Juncker saluda a Sánchez en su última visita a la Comisión Europea el pasado diciembre

Juncker saluda a Sánchez en su última visita a la Comisión Europea el pasado diciembre EC

Europa Tras el 28-A

Bruselas respira por el gatillazo de Vox y espera un Gobierno estable de Sánchez

El partido de Macron, aliado de Ciudadanos en la UE, reclama la "unidad de los progresistas" frente al auge de la ultraderecha.

Bruselas

Alivio en Bruselas por los resultados de las elecciones en España: los peores pronósticos no se han cumplido. Por primera vez irrumpe en el Congreso una fuerza de derecha radical y euroescéptica como Vox, pero con menos potencia de la prevista en la mayoría de las encuestas y nula influencia en las futuras políticas. Aunque se agrava la fragmentación política, la contundente victoria de Pedro Sánchez facilita, a ojos de los dirigentes de la UE, la formación de un Gobierno más estable, ya sea con Ciudadanos o con Podemos, que pueda dejar atrás el caos político y la parálisis reformista de los últimos años. Sobre todo porque no hay ninguna mayoría alternativa para derrocarle.

El presidente de la Comisión, el conservador Jean-Claude Juncker, se ha apresurado a felicitar a Sánchez por su "victoria clara". "Confiamos en que Sánchez podrá formar un Gobierno estable y proeuropeo que permita a España seguir jugando un papel importante en la Unión Europea", ha explicado su portavoz, Margaritis Schinas. La estabilidad es la palabra clave para Bruselas en un contexto de incertidumbre geopolítica y frenazo económico en la eurozona. Preguntado por la irrupción de Vox, Juncker hace valer que "una mayoría abrumadora de los ciudadanos españoles, el 90%, ha optado por partidos políticos claramente proeuropeos". Es decir, celebra que España no haya sucumbido al auge del populismo euroescéptico como Italia o Austria.

"La victoria de Sánchez demuestra claramente que el declive inevitable de los partidos socialdemócratas en Europa se ha exagerado", explica a EL ESPAÑOL Zoe Alipranti, investigadora del think tank Open Europe. Tras la crisis existencial que sufrieron debido a las políticas de austeridad durante la Gran Recesión, los socialistas empiezan a recuperarse no sólo en España, sino también en países como Finlandia, Suecia o Portugal, aunque con rasgos específicos en cada caso.

"El PSOE se ha beneficiado sobre todo del estallido de la derecha y de la radicalización del PP con Casado. Ha logrado presentarse como la alternativa moderada y centrista, pero manteniendo algunas políticas económicas de izquierdas y atrayendo así a votantes que habían optado por Podemos en anteriores comicios", resalta Alipranti. Una estrategia de éxito que no puede extrapolarse fácilmente a otros países como Alemania o Francia, donde los socialistas siguen a la baja y el espacio liberal de centro lo ocupan otras fuerzas como los Verdes en el caso alemán o Emmanuel Macron en el caso francés, apunta.

Un "triunfo personal" de Sánchez

El buen resultado del PSOE es además un "triunfo personal" de Sánchez tras haber sido derrocado como secretario general por sus propios compañeros de partido en octubre de 2016, según The Economist. "Ha reforzado su autoridad frente a los barones regionales que criticaron su intento de negociar con los líderes independentistas de Cataluña", escribe el Financial Times, el diario de referencia en la burbuja bruselense. "Es un éxito personal del joven dirigente y del giro social que ha impuesto a su partido", sostiene el francés Le Monde. "Nadie puede gobernar contra el PSOE", resalta la revista alemana Der Spiegel.

Eso sí, todos los medios europeos coinciden en que la división del centro derecha, el espectacular hundimiento del Partido Popular y la irrupción de Vox han sido un factor determinante en la aplastante victoria del PSOE. "El PP es otro ejemplo de partido tradicional de derecha caído en desgracia, en este caso por la corrupción, que trata de halagar, de hacerle el juego a la ultraderecha sin éxito, como ya ha ocurrido con Los Republicanos en Francia, la CSU en Baviera o ahora la CDA o el VVD en Holanda", relata a este periódico el investigador Cas Mudde, experto en extrema derecha y coautor del libro Populismo: una breve introducción.

"Es cierto que Vox ha tenido un resultado ligeramente inferior al previsto, ya que algunos sondeos recientes le daban alrededor del 12-13% de los votos, en línea con otros varios partidos de extrema derecha europeos. Pese a ello, es un resultado notable y sitúa al partido en tercera o cuarta posición en algunas regiones", alerta Mudde.

La formación de Santiago Abascal es "una variante característicamente española de los partidos euroescépticos en Europa: su éxito es el resultado del descontento con los independentistas catalanes y con los valores socioliberales", apunta Alipranti. "Esto les separa de otros euroescépticos como La Liga, el Frente Nacional o Alternativa por Alemania, que centran sus ataques en las instituciones europeas como amenaza a la soberanía. Además, en contraste con otros países europeos donde los euroescépticos han hecho también incursiones en la izquierda, Vox atrae a votantes de derechas desilusionados con el PP", señala.

¿Pacto con Ciudadanos o con Podemos?

¿Qué formato de Gobierno garantiza mejor la estabilidad que la UE anhela para España? La opción que prefiere Bruselas, al igual que los mercados, sería una coalición entre el PSOE y Ciudadanos. Las políticas económicas del Pacto del Abrazo son las que más se acercan a la ortodoxia de disciplina fiscal y reformas estructurales que propugna la Comisión Europea o el Gobierno de Angela Merkel.

Sin embargo, un pacto entre Sánchez y Podemos ya no asusta a la UE tanto como en 2015 o 2016: el Ejecutivo comunitario le puso un suspenso al borrador de Presupuestos para 2019 (como hizo con casi todos los de Rajoy), pero no lo tumbó como sí hizo con las cuentas del Gobierno populista italiano: la ministra de Economía, Nadia Calviño, garantizaba que España respetaría el Pacto de Estabilidad, aunque busca exprimir al máximo sus márgenes de flexibilidad.

"La democracia nunca nos da miedo", ha contestado el portavoz de Juncker al ser preguntado por la posibilidad de un Gobierno de izquierdas en España. Una vía por la que parece apostar también el comisario de Asuntos Económicos, el socialista francés Pierre Moscovici, responsable de examinar las cuentas españolas. "España no será fácil de gobernar, pero ha elegido claramente a la izquierda europeísta y reformista. Un camino a seguir", ha escrito Moscovici en su cuenta de Twitter para felicitar a Sánchez.

También los liberales europeos han felicitado efusivamente a Albert Rivera por el ascenso de Ciudadanos. "Casi ha duplicado sus escaños en las Cortes. 57 escaños es un gran resultado. Esperamos que Albert Rivera y su equipo puedan conseguir un porcentaje igual o superior en las elecciones al Parlamento Europeo", ha dicho el presidente del partido ALDE, Hans Van Baalen. Una felicitación que paradójicamente el líder del grupo de ALDE en la Eurocámara, Guy Verhofstadt, ha hecho extensiva también al PNV, partido en las antípodas de Cs y que probablemente apoye a Sánchez, pero que también forma parte de la familia liberal europea. "Enhorabuena al PNV por ser la fuerza más votada en Euskadi y ganar representación en el Congreso", ha dicho.

A La República en Marcha, el partido de Macron con el que Ciudadanos mantiene una alianza en la UE, le preocupa sobre todo el auge de Vox. "Felicidades a Ciudadanos por sus resultados en las elecciones españolas. Pero la irrupción de la extrema derecha nos recuerda que en toda Europa los progresistas deben unirse", apunta la candidata de Macron a las europeas, Nathalie Loiseau. ¿Una invitación a Rivera para que levante su veto a una coalición con el PSOE? En su etapa como ministra de Asuntos Europeos, Loiseau ya fue muy crítica con la presencia de Vox en el pacto de Gobierno en Andalucía.

Inquietud en el PP europeo por Casado

Todos los dirigentes de la ultraderecha europea, que aspiran a crear un gran grupo unificado en la Eurocámara tras las elecciones del 26 de mayo, han celebrado los resultados de Vox. "Mis felicitaciones más calurosas a Santiago Abascal y a su joven y vigoroso partido por su entrada estruendosa en el Parlamento. Las naciones necesitan defensores entusiastas", ha escrito la líder de la Agrupación Nacional, Marine Le Pen. El jefe de La Liga, Matteo Salvini, enfrentado en el pasado a Abascal por su apoyo a los independentistas catalanes, ha elogiado que Vox pasa "de 0 a 24 escaños". Y el líder del Partido por la Libertad holandés, Geert Wilders, ha colgado una foto con Abascal.

La alegría entre socialistas, liberales y extrema derecha contrasta con el silencio del Partido Popular Europeo. Ni su presidente, el francés Joseph Daul, ni el candidato a presidir la Comisión, Manfred Weber, se han pronunciado sobre el mal resultado de Pablo Casado. En el PPE cunde la "preocupación", sobre todo de que el hundimiento de los populares españoles se repita o se agrave en las elecciones a la Eurocámara, explican a EL ESPAÑOL fuentes del partido. 

De los pocos líderes del PP que se han pronunciado sobre las elecciones españolas, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, lo ha hecho para felicitar a Sánchez y no ha mencionado a Casado. "Los partidos tradicionales europeos han ganado. La extrema derecha ha quedado en quinta posición, por detrás de la izquierda, la derecha, el centro y la izquierda radical. No les demos demasiada atención", ha escrito en Twitter.

¿Qué impacto tendrán las elecciones en España sobre los comicios a la Eurocámara del 26-M? "Creo que el PSOE tendrá un buen resultado porque este es su 'periodo de luna de miel', mientras que en teoría Vox podría empeorar ligeramente porque sus votantes no van a usar las elecciones europeas para enviar una señal de castigo a Madrid ya que acaban de celebrarse elecciones nacionales", pronostica Mudde. La campaña ya se ha reanudado y los resultados llegarán en menos de un mes.