Boris Johnson, durante el debate este martes en Westminster

Boris Johnson, durante el debate este martes en Westminster Reuters

Europa

El Parlamento británico aprueba adelantar las elecciones al 12 de diciembre

El primer ministro ha conseguido que la Cámara de los Comunes apoye su decisión tras introducir un cambio legal en la ley de legislaturas fijas para convocar nuevos comicios.

Noticias relacionadas

Boris Johnson rompe el muro del bloqueo en Westminster. El Parlamento británico ha aprobado adelantar las elecciones generales al 12 de diciembre, una decisión que había rechazado hace apenas 24 horas.

El primer ministro ha conseguido que la Cámara de los Comunes apoye su decisión tras introducir un cambio legal en la normativa de legislaturas fijas, que establecía que para adelantar las elecciones hacia falta la aprobación de dos tercios de los parlamentarios. 

Cambiada la ley, finalmente sólo ha necesitado una mayoría simple para adelantar los comicios, que se celebraran por primera vez en 100 años en periodo prenavideño.

La oposición laborista acepta celebrar elecciones anticipadas en Reino Unido

 

El cambio en la legislación tenía peligros para los planes de Boris Johnson. Los liberal demócratas y los nacionalistas escoceses del SNP, abiertamente contrarios al brexit, estaban querían elecciones pero han intentando aprovechar la coyuntura para permitir que los ciudadanos europeos de 16 a 18 años pudieran tener derecho a voto en la próxima convocatoria. 

Downing Street ya había avisado que no caería en esta trampa y retiraría el trámite del adelanto electoral si estas enmiendas conseguían hacerse paso. Johnson se ha apuntado, además, otro tanto en su haber: Jeremy Corbyn, en un giro de última hora, ha decidido apoyar las elecciones pero quería que se celebraran el 9 de diciembre. Además de llevar la contraria a a su rival político, argumentaba que el 12 de diciembre coincidía con los vacaciones de los universitarios. 

Las del 12 de diciembre serán las segundas elecciones anticipadas en Reino Unido en dos años. En 2017, la entonces inquilina de Downing Street, Theresa May, se mostró confiada en las encuestas y optó por ir a las urnas para "tener una posición reforzada" de cara a las negociaciones del brexit con Bruselas. 

De forma parecida, Boris Johnson se lanza al ruedo electoral tras verse obligado a pedir la tercera prórroga del brexit y culpando a los comunes del "eterno" bloqueo. "Sólo hay una manera de poner en marcha el brexit visto el obstruccionismo de este Parlamento... y es devolver el mandato al pueblo y renovar esta cámara dando a la gente la oportunidad de elegir". 

Lo que dicen los sondeos a estas alturas es algo muy parecido a lo de 2017. Mayoría clara de los conservadores, que obtendrían un 35% de los votos, más de 10 puntos por encima de los laboristas. Las encuestas también han recogido en las últimas semanas una tendencia clara y que podría ser determinante en el resultado final: la espectacular subida de los liberal demócratas, que tienen ahora hasta el 18% de los votos. 

Sin embargo, el sistema de todo para el ganador hace muy difícil que los liberales -los más firmes partidarios de un nuevo referéndum del brexit- puedan traducir sus votos en escaños.