Votantes en lo alto de la torre ADAM de Ámsterdam

Votantes en lo alto de la torre ADAM de Ámsterdam Cris Toala Olivares/Reuters

Europa

Los lugares más locos en los que votan los holandeses

Hay colegios electorales en lo alto de un rascacielos, en una isla desierta o dentro de un museo.

Bruselas

Noticias relacionadas

Los principales líderes políticos que se presentan a las elecciones en Holanda, incluyendo el islamófobo Geert Wilders y el actual primer ministro, Mark Rutte, han depositado su voto a primera hora de la mañana en unas urnas que recuerdan a papeleras. La mayoría de los 9.000 colegios electorales distribuidos por todo el país se encuentran en escuelas, gimnasios o centros comunitarios. Pero en algunos casos las urnas se han instalado en sitios más exóticos. Estos son los más especiales, según la clasificación elaborada por la cadena pública NOS:

El colegio electoral en un rascacielos

El colegio electoral en un rascacielos Cris Toala Olivares/Reuters

EN LO ALTO DE UN RASCACIELOS. El colegio electoral más alto de Países Bajos está situado en el piso 20 de la torre ADAM, al lado de la estación central de Ámsterdam. Cualquier otro día, subir aquí cuesta una entrada de 12,5 euros. Este miércoles, los votantes pueden disfrutar gratis las espectaculares vistas de la ciudad.

EN UNA ISLA DESIERTA. Es probablemente el lugar de votación más especial en estas elecciones: una isla deshabitada de forma esférica en el parque natural Marker Wadden, al norte de Holanda. Sólo se puede llegar en barco y el viaje cuesta 3 horas y media. El último sale a las 16:00 horas y se han registrado colas desde primera hora de la mañana.

EN UN TEMPLO EGIPCIO. Uno de los colegios electorales se ha instalado en el Museo Nacional de Antigüedades de la localidad de Leiden. La cabina de votación está al lado de un templo egipcio de 2.000 años de antigüedad. Pero para ver el resto del museo, los votantes tienen que comprar entrada.

EN UN MUSEO. También se puede votar en el Museo Municipal de la Haya y contemplar después los cuadros de Mondrian que exhibe. Aquí el ticket sí es gratis.

EN CASA DE WIM Y ELLY. Se trata del centro de votación más pequeño de toda Holanda y funciona desde 1948. Está instalado en la sala de estar de Wim y Elly Westhoff, un matrimonio de la pequeña localidad de Marle, con tan solo 49 votantes. Los anfitriones sirven café e incluso bebida por la tarde.

CON EL COCHE. En el municipio de Zuidplas, al sur de Holanda, los vehículos circulan por el interior del colegio electoral. Eso sí, los votantes tienen que bajarse un momento para depositar su sufragio. 

DENTRO DEL PARLAMENTO HOLANDÉS. Los residentes en La Haya pueden votar dentro del propio Parlamento holandés, cuya composición determinarán sus sufragios.