Puidemont y su abogado Paul Bekaert, durante una rueda de prensa

Puidemont y su abogado Paul Bekaert, durante una rueda de prensa Yves Herman/Reuters

Europa

La justicia belga da carpetazo a la euroorden contra Puigdemont

El expresidente catalán se plantea volver si los independentistas ganan el 21-D.

Bruselas

Noticias relacionadas

El tribunal de primera instancia de Bruselas tenía previsto anunciar este jueves si entregaba o no a España a Carles Puigdemont. En su lugar, el juez ha decidido dar carpetazo a la orden europea de detención y entrega que pesaba contra el expresidente catalán y los cuatro exconsellers -Toni Comín, Clara Ponsatí, Lluís Puig y Meritxell Serret- que se encuentran huidos en Bélgica desde el 30 de octubre, según ha informado la Fiscalía de Bruselas. A la justicia belga no le quedaba otra opción que archivar la euroorden después de que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena decidiera retirarla.

La audiencia ante la Cámara del Consejo de Bruselas apenas ha durado cinco minutos, puro trámite. Sólo han participado los abogados, los políticos no han acudido. El juez belga ha dictaminado que, en ausencia de petición de España, ya no hay caso. "Eso cierra el procedimiento", ha dicho la Fiscalía en un comunicado.

Las medidas de vigilancia contra Puigdemont en Bélgica para evitar otra fuga ya se levantaron el pasado 5 de diciembre, el mismo día que Llarena anunció su decisión. El expresidente catalán y su antiguo equipo pueden ahora moverse y hacer campaña para el 21-D en total libertad por toda la UE. Sólo serán detenidos si regresan a España.

En sus últimas comparecencias y entrevistas, Puigdemont ha dicho que de momento su intención es quedarse en Bélgica. Ni siquiera tiene previsto votar el 21-D. Sólo se plantea volver si los independentistas ganan las elecciones catalanas. "A lo mejor vale la pena correr el riesgo" de regresar para ser investido presidente en el Parlament y automáticamente ser detenido por las mismas ideas que habrán avalado los catalanes, dijo el martes a la Agencia Catalana de Noticias.

Evitar que se limiten los delitos

El juez Llarena decidió retirar la euroorden contra Puigdemont y los exconsellers para evitar que la justicia belga limitara el número de delitos por el que puedan ser juzgados y les situara en una situación de ventaja frente a Oriol Junqueras y el resto del equipo que se quedó en España. Ninguno de los cinco delitos de los que la juez Carmen Lamela acusaba a Puigdemont (sedición, rebelión, malversación, desobediencia y prevaricación) están en la lista de 32 de la euroorden que permite una entrega casi automática.

La Fiscalía belga ya había suprimido de su petición de entrega la prevaricación, mientras que la rebelión y la sedición tienen un difícil encaje legal en el Código Penal belga. Si la justicia belga hubiera limitado el número de delitos al aceptar la euroorden, Puigdemont sólo habría podido ser juzgado en España por los delitos reconocidos por Bélgica. Los abogados de la defensa -dirigidos por Paul Bekaert, asesor histórico de ETA en Bélgica- alegaban además riesgo de que en España se vulneren los derechos fundamentales del expresidente catalán, en particular el derecho a un juicio justo.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, pidió la semana pasada a sus socios de la UE revisar la lista de delitos incluida en la euroorden para evitar que se repitan casos como el de Puigdemont. Pero la comisaria de Justicia, Vera Jourova, ha rechazado de plano la petición de España. Alega que la orden europea de detención y entrega funciona razonablemente bien y que ampliar los delitos no resolverá los problemas.

El periplo judicial de Puigdemont y los exconsellers en Bélgica comenzó el domingo 5 de noviembre, día que se entregaron a la policía y estuvieron detenidos en la Fiscalía de Bruselas tras la llegada de la euroorden de Lamela. El juez de instrucción decidió esa misma noche dejarlos en libertad vigilada. Desde entonces, se han celebrado dos vistas para decidir sobre la entrega: la primera el 17 de noviembre y la segunda el 4 de diciembre. El procedimiento se paralizó el 5 de diciembre tras la decisión del juez Llarena y ahora se archiva definitivamente.