Este pulpo que te vas a comer no es gallego: es de Marruecos

Este pulpo que te vas a comer no es gallego: es de Marruecos

Europa

El TJUE valida el pacto pesquero con Marruecos siempre que no incluya al Sáhara

La sentencia genera incertidumbre en el sector pesquero español, el principal beneficiario del acuerdo.

Bruselas

El Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) ha validado este martes el acuerdo pesquero suscrito desde 2006 entre la Unión Europea y Marruecos siempre que no incluya las aguas del Sáhara Occidental, la excolonia española ocupada ahora por Rabat. La sentencia se aparta de la línea que había marcado en enero el abogado general, que consideró ilegal el pacto porque el 91,5 de las capturas provienen de las aguas del Sáhara.

"Incluir el territorio del Sáhara Occidental en el ámbito de aplicación del acuerdo de pesca conculcaría determinadas normas de derecho internacional general que son de aplicación a las relaciones de la Unión con el Reino de Marruecos, en especial el principio de libre determinación", subraya la sentencia.

No obstante, los jueces, tras examinar la letra del pacto y su supuesto ámbito de aplicación, llegan a la conclusión de que no abarca las aguas del Sáhara Occidental. Por ello, el fallo declara que el acuerdo pesquero con Marruecos se ajusta a la legislación de la UE. 

En primer lugar, el TJUE resalta que el pacto es aplicable a "las aguas bajo soberanía o jurisdicción" del Reino de Marruecos. "Habida cuenta de que el territorio del Sáhara Occidental no forma parte del territorio del Reino de Marruecos, las aguas adyacentes al territorio del Sáhara Occidental no están comprendidas en la zona de pesca marroquí, objeto del acuerdo de pesca", sostiene la sentencia.

A continuación, los jueces abordan el ámbito territorial de aplicación del protocolo que acompaña el acuerdo. Aun cuando el protocolo no contiene ninguna disposición específica, el TJUE señala que varios de sus preceptos usan también la expresión "zona de pesca marroquí". El fallo deduce de ello que "la zona de pesca marroquí de que habla el protocolo no incluye las aguas adyacentes al territorio del Sáhara Occidental".

Para el Frente Polisario, la organización saharaui que trabaja para acabar con la ocupación de Marruecos en el Sáhara Occidental, el fallo del TJUE constituye una victoria. "Ahora es vital que la UE y sus Estados miembros adopten medidas inmediatas para cumplir la sentencia y detengan los esfuerzos en marcha para burlar la ley de la UE incluyendo el Sáhara occidental en los acuerdos entre la UE y Marruecos sin el consentimiento del pueblo saharaui", ha dicho el portavoz del Frente Polisario en la UE, Mohamed Sidati.

Incertidumbre para los pescadores y para las relaciones con Rabat

El sector pesquero español, el principal beneficiario del acuerdo entre la UE y Marruecos, ha recibido con preocupación la sentencia del Tribunal de Luxemburgo. "Genera mucha incertidumbre puesto que, por un lado, considera válido el acuerdo, y por otro, excluye las aguas del Sáhara, que son muy importantes, ya que en torno al 94% de las capturas de la flota europea se realizan en dichas aguas. Los barcos andaluces pescan en aguas del norte de Marruecos, pero los gallegos y canarios desarrollan parcialmente su actividad en esas aguas", ha avisado el secretario general de la Confederación Española de Pesca, Javier Garat.

En la actualidad, 30 de los 34 barcos que faenan en las aguas en disputa son españoles, un número reducido por tratarse de los meses de invierno. El pacto prevé un máximo de 120 buques, 90 de ellos españoles. En los cuatro años desde que se renovó por última vez el pacto, la flota española ha pescado unas 30.000 toneladas por valor de 57,6 millones de euros.

Otros países afectados son Portugal, Italia, Francia, Alemania, Lituania, Letonia, Países Bajos, Irlanda, Polonia y Reino Unido. A cambio del acceso a estas aguas, Marruecos recibe una compensación anual de 40 millones de euros. El acuerdo pesquero expira en julio de este año y la Comisión acaba de pedir autorización para renovarlo.

El dictamen amenaza además con enturbiar las relaciones entre la UE y Marruecos, considerado por España como un socio fundamental en la lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal. Rabat ya congeló sus relaciones con Bruselas cuando la justicia europea sentenció que el acuerdo comercial entre las dos partes no debía aplicarse al Sáhara.

De momento, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y su homólogo marroquí, Nasser Bourita, han publica un comunicado conjunto en el que se declaran "determinados a preservar su cooperación en el dominio pesquero" tras la sentencia del TJUE. También prometen seguir colaborando en materia de política migratoria, seguridad, estabilidad y desarrollo regional e investigación científica.

Bruselas examinará ahora el fallo "para determinar sus consecuencias y los posibles pasos que haya que dar, especialmente por lo que se refiere a los operadores". También colaborará estrechamente con el Gobierno de Rabat. "Marruecos es un socio clave en el vecindario sur con el que hemos desarrollado una colaboración rica y variada durante muchos años". "Nuestra voluntad es no sólo preservar la relación privilegiada que compartimos, sino también reforzarla", ha dicho un portavoz de la Comisión.

"En cuanto al Sáhara Occidental, apoyamos con renovados esfuerzos el proceso de la ONU para encontrar una solución duradera al conflicto y apoyamos al secretario general de la ONU para que alcance una solución política justa y mutuamente aceptable, que permita la autodeterminación de los ciudadanos del Sáhara Occidental", ha explicado el portavoz.