Obús César disparando en Afganistán y dron Switchblade, un modelo similar

Obús César disparando en Afganistán y dron Switchblade, un modelo similar Cuerpo de Marines / Ejército EEUU

Tecnología

Del obús francés César al misterioso dron kamikaze de EEUU: los últimos refuerzos para Ucrania

Macron y Biden reforzarán al ejército ucraniano con armamento de última generación para intentar cortar la invasión de Rusia.

26 abril, 2022 02:58

Noticias relacionadas

El anuncio de Pedro Sánchez del envío de material militar a Ucrania a bordo del buque Ysabel es solo una de las partidas institucionales que se han hecho públicas en las últimas semanas. Otros países de la OTAN, como Francia y Estados Unidos, también buscan redoblar su apoyo a Volodímir Zelenski proporcionando obuses a su ejército o los movimientos de Reino Unido para intercambiar carros de combate occidentales por otros soviéticos que los ucranianos puedan utilizar.

"Estamos muy coordinados. Anteayer hablé con el canciller Scholz sobre este tema. Seguimos entregando equipos sustanciales, desde [misiles guiados] Milan hasta [obuses] Caesars y varios tipos de armas. Creo que tenemos que continuar por este camino", según explicó Emmanuel Macron.

Los Caesars, (César en su traducción en castellano) son obuses autopropulsados con un planteamiento similar a los M109 A5 que el Ejército de Tierra español desplegó en Letonia hace unas semanas; solo que sin un chasis tan completo que protege a todo el carro.

Por su parte, el Departamento de Defensa de Estados Unidos ha informado sobre un nuevo lote de armas rumbo a Ucrania. En él se incluyen 72 obuses de 155 milímetros junto con otros tantos vehículos para remolcarlos. Además, de 144.000 rondas de munición y 120 drones kamikazes Phoenix Ghost, similares a los Switchblade que ya se encuentran en el país.

Obús César

El César es un obús de artillería de desarrollo francés montado en la parte trasera de un camión. Este sistema fue diseñado en los años 90 y se mostró al público por primera vez en 1994. Tan solo 4 años después, el ejército francés ya había iniciado un programa de pruebas y ensayos para su incorporación a filas.

Obus Caesar

Obus Caesar Wikimedia

Dispone de un motor diésel que proporciona empuje a los 3 ejes gracias a una configuración 6x6 y le permite alcanzar hasta 100 kilómetros por hora sobre asfalto y unos 50 sobre caminos. Todo ello con una autonomía estimada de 600 kilómetros.

Esta versión 6x6 tiene un peso de casi 18 toneladas en 10 metros de longitud capaces de acomodar a los 5 tripulantes necesarios para su operativa. Emplea munición de 155 milímetros que puede acarrearse en el propio vehículo, que cuenta con espacio para 18 rondas de disparo.

Obús Caesar durante un desfile militar en París

Obús Caesar durante un desfile militar en París Marie-Lan Nguyen vía Wikimedia

El obús puede emplear diferentes tipos de municiones con alcances que van desde los 42 a los 50 kilómetros, si se emplea un tipo que acopla un pequeño cochete para propulsarse. En febrero de este mismo 2022, la Dirección General de Armamento francesa aprobó el desarrollo de una actualización que proporcionará al César un motor más potente, una caja de cambios automática nueva y un nuevo software de control.

Algunas de sus particularidades es que puede acoplarse en la bodega de carga tanto del Lockheed C-130 Hércules como del Airbus A400M. El fabricante también ha desarrollado una nueva cabina de tripulación que incorpora protección contra explosivos improvisados, minas e impactos de artillería de 155 milímetros a una distancia de 5 metros.

Maniobras de lanzamiento de artillería con el obús Caesar

Fantasma estadounidense

En la lista de equipamiento militar del Pentágono de Estados Unidos se ha incluido un dron del que nada se conoce. Se trata del Phoenix Ghost (Fénix Fantasma, en su traducción al español) que ha sido desarrollado por las Fuerzas Aéreas del país con el precepto de cubrir las necesidades del ejército ucraniano.

Las 120 unidades que pretenden enviar entran dentro de la categoría de munición de merodeo, también conocidas como drones tácticos o drones kamikazes. "Fue desarrollado rápidamente [...] en respuesta específicamente a los requisitos de Ucrania", según comentó el portavoz del Pentágono John Kirby.

Marine de Estados Unidos lanzando un dron kamikaze

Marine de Estados Unidos lanzando un dron kamikaze Cuerpo de Marines

Kirby también mencionó que el Phoenix Ghost proporciona unas características similares, "pero no exactamente iguales" que el dron AeroVironment Switchblade. Este último modelo de dron ya se encuentra en suelo ucraniano y un grupo de soldados del ejército de Zelenski han recibido formación en suelo estadounidense para operarlo.

"Voy a ser reacio a entrar en muchos más detalles sobre el sistema en este momento con fines de clasificación [de información], pero puede asumir con seguridad que, en general, funciona", comentó Kirby en relación con los Phoenix Ghost. "Proporciona el mismo tipo de capacidad táctica que el Switchblade".

Horas más tarde, se supo que el Phoenix Ghost es el resultado de un contrato militar con la compañía estadounidense AEVEX Aerospace y que estaba en desarrollo antes incluso de que comenzara la invasión. Por el momento, no se dispone de más detalles sobre este dron.

Challenger 2 británico

La formación de los soldados rusos en artillería se limita a un número muy reducido de carros de combate de origen soviético. Vehículos que actualmente tan solo están presentes en unos pocos países de la OTAN que decidieron mantenerlos y actualizarlos con nuevas tecnologías.

Challenger 2

Challenger 2 Fiorellino vía Wikimedia

El último movimiento de Downing Street pasa por enviar carros de combate Challenger 2 a Polonia para que éstos envíen a su vez los vetustos T-72 a Ucrania. Los detalles sobre el intercambio todavía no se han revelado y, según adelantó The Times, esta donación va en la línea de los últimos movimientos de Boris Johnson para ayudar el país entrenando soldados y enviando material.

El Challenger 2 es un carro de combate que entró en servicio a finales de los años 90 en el ejército de Reino Unido. Con un coste unitario aproximado de 6 millones de euros, en sus 62 toneladas se incluye un cañón de 120 milímetros capaz de lanzar proyectiles de alta explosividad y perforadores.

Su menú de armas se completa con una ametralladora de 7,62 milímetros situada a la izquierda del carro y una segunda de similares características en la escotilla del cargador. Dispone de un sistema computerizado de control de fuego y un cañón principal eléctrico y estabilizado.

Destaca también su avanzado sistema de protección con blindajes compuestos Chobman de segunda generación cuya composición sigue siendo material clasificado por el Gobierno británico. Puede equipar blindaje reactivo y emplea un sistema de protección contra ataques nucleares, biológicos y químicos.

También te puede interesar...

Guerra Rusia -Ucrania