Nueva Iglesia de Nazaré en Berlín

Nueva Iglesia de Nazaré en Berlín Salvador Martínez

Europa Alemania

La resistencia de un barrio de Berlín a la 'profecía' del obispo protegido de Bolsonaro

La filial religiosa del magnate brasileño Edir Macedo quiere comprar la Nueva Iglesia de Nazaré de Berlín, un edificio neogótico del siglo XIX.

Berlín

Noticias relacionadas

En la Leopoldplatz, a la sombra de los árboles y de la Nueva Iglesia de Nazaré de Berlín, hay dos bancos ocupados por dos vagabundos. Están durmiendo. Es mediodía, entre semana. No lejos de esa pareja, otro hombre sin hogar duerme sobre un colchón tirado sobre el césped. En una de las puertas laterales del templo, sobre un escalón, un hombre se acomoda para prepararse una raya. Con una tarjeta, pica un polvo blanco sobre un plástico.

No lejos de allí, en un rincón, bajo un árbol de pequeño tamaño situado muy cerca del templo, dos toxicómanos parecen estar pinchándose. “La Leopoldplatz es una plaza problemática”, dice a EL ESPAÑOL Huseyin, un vecino que regenta un conocido local con terraza de esta plaza del norte de Berlín. “Ellos no nos han ayudado en nada”, añade. Su refiere a los miembros de la Iglesia Universal del Reino de Dios, activa en Alemania bajo el nombre Centro de Ayuda de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

Es una iglesia evangélica independiente fundada en los años 70 en Brasil por Edir Macedo, un ex-vendedor de lotería autodenominado “obispo” que además de haberse convertido en millonario es un auténtico poder fáctico en Brasil. En Berlín, su iglesia 'vive' de alquiler desde hace tres años en la Nueva Iglesia de Nazaré, una construcción que es propiedad de la Iglesia de Dios de Alemania. El templo se encuentra en el lado opuesto de la Leopoldplatz donde Huseyin tiene su local.

Protegido de Bolsonaro

Edir Macedo detenta un imperio económico-religioso con millones de seguidores en todo el mundo. En 2015, la revista estadounidense Forbes estimaba su patrimonio en unos 1.100 millones de dólares (unos 990 millones de euros). En la última elección presidencial brasileña, Macedo apoyó públicamente a Jair Bolsonaro. En anteriores citas con las urnas, ayudó a Lula Da Silva y a Dilma Rousseff. No es casualidad que Macedo venga disfrutando de privilegios como, por ejemplo, un pasaporte diplomático otorgado por el propio Bolsonaro.

Diplomacia, seguramente, le va a hacer falta a su iglesia si quiere persuadir a las autoridades berlinesas de la conveniencia de sus planes en la capital alemana. La Iglesia Universal del Reino de Dios quiere comprar el edificio de la Nueva Iglesia de Nazaré, según han informado los medios alemanes. Pero las autoridades en Berlín se oponen a esa compra.

El político de Los Verdes Stephan von Dassel, alcalde del céntrico distrito de Mitte, donde se encuentra la neogótica Nueva Iglesia de Nazaré, quiere evitar la adquisición del edificio por parte de la iglesia de Macedo. Las autoridades del distrito podrían entrometerse esa la operación porque en su día el templo fue de titularidad pública. En 1993 fue vendido a la Iglesia de Dios de Alemania. El contrato de venta, según el periódico Der Tagesspiegel, “contiene un párrafo, según el cual la Iglesia [de Dios de Alemania, ndlr.] sólo puede vender el terreno si la ciudad-estado de Berlín está de acuerdo”. A EL ESPAÑOL afirman desde el distrito desear que la Nueva Iglesia de Nazaré vuelva a ser de titularidad pública. “Así podría usarse de modo que beneficie a la gente del barrio”, señalan las autoridades locales.

La Iglesia Universal del Reino de Dios en Berlín prefiere no hacer comentarios sobre su interés en la compra del templo. Por el momento, parece que prefieren mostrar un perfil bajo en la organización de Macedo, que está presente en una decena de ciudades germanas. En su página de Facebook alemana muestra una comunidad de 2,6 millones de abonados a sus mensajes.

Leida, una joven madre que sale a pasear con su hijo a la salida de la guardería, se pregunta a cuenta del pulso que parecen mantener la organización religiosa y las autoridades por el edificio histórico: “¿Qué va a hacer la ciudad si evita la venta y tiene que comprar la iglesia?”. Esa misma pregunta se la hace Sherin, otra joven mamá cuyo pequeño también acaba de salir de la escuela infantil. No hace mucho tiempo atrás, ella estuvo en contacto con los responsables en Berlín de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

“Yo quería casarme allí porque la iglesia es bonita. Pero me dijeron que tenía que ser miembro de la agrupación y que tenía que hacer un curso. No lo hice, me casé en otra iglesia, una iglesia protestante”, cuenta Sherin a EL ESPAÑOL. A ella le extrañó que en su primer contacto con la gente que ocupaba la Iglesia Universal del Reino de Dios le hablaran en portugués. Sherin termina atando cabos al oír por primera vez en ese paseo de los orígenes brasileños de quienes hoy usan la Nueva Iglesia de Nazaré.

Una iglesia a la que dar el 10% de tu riqueza

Desde un punto de vista económico, Sherin ha terminado ahorrando dinero al no formar parte de la iglesia de Macedo. Porque ésta tiene en sus cimientos, entre otras cosas, la enseñanza según la cual lo ideal es que el feligrés done a la organización religiosa el 10% de su riqueza.

“Piensan en esa iglesia que quien cree bien será muy rico y siempre estará sano. Son convicciones teológicas equivocadas”, dice a EL ESPAÑOL Michael Utsch, psicólogo del Centro Protestante para las Visiones del Mundo, un organización protestante dedicada a la investigación religiosa con sede en Berlín. En este sentido, el diario Der Tagesspiegel también contaba hace unos días que entre los parroquianos de la Iglesia Universal del Reino de Dios de Berlín los había que decían haberse liberado del “Demonio de la Pornografía” gracias a la organización religiosa de Macedo.

Este tipo de historias despiertan suspicacias. “Se sabe que hay reservas en la población del distrito frente a la Iglesia Universal del Reino de Dios”, afirma en un e-mail a EL ESPAÑOL Stephan von Dassel, el alcalde del distrito de Mitte. “Se ve como algo problemático que la iglesia universal se enriquezca masivamente, entre otras cosas, con el 10% de lo que ganan sus creyentes y también con otras 'ofrendas'. Esta circunstancia hace pensar que una iglesia así no va a promover el desarrollo de la Leopoldplatz. El enriquecimiento beneficiará a otros, no a la gente del barrio”, añade Von Dassel.

Hay vecinos de la Leopoldplatz que dicen haber oído que quienes usan actualmente la Iglesia Nueva de Nazaré son “polémicos”. “Es un poco una comunidad religiosa paralela. Pero los sudamericanos y los europeos del sur son diferentes a los fríos europeos del norte. En esa misas, la gente vuelve un poco a su país”, comenta Utsch.

El futuro de la Iglesia Nueva de Nazaré, en el aire

Sea como fuere, Huseyin, el vecino que regenta el local con terraza de la Leopoldplatz, se queja de la falta de implicación de la iglesia de Macedo en la vida del barrio. “La gente de esa iglesia, que son gente de Brasil y Portugal fundamentalmente, vienen aquí el domingo y luego se van. Si estás ahí, tienes que ser parte de la solución”, mantiene Huseyin, aludiendo a los problemas de limpieza de la plaza que se suman a la notable presencia allí de personas sin hogar y toxicómanos. "Se llaman Centro de Ayuda, pero en la plaza nunca hemos visto su ayuda por ninguna parte", añade.

En su día, Huseyin cuenta que trató de comprar el edificio histórico. Pero no tuvo éxito. “Quería hacer un centro cultural, un lugar donde pasen cosas a diario y que tenga vida. Eso haría que la plaza no sea en esa parte, sobre todo, un lugar para dormir vagabundos y donde consumir drogas”, apunta. Tal vez sea eso lo que acabe haciendo el distrito de Mitte. Pero desde las oficinas de Stephan von Dassel, más allá de entrometerse en la posible venta del edificio histórico, no aciertan a explicar qué futuro ha de tener Nueva Iglesia de Nazaré. Hablan, sí, de usar ese edificio con fines “socio-culturales” a través de un centro que aún tendría que ver la luz. El futuro de la Leopoldplatz sigue en el aire.