Zuckerberg, durante su comparecencia ante la Eurocámara

Zuckerberg, durante su comparecencia ante la Eurocámara Reuters TV

Europa Interrogatorio en la UE

La pregunta que Zuckerberg no quiere contestar: ¿es Facebook un monopolio?

El fundador de la red social esquiva las cuestiones más comprometidas en su comparecencia en la Eurocámara.

Bruselas

En Estados Unidos, Mark Zuckerberg, compareció ante el Congreso durante 10 horas distribuidas en dos días y tuvo que responder a un centenar de parlamentarios sobre el escándalo de Cambridge Analytica. En la UE, el interrogatorio al fundador de Facebook organizado por la Eurocámara ha durado menos de hora y media y apenas una decena de parlamentarios han podido plantear preguntas. Zuckerberg ha vuelto a pedir perdón por la fuga de datos -que ha afectado a 2,7 millones de usuarios europeos-, pero ha esquivado las cuestiones más comprometidas y se ha marchado indemne tan pronto como ha podido. "Quiero ser sensible al tiempo porque nos hemos pasado 15 minutos", ha dicho antes de irse.

El principal problema ha sido el formato aceptado por el presidente de la Eurocámara, el conservador italiano Antonio Tajani. En lugar de comparecer ante la comisión de Libertades Civiles, en la que trabajan los expertos en protección de datos, Zuckerberg ha sido invitado a la conferencia de presidentes, donde están representados únicamente los líderes de los grupos políticos del Parlamento Europeo. El orden de las intervenciones tampoco ayudaba. Tras una corta exposición inicial del fundador de Facebook, los eurodiputados han planteado sus preguntas. Pero Zuckerberg no ha tenido que contestarles uno por uno, sino que se ha limitado a dar una respuesta global al final. Eso le ha facilitado insistir en su mensaje e ignorar las preguntas más polémicas.

La única concesión del fundador de Facebook ha sido permitir que el debate se retransmitiera en directo. En un primer momento, Tajani había aceptado también que se celebrase a puerta cerrada. Pero la presión de la mayoría de los grupos políticos le obligó a rectificar y a pedirle a Zuckerberg que fuera público, algo que sólo se confirmó este lunes. La reunión ha empezado puntual a las 18:20 y ha terminado alrededor de las 19:45, un cuarto de hora más tarde de lo previsto. Pero descontando las intervenciones de los parlamentarios, el joven ejecutivo estadounidense ha hablado menos de media hora, aunque se ha comprometido a contestar por escrito a las dudas pendientes. 

Zuckerberg garantiza "más transparencia" a los usuarios europeos de Facebook

¿Es Cambridge Analytica un caso puntual o la punta del iceberg?

Zuckerberg admite que hay más empresas que podrían haber hecho un uso indebido de los datos de los usuarios de Facebook, pero sigue sin aclarar el auténtico alcance del problema. La "buena noticia" es que los cambios que hizo la compañía en 2014 impiden a las aplicaciones recopilar datos como hizo Cambridge Analytica. Pero hubo otros apps que usaban el sistema antes de 2014 y que también tuvieron acceso a mucha información. Facebook ya ha investigado a miles de apps y ha bloqueado 200 por incumplir las normas de privacidad, pero todavía quedan "muchos miles" por revisar. La tarea costará "muchos meses" y aparecerán nuevos casos, reconoce. Zuckerberg tampoco ha aclarado a los eurodiputados por qué no informó a los usuarios cuando detectó la fuga de datos, sino que esperó a que el escándalo saltara a la prensa.

¿Cómo garantizar que no se use Facebook para manipular elecciones?

Zuckerberg ha dicho a los eurodiputados que su prioridad es evitar que nadie pueda interferir en las elecciones que se celebran en los próximos meses en la UE -entre ellas, las del Parlamento Europeo en mayo de 2019- como hizo Rusia en los comicios de 2016 en Estados Unidos, en los que fue elegido presidente Donald Trump. El plan de Facebook consiste en utilizar la inteligencia artificial para tumbar cuentas falsas, como ya hizo en las elecciones francesas (cuando se eliminaron 30.000) y reforzar la colaboración con las autoridades electorales, algo que ya ha ensayado en las últimas elecciones alemanas. Además, la red social desplegará este verano en todo el mundo un sistema para aumentar la transparencia sobre la propaganda política, de forma que los usuarios tengan más fácil saber quién está detrás. Sin embargo, Zuckerberg no ha querido aclarar si está dispuesto a permitir que los usuarios de Facebook tengan la opción de escapar de los anuncios personalizados.

Manifestantes en Bruselas protestan contra Zuckerberg.

Manifestantes en Bruselas protestan contra Zuckerberg. Reuters

¿Debe endurecerse la regulación de las redes sociales?

Tras el escándalo de Cambridge Analytica, Zuckerberg reconoce que "algún tipo de regulación (para las redes sociales) es inevitable". No obstante, ha insistido en que cualquier norma debe ser flexible, permitir la innovación en sectores como la inteligencia artificial y no bloquear la aparición de nuevas startups. Facebook está ya listo para aplicar a partir del 25 de mayo el nuevo reglamento de la UE sobre protección de datos y lo asumirá como estándar global, ha asegurado.

¿Qué hará Facebook para combatir las Fake News?

En todo caso, el joven ejecutivo ha dejado claro que prefiere que sean las propias redes sociales las que se autorregulen y sean "proactivas" antes que quedar sujetas a nuevas normas. Así, Facebook ya ha desarrollado su propia estrategia para combatir la propagación de las fake news. Consiste en asfixiar la financiación publicitaria de las cuentas que difunden contenido sensacionalista para obtener beneficios económicos; tumbar las cuentas falsas que se crean para desinformar y trabajar con verificadores que seleccionen los contenidos más fiables en todas las lenguas. Facebook también ha desarrollado un sistema de inteligencia artificial que le permite detectar el 99% del contenido terrorista que cuelgan ISIS y Al Qaeda. No obstante, Zuckerberg ha asegurado que su plataforma admite todas las ideologías políticas. Respondía así al eurodiputado del UKIP, Nigel Farage, que se quejó de que Facebook discrimina a las posiciones políticas de derechas. 

¿Es Facebook un monopolio?

"¿Considera a su compañía como un monopolio?", le ha espetado a Zuckerberg el presidente del PP Europeo, el alemán Manfred Weber. A su juicio, la UE debe empezar a discutir si es necesario trocear Facebook porque concentra demasiado poder. También el portavoz del grupo liberal ALDE, Guy Verhofstadt, le ha preguntado si está dispuesto a colaborar con las autoridades europeas de competencia para que verifiquen si actúa como un monopolio. "¿Cómo quiere ser recordado? ¿Como uno de los tres gigantes de Internet junto con Bill Gates y Steve Jobs? ¿O como un genio fallido que creó un monstruo digital que destruye nuestras democracias?", ha dicho Verhofstadt. Zuckerberg tampoco ha querido contestar directamente a estas preguntas. Sostiene que Facebook trabaja en un "espacio muy competitivo", que sólo absorbe el 6% del gasto publicitario y que los usuarios usan instrumentos alternativos para comunicarse. También ha defendido que la compañía paga los impuestos exigidos por la ley en todos los países.