Imagen de archivo de una comisaría en Fráncfort.

Imagen de archivo de una comisaría en Fráncfort. Efe

Europa

Suspendidos cinco policías neonazis en Alemania: intercambiaban fotos de Hitler en WhatsApp

La Fiscalía alemana investiga a cinco policías, suspendidos por intercambiar material neonazi, por haber amenazado presuntamente a la abogada de una de las víctimas de la célula terrorista neonazi Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU), informaron este martes medios locales.

Según el diario Bild, la abogada, Seda Basay-Yildiz, que también defendió al guardaespaldas de Osama bin Laden, recibió en agosto pasado un fax con insultos como "miserable cerca turca".

"No vas a acabar con Alemania. Lárgate mientras aún puedas salir con vida, cerda. Como venganza descuartizaremos a tu hija", puede leerse en la carta, firmada por "NSU 2.0".

La sospecha de que detrás del escrito podrían estar cinco policías cobra forma cuando en el transcurso de otra investigación, agentes descubrieron en el ordenador de uno de los sospechosos que entre las búsquedas realizadas figuraba la de los datos personales de la abogada, sin que hubiera habido motivo aparente para ello.

Las autoridades encargadas de investigar delitos políticos y contra el Estado habían destapado un grupo de WhatsApp en el que sus miembros incitaban al odio contra los extranjeros, intercambiaban fotos de Hitler y cruces gamadas, señala el diario. 

Entre los miembros de este grupo figuraban cuatro policías y una agente de una comisaría de Fráncfort, acusados de incitación al odio racial y uso de símbolos anticonstitucionales.

En octubre se realizaron registros en su lugar de trabajo y en sus viviendas, la policía se incautó de ordenadores y teléfonos móviles y los agentes fueron provisionalmente suspendidos. 

Al analizar los soportes requisados se destapó la posible relación de estos policías con el fax amenazante recibido por la abogada. 

"Hay épocas que recibo hasta cincuenta cartas amenazantes o difamatorias. Normalmente las ignoro", cita Bild a Basay-Yildiz, de 42 años, quien agregó que recibió particularmente muchas amenazas cuando defendió al guardaespaldas de Osama bin Laden. 

No obstante, en esta ocasión las amenazas han ido más allá, pues el fax incluía el nombre y la edad de su hija y la dirección.

"Normalmente mis datos no pueden consultarse públicamente. Sólo se pueden consultar en un organismo", señaló. 

En julio pasado, Beate Zschäpe, la única superviviente del trío terrorista neonazi NSU -que conmocionó al país por el asesinato de nueve inmigrantes y una policía, pero también por la impunidad con la que actuó durante años- fue condenada a cadena perpetua en un macroproceso que duró más de cinco años.