May posa con los nuevos 'fichajes' de su Gabinete

May posa con los nuevos 'fichajes' de su Gabinete Reuters

Europa

Boris Johnson 'sobrevive' a la enésima crisis de Gobierno de Theresa May

Esta es la remodelación de Gobierno más significativa realizada por May desde que accedió al poder en julio de 2016.

La primera ministra británica, Theresa May, ha nombrado este lunes al parlamentario Brandon Lewis nuevo presidente del Partido Conservador y ministro sin cartera y mantuvo a David Davis como responsable para el "brexit", la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

El responsable de Exteriores, Boris Johnson, mantiene su cartera en medio de la amplia remodelación del Gobierno británico.

En su cuenta de la red social Twitter, la jefa del Gobierno informó de que David Lidington, antiguo secretario de Estado para Europa y exlíder en la Cámara de los Comunes, será canciller del ducado de Lancaster, con rango ministerial, así como secretario de Estado para la Oficina del Gabinete.

Lidington sustituye en este segundo cargo a Damian Green, hombre de confianza de May, quien dimitió del Gobierno el pasado diciembre tras un escándalo por el hallazgo de material pornográfico en su ordenador del Parlamento en 2008.

Sin mano derecha

Según los medios británicos, no está previsto que la primera ministra nombre a nadie para el puesto de primer secretario de Estado que también ocupaba Green, el cual equivalía a viceprimer ministro o "número dos" gubernamental.

Además de Johnson, como se esperaba, la líder conservadora ha confirmado en sus puestos a Philip Hammond, que sigue al frente de Economía; Amber Rudd, que continúa como titular de Interior.

Sajid Savid continuará dirigiendo el Ministerio de Comunidades y Gobierno local, pero con el añadido de Vivienda, mientras que aún no se ha anunciado el nuevo responsable para Irlanda del Norte, después de la dimisión, por razones de salud, de James Brokenshire.

Esta es la remodelación de Gobierno más significativa realizada por May desde que accedió al poder en julio de 2016, si bien ha mantenido en sus puestos a los ministros clave.

El reajuste, destinado a revitalizar el Ejecutivo tras varios meses de escándalos y desavenencias internas, se produce antes del comienzo de la segunda ronda de negociaciones con Bruselas, que se centrará en la futura relación comercial y de seguridad entre el Reino Unido y el bloque europeo.