La UE aplaza indefinidamente el fin del cambio de hora

La UE aplaza indefinidamente el fin del cambio de hora

Europa

La abolición del cambio de hora se atasca en la UE: los países piden más tiempo

Bruselas

La abolición definitiva del cambio de hora se atasca en la Unión Europea. La medida no entrará en vigor en ningún caso en 2019, como había propuesto inicialmente el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. Ningún país miembro ha apoyado este calendario acelerado durante el debate celebrado este lunes en la reunión de ministros de Transporte de los 28 en Bruselas. Todos los Gobiernos mantienen reservas sobre el plan del Ejecutivo comunitario y piden más tiempo para realizar consultas públicas y análisis de impacto. El resultado es que el fin de los ajustes estacionales del reloj se aplaza indefinidamente: la próxima discusión a nivel ministerial no se producirá hasta junio de 2019.

Durante el debate público de este lunes, un total de 6 de los 14 países que han intervenido (Alemania, Lituania, Finlandia, Estonia, Letonia y Croacia) han apoyado abolir el cambio de hora. Esgrimen el gran respaldo popular que ha suscitado esta medida. El 84% de los europeos -un porcentaje que en el caso de España sube al 93%- quiere acabar con este ritual, según los resultados de la consulta pública que organizó Bruselas en verano. Se quejan de su impacto negativo en la salud y de que no sirve para ahorrar energía, su propósito original. Pero incluso los Gobiernos más convencidos reclaman más tiempo para decidir si se quedan definitivamente en el horario de verano o en el de invierno y coordinarse con sus vecinos.

Otro grupo de países todavía no tiene una posición oficial sobre la abolición del cambio de hora y sí muchas dudas. En este bando se encuentran Irlanda, Holanda, República Checa, Eslovaquia, Suecia, Francia y también España. El secretario de Estado de Transportes, Pedro Saura, ha explicado durante el debate que el Gobierno español mantiene una "actitud abierta" y "buena predisposición" hacia la propuesta. Pero antes de adoptar una posición definitiva, espera conocer el informe del grupo de 14 expertos que se nombró en septiembre. "El Gobierno español ha convocado un comité de expertos y cuando el comité de expertos dictamine, el Gobierno español se posicionará", afirma Saura.

Sólo un Estado miembro, Portugal, se ha expresado claramente en contra de acabar con el cambio de hora. Una posición que también comparten Grecia y Reino Unido, que no han hablado este lunes. Portugal ya ha suspendido el cambio de hora dos veces: en los años 20, cuando se quedó de forma permanente en el horario de verano; y entre 1967 y 1975, cuando optó por el horario de verano. "En ambos casos se abandonó por la incomodidad que provocaba entre la población", ha dicho el ministro portugués. "El actual sistema ha funcionado y es el más apropiado para nuestro país", ha agregado.

¿Hacia un caos de husos horarios?

Ni siquiera la propuesta de la presidencia austriaca de aplazar el fin del cambio de hora a 2021 ha servido para desatascar el debate. Ese calendario sigue siendo "ambicioso", asegura el ministro irlandés. La mayoría de países aún no ha finalizado las consultas nacionales y por tanto aún no tiene una posición definitiva. Además, varias delegaciones han pedido a la Comisión que realice una evaluación de impacto pormenorizada que ayude a los Estados miembros a tomar una decisión congruente y con conocimiento de causa.

La principal preocupación de los Gobiernos es que la propuesta degenere en un caos de husos horarios, dado que cada país será libre de elegir si se queda permanentemente en el horario de invierno o en el de verano. Por eso, todos los ministros han insistido en la necesidad de adoptar un enfoque armonizado y bien coordinado en toda la Unión con el fin de salvaguardar el buen funcionamiento del mercado interior y, en particular, del sector del transporte.

"En vista de lo anterior, puede concluirse que los Estados miembros necesitan más tiempo para adoptar una posición definitiva sobre los elementos principales de la propuesta", reza el informe de situación elaborado por la presidencia austríaca. La comisaria de Transportes, Violeta Bulc, ha lamentado la falta de acuerdo y ha pedido a los Gobiernos que aceleren las consultas con los vecinos y sean capaces de fijar una posición definitiva para junio de 2019.