguna idea nueva en la cabeza. Los retruécanos y los floripondios, para los ramos de muertos.

12. Las redes sociales

Un hiperestímulo de los peores instintos del ser humano, como los pasteles son un hiperestímulo de nuestra necesidad de nutrientes con un alto contenido calórico y como la pornografía es un hiperestímulo de nuestro instinto de reproducción. 

13. El vegetarianismo y el veganismo

Bueno, esto no debería estar en una lista de cosas sobrevaloradas porque nadie con dos dedos de frente y que no tenga el paladar de corcho sobrevalora esas dos perversiones gastronómicas. Pero ustedes ya me entienden. 

14. Pep Guardiola

El catalán más cansino de la historia y mira que está el título disputado. Como soy catalán, puedo decir este tipo de cosas sin que suene a racismo.

15. El verano

Pura y dura barbarie climática. 

16. Los adultos en bermudas y patinete

Ni siquiera lo argumento. Doy por sentado que, si votáramos en referéndum, la propuesta de desterrarlos a todos a una isla desierta obtendría un porcentaje de aprobación superior al del referéndum de la Constitución de 1978. 

17. Las mujeres que se ennovian con tipos que visten bermudas y utilizan patinete

Os voy a contar un secreto: la selección sexual os da ventaja, mujeres. Podéis escoger. No tenéis por qué quedaros con el primer inmaduro que pase por delante. Es más: él probablemente os haya elegido porque os parecéis a su madre y su cerebro reptiliano le ha informado de que vosotras también le llenaréis la nevera de yogures (como hacía ella mientras él jugaba a la Play). 

18. La adolescencia

Sin duda alguna, la peor, más miserable y más cateta etapa de la vida de un ser humano. Lo bueno es que se cura con el tiempo. Lo malo, que ahora dura hasta los 40. Y en muchos casos, incluso más. De hecho, alguno ha llegado a ministro. 

19. Las vacaciones

Sólo las necesitan los que no trabajan. 

20. La gente excesivamente maja, en general

Algo esconden. 

21. El vino blanco

Y estoy a medio pelo de mosca de incluir en este punto el tinto, pero mejor no abusar de la tolerancia del lector. Lo cierto es que teniendo jerez y vermut, ¿quién quiere ese brebaje para turistas rosáceos que creen que sujetar una copa de vino blanco entre las manos en una terraza de la Gran Vía, entre bocinazos y el acoso de los vendedores de la revista de las Juventudes Comunistas, te convierte en el Marcello Mastroianni de La dolce vita?

22. Los partidos políticos

Acaba de publicarse Mario Draghi. El artífice. La verdadera historia del hombre que salvó el euro. Ahí encontrará el lector todos los argumentos necesarios para convencerse de que, existiendo tecnócratas, es de idiotas votar a políticos. 

23. Los gazpachos de…

Los gazpachos de fresa, de mango o de cereza son el equivalente de esas reinterpretaciones woke de clásicos del cine cuyo único interés radica en saber de cuántas maneras posibles se puede destrozar algo que funcionaba como un reloj. 

24. Los miembros de las juventudes de los partidos españoles

No hay uno solo que no dé grima. El concepto en sí ya es absurdo. ¿Qué experiencia política, profesional y vital atesora un chaval de 20 años para creer que tiene la más remota idea de cómo gestionar problemas como el del paro, la energía o el incremento de la tensión en el estrecho de Formosa? A las juventudes de los partidos no debería dejarse entrar a nadie con menos de 50 años. 

25. Vicente del Bosque

Florentino Pérez tenía razón. 

26. Los hijos

No lo reconoceréis nunca, pero los hijos están sobrevalorados. Casi tanto como los Beatles. Aunque Paul, John, Ringo y George al menos afinaban al berrear. 

27. Los Juegos Olímpicos

El Erasmus de los vigoréxicos. 

28. Los dialectos regionales

Hasta los asturianos se han inventado un dialecto local a ver si le cae alguna subsecretaría de la Oficina del Bable al hijo paleto inempleable del cacique de turno. Porque, seamos sinceros: los únicos españoles con lengua propia, con una lengua propia DE VERDAD, son los murcianos. Como dice el chiste, "me mudaría a Murcia si no fuera por el problema del idioma".  

29. Alemania

Inventaron el luteranismo, el romanticismo, el comunismo, el nazismo y el ecologismo. ¿Qué más necesitamos para clasificarlos como la nación más dañina de la historia de la humanidad? 

30. The Wire y todo lo que haga David Simon

Un vendemotos a la altura de otros insignes vendemotos yanquis como Jon Lee Anderson. En cuanto a The Wire, una simple nota a pie de página en la enciclopedia de las mejores series de la historia de la televisión. Mejor repasas Los Soprano, Mad Men y Succession.  

31. La comida francesa

Voluntariosa y gracias. 

32. California

Las buenas son Texas, Arizona y Florida.

33. Yolanda Díaz

La campeona europea del paro. Eso sí, nadie le negará que se esfuerza a diario para superarse a sí misma: si se aprobara la reforma laboral que ella desea, España podría superar sin excesivos problemas la cota del 40% de paro (general) y el 70% de paro (juvenil). Venezuela a nuestro lado sería Singapur. 

34. Los moderaditos

El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría. Pocas verdades como esa. Eso sí, una vez llegado al palacio, relájate y memento mori.

35. Las fiestas que se alargan más allá de las 3:00

No hay fiesta, por gloriosa que sea, que no esté finiquitada a las 3:00. A partir de ahí ya sólo queda un infructuoso y lamentable intento de revivir los momentos algidos que has vivido a la 1:00 o las 2:00. Un etílico empeño condenado a la más patética melancolía. 

36. La educación pública

No hace falta argumentarlo.  

37. El milagro de la maternidad

No es un milagro, es algo bastante terrenal. 

38. Los yates pequeñitos

Furgonetas de agua para hippies con pasta. 

39. Seinfeld

¿Pero hay alguien al que le caiga bien Jerry Seinfeld?

40. Los votantes

En España no necesitamos mejores políticos. Los políticos están razonablemente bien, sobre todo teniendo en cuenta que muchos de ellos salen de las juventudes de su partido. Lo que necesitamos son votantes de mejor calidad. 

41. Los paseos por la playa

Cuando vivía en el Puerto de Santa María me sentaba en la playa y veía los destructores de la Navy entrar y salir de la base de Rota con la esperanza de un ataque por sorpresa chino que le pusiera emoción a la tarde. Y lo último que deseas cuando tienes asiento de primera fila para el inicio de la III Guerra Mundial es que un puñado de paseantes playeros se interpongan en tu línea de visión. El ataque nunca sucedió (lo habrían leído en este diario) pero el odio a los paseantes quedó ahí incrustado. 

42. Los goles de cabeza

Pura tosquedad. 

43. La gente que te llama "querido"

A ver, no eres Arcadi Espada. Deja de llamarme "querido", que va a parecer lo que no es. 

44. Dormir

Con 5 o 6 horas va que chuta. Más que eso es vicio. Y, por cierto: es una más de las cosas en las que Margaret Thatcher, que dormía dos o tres horas al día, tenía razón. 

45. Barcelona

No me extenderé en el asunto porque ya he escrito bastante sobre él. Basta con decir que mi ciudad natal no saldrá de esta lista hasta que vuelva a ser lo que era en los años 70 y 80: una ciudad libre de curas. 

46. Los europeos, y cuanto más al norte peor

Vikingos con ínfulas. Siempre a favor del Mediterráneo moral y del hedonismo ordenado.

47. El champagne, las langostas, el sexo anal y los picnics

Lo dijo Christopher Hitchens y no puedo estar más de acuerdo. 

48. La cirugía estética

Spoiler: todos los y las operadas acaban teniendo la misma cara a medio o largo plazo. Concretamente, la de Kim Kardashian (atropellada por un tren mercancías). Si ese es el objetivo, ancha es Castilla y allá tú con tu cuerpo. Pero si el objetivo es otro, mejor te lo piensas dos veces. 

49. La vanguardia de lo que sea

Me gusta esa escena en la que uno de los candidatos del curso de selección de los GEO del documental GEO. Más allá del límite le dice a un compañero que cuando vuelva a su casa se pondrá Europa (la película de Lars von Trier) para intentar entenderla y el otro le contesta "cállate o te meto un codazo en la boca". Pues eso: a la vanguardia, codazo en la boca.

50. La rebeldía

La sumisión del que carece de personalidad. 

Más en opinión

Blog del Suscriptor

¿Quo vadis, Chile?

Anterior
José Luis Ábalos, exministro de Transportes, en su despacho de presidente de la comisión de Interior del Congreso.

Y si a Ábalos le mola la fiesta, ¿qué?

Siguiente