Trump, relegado a la esquina en la foto oficial de familia del G20

Trump, relegado a la esquina en la foto oficial de familia del G20 Ludovic Marin/Reuters

Europa Proteccionismo

Trump contra el resto del mundo en la cumbre del G20 de Hamburgo

Europa y los países emergentes se alían en defensa del acuerdo climático de París y del sistema de comercio internacional.

Bruselas

Noticias relacionadas

Incluso en la foto de familia oficial de la cumbre de Hamburgo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aparece apartado en la esquina izquierda, mientras que la anfitriona, la canciller Angela Merkel, ocupa una posición central entre sus invitados. Por motivos de protocolo, se ha justificado la organización. Pero la imagen refleja perfectamente la situación de soledad y aislamiento en la que se ha encontrado Trump durante el G20. Un aislamiento que ni siquiera ha podido romper con su primera reunión cara a cara con el presidente ruso, Vladimir Putin.

En los dos principales temas de la agenda de Hamburgo, comercio y lucha contra el cambio climático, el presidente de Estados Unidos ha chocado de nuevo contra el resto del mundo, con la práctica totalidad de países del G20. También con Rusia. El America First y la retórica proteccionista de Trump contrastan con la apuesta por el sistema de comercio internacional de las otras grandes potencias del club.

Y sus principales socios, empezando por la primera ministra británica, Theresa May, y el canadiense Justin Trudeau, han vuelto a pedirle este viernes que reconsidere su decisión de retirarse del acuerdo climático de París. “Le diremos que es importante que asuma un papel de liderazgo a la hora de afrontar el cambio climático y crear buenos empleos”, ha explicado Trudeau en una entrevista al periódico Bild.

May y Trump se han sentado juntos en el G20

May y Trump se han sentado juntos en el G20 John MacDougall/Reuters

Merkel intenta a toda costa evitar que esta imagen de 19 países contra 1 cristalice. “Todos conocemos los grandes retos globales y todos somos conscientes de que el tiempo apremia”, ha dicho la canciller al inicio de la cumbre. “Y las soluciones sólo pueden encontrarse si estamos dispuestos a buscar compromisos y a acercarnos unos a otros pero sin doblegarnos demasiado, porque por supuesto también podemos dejar claro cuando hay diferencias”, ha resaltado.

Alemania quiere lograr que el comunicado final del G20 sea aprobado este sábado por unanimidad, aunque ello signifique descafeinar su contenido. Pero la delegación estadounidense no se lo ha puesto fácil. Los norteamericanos intentan reducir al máximo las referencias al cambio climático y también quieren suprimir cualquier condena al proteccionismo, algo que no convence a los europeos, pero tampoco a las grandes potencias emergentes.

“Hay que evitar el proteccionismo, ese mecanismo simplista que sería equivocado”, ha proclamado el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. En un intento de aislar a Trump justo antes del G20, la UE y Japón anunciaron el jueves de forma precipitada un acuerdo comercial que creará la mayor zona de librecambio del mundo.

No obstante, Juncker también ha avisado de que la UE adoptará represalias si Trump sigue adelante con su plan de imponer recargos arancelarios al acero. Una medida dirigida contra China, pero que también afectaría a socios de EEUU como Canadá, Corea del Sur o Alemania. “Si EEUU impone tarifas a las importaciones de acero europeas, Europa está prepara para reaccionar de forma inmediata y adecuada”, señala el político luxemburgués.

La UE y los emergentes, unidos

La defensa del sistema comercial multilateral no es sólo una prioridad para Europa, sino también para las potencias emergentes. Los líderes del grupo de los BRICS –Brasil, Rusia, India y China- han celebrado una reunión previa al G20 en la que han aprobado una declaración conjunta de rechazo a las ideas de Trump, eso sí, sin citarlo. “Apoyamos firmemente un sistema comercial multilateral basado en reglas, transparente, no discriminatorio, abierto e inclusivo; así como la aplicación de las reglas de la Organización Mundial del Comercio, y nos oponemos al proteccionismo”, señala la declaración.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau Ian Langsdon/Reuters

Pedimos a la comunidad internacional que trabaje conjuntamente para aplicar el acuerdo de París sobre cambio climático”, reclaman los BRICS. Tampoco la decisión de Trump de desvincularse de sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero ha arrastrado de momento a otros países.

Pese a todo, la presidencia alemana del G20 sigue trabajando frenéticamente para tratar de acercar posturas. El último borrador de comunicado subraya que el acuerdo de París es “irreversible”. Pero añade un nuevo párrafo que sostiene que Estados Unidos “trabajará estrechamente con otros socios para ayudarles a acceder y utilizar combustibles fósiles de forma más limpia y eficaz”, según Reuters. Casi todos los líderes están de acuerdo en la necesidad de un comercio libre y justo, pero persisten las diferencias sobre los detalles.

La hora de la verdad será este sábado. Lo que está en juego es la credibilidad del G20, que se puso en marcha tras la crisis financiera de 2007, como foro de discusión y gobierno mundial. Una cumbre sin comunicado o con una declaración firmada sólo por 19 miembros enviaría una señal muy negativa sobre el nuevo orden internacional de la era Trump.