Imagen de la bomba que explotó en el Manchester Arena.

Imagen de la bomba que explotó en el Manchester Arena. The New York Times

Europa

Así fue la bomba que estalló en Manchester: una batería y un interruptor en la mano izquierda

El dispositivo que hizo explotar Salman Abedi estaría ubicado en un chaleco o una mochila. Los expertos aseguran que es muy compleja para asegurarse que no fallara.

E. E.

El suicida del Manchester Arena pudo llevar el explosivo oculto en un chaleco o en una mochila azul y lo habría detonado con un pequeño interruptor con la mano izquierda, según se deriva de las investigaciones de la policía británica que ha desvelado The New York Times.

El análisis de la bomba no especifica el tamaño o el tipo de explosivo que se utilizó pero sugiere que el dispositivo casero fue realizado con mucha precisión. Lo que sí han establecidos los expertos es que Salman Abedi lo llevaba en el torso cuando lo hizo estallar.

Aunque según el congresista republicano Mike McCaul, el explosivo utilizado fue triperóxido de triacetona (TATP), el mismo que en los ataques del Estado islámico contra París, en noviembre de 2015 y en Bruselas, en marzo de 2016.

En el Arena se han encontrado tuercas y tornillos metálicos que habrían ayudado a ampliar los efectos de la explosión y además se ha hallado metralla que penetró en las puertas de metal y que dejaron daños profundos en las paredes.

Las investigaciones revelan que se trató de una carga potente, que explotó a alta velocidad y cuya metralla fue colocada de forma cuidadosa y uniforme, según relata el periódico estadounidense.

La mayoría de las muertes se produjeron en un círculo completo donde Salman Abedi hizo estallar el explosivo.

Las autoridades además han encontrado una batería de plomo de 2,1 amperios, una de las más poderosas que se suelen utilizar en este tipo de explosivo caseros. Estas baterías son usadas habitualmente en iluminaciones de emergencias y pueden adquirirse por menos de 18 euros.

El dispositivo que llevaba el terrorista en la mano izquierda no es un elemento habitual en los suicidas. Los expertos creen que puede ser un interruptor o un temporizador y hasta un receptor que podría haber sido activado de forma remota a través de la señal de radio.

Lo que sí queda claro con este análisis es que no se trata de una bomba sencilla, sino un dispositivo complejo que aseguraba su funcionamiento y muchas muertes.