Los reclutas rusos llamados al servicio militar se alinean antes de subir a un tren

Los reclutas rusos llamados al servicio militar se alinean antes de subir a un tren Reuters

Europa

Rusia maquilla la marcha al frente de sus reclutas: soldados bien vestidos y sonrientes

De un tiempo a esta parte, las familias de los desplazados denuncian la falta de material con la que envían a los soldados al frente.

28 noviembre, 2022 02:46

Resulta, cuanto menos, llamativo. Abrigados, provistos de comida, portando el tradicional gorro del ejército ruso, sonrientes e, incluso, dibujando corazones. Así ha presentando Moscú a sus reclutas ante la prensa internacional en la ciudad de Omsk, fronteriza con Kazajistán, justo antes de que estos emprendiesen en tren el largo camino que les separa del frente ucraniano.

Las imágenes, tomadas con el beneplácito del entramado propagandístico de Moscú, chocan con la realidad que llega desde las trincheras. Rusia ha enviado al frente a una gran cantidad de soldados sin entrenamiento y teniendo que costear el equipo de su propio bolsillo. En este sentido, las redes sociales han sido, de un tiempo a esta parte, la vía por la que decenas de soldados han trasladado estas quejas ante la inacción de sus superiores.

Desde que comenzase la invasión, Rusia no solo ha dejado ver su pobre rendimiento militar, sino también la falta de equipos y armamento para afrontar las diferentes fases de la guerra. Según detallaba Reuters hace unas semanas, la situación de insalubridad de algunas trincheras en el frente sur sería una de las razones por las que Ucrania pudo avanzar con suma rapidez sobre los territorios anexos a la ciudad de Jersón, que cayó hace semanas. Otro de los elementos comunes que destaca en todas las fotografías es la jovial presencia de todos los reclutas, de hecho, en ninguna de ellas se observa a hombre de mediana o entrada.

[Así cambiará la guerra la llegada de los 300.000 soldados rusos]

El pasado 5 de noviembre, un grupo de familiares de soldados desplazados al frente pudo contactar desde Rusia con los medios internacionales para denunciar la falta de previsión del Kremlin a la hora de llevar a cabo la movilización. "Nos hemos visto obligados a comprar los uniformes y el entrenamiento ha sido un caos. Parece que la decisión se ha tomado de la noche a la mañana", matizaba la madre de un recluta a Reuters. Según la progenitora, el total desembolsado para poder acudir a la batalla con el mínimo necesario para combatir asciende a más de 1.600 dólares al cambio.

El pasado 21 de septiembre, el ministerio de Defensa ruso dio la orden de movilizar 300.000 reservistas en el mayor despliegue militar desde la Segunda Guerra Mundial, no obstante, tras toda la polémica que suscitó la orden, la cifra se redujo a 82.000. Miles de jóvenes rusos huyeron del reclutamiento, agotando los billetes de avión fuera del país y colapsando las fronteras terrestres con sus países vecinos. Desde entonces, según publicó el medio ruso Novaya Gazeta, uno de cada cinco reservistas en el frente ha fallecido a causa de los combates o de los entrenamientos.

Los reclutas rusos llamados al servicio militar antes de subir a un tren

Los reclutas rusos llamados al servicio militar antes de subir a un tren Reuters

Las penas de cárcel por no acudir a combatir a Ucrania llegan a los 10 años, siendo motivos de salud previos uno de los pocos eximentes con los que se podía contar. A la hora de enviar las citaciones, Putin tuvo que reconocer errores tras presentarse en los centros de reclutamiento personas con alguna discapacidad.

Kiev recupera suministros

Gran parte de la ciudad de Kiev ya vuelve a tener acceso al suministro eléctrico y al resto de servicios básicos, según ha informado esta mañana la administración militar de la capital ucraniana. "En la capital, la electricidad, el agua, la calefacción y las comunicaciones han sido restablecidas casi por completo", informó la institución a través de su cuenta de Telegram en declaraciones que ha recogido Efe.



La mayor parte de los vecinos no sólo tienen electricidad sino que no sufren cortes temporales de suministro. "Todo funciona con normalidad. Sólo son posibles situaciones de emergencia localizadas", informó.



La noticia llega en una jornada en la que se esperan nevadas en Kiev y en la que según los pronósticos las temperaturas caerán a -2 grados centígrados durante el día y a -5 durante la noche. La oleada de ataques rusos contra las infraestructura energética ucraniana el pasado 23 de noviembre causó apagones generalizados por todo el país, ya que la red eléctrica sufrió grandes daños y la mayor parte de centrales eléctricas tuvieron que ser desconectadas.

Guerra Rusia -Ucrania