Cartel a favor del referéndum en Erbil

Cartel a favor del referéndum en Erbil Reuters

Oriente Próximo

El 'sí' a la independencia del Kurdistán arrasa con un 92%

Las autoridades turcas han descartado declarar la independencia, en su lugar proponen abrir un periodo de diálogo con Bagdad. 

La Alta Comisión Electoral del Kurdistán iraquí anuncia que más del 92 % de los votantes dijeron "Sí" en el referéndum de independencia que se celebró el domingo en esa región autónoma, a pesar de la oposición del Gobierno central de Bagdad y de la comunidad internacional.

En una rueda de prensa en la capital kurda, Erbil, el jefe de ese organismo, Handarin Mohamad, dijo que el 92,73 % de los poco más de tres millones de personas que acudieron a las urnas apoyó la independencia, en una consulta con un porcentaje de participación del 72,16 %.

Además, un 7,27 % se decantó por el "No" y se registró un 1,21 % de votos nulos en el referendo, en el que estaban llamados a las urnas cuatro millones de personas en la región autónoma y en los territorios disputados entre el Gobierno kurdo y el iraquí, como la provincia de Kirkuk.

Mohamad destacó que el proceso electoral "se desarrolló con éxito y sin problemas o irregularidades" y que los observadores internacionales que acudieron a supervisar la consulta fueron testigos de ello.

Observadores de Bildu y el PNV

Entre los observadores invitados por la Alta Comisión Electoral, estuvieron los políticos vascos Jon Iñarritu, de Euskal Herria Bildu (EH-Bildu), y Mikel Burzako, responsable del área de Relaciones Exteriores del Partido Nacionalista Vasco (PNV).

Las autoridades kurdas destacaron en días pasados que la independencia no sería declarada tras conocerse los resultados, sino que estaban dispuestas a dialogar con Bagdad sobre las "cuestiones pendientes", entre ellas el Gobierno de los territorios que administrativamente son iraquíes, pero que están bajo control de las fuerzas kurdas.

Por su parte, el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, pidió hoy a las autoridades kurdas que anulen el referéndum y acudan a dialogar, en base a la Constitución iraquí, que establece que el país es un Estado federal.