Trump en la cumbre de la OTAN.

Trump en la cumbre de la OTAN. Reuters

EEUU Política

Trump se embarca en una guerra de ataques y aranceles para esquivar el 'impeachment'

Donald Trump se enfrenta este miércoles a una nueva y decisiva etapa del impeachment. La audiencia se centrará en la llamada telefónica entre Trump y el presidente de Ucrania, Volodomyr Zelensky, en la que el presidente de Estados Unidos pidió al mandatario ucraniano que investigara a Joe Biden e intentará averiguar si Trump amenazó con retener asistencia militar de EEUU para presionar a Ucrania a hacerlo.

En presidente se ha negado a cooperar con la investigación en todo momento, tildando el proceso de "caza de brujas". Este mismo martes, de visita a Londres para la cumbre de la OTAN, Trump ha vuelto a calificar el proceso de "engaño", acusando a los demócratas de "actuar para sacar réditos políticos". 

Trump debería acudir a la audiencia de este miércoles pero la Casa Blanca ha anunciado que ni el presidente, ni un representante, estarán presentes. La semana pasada, el presidente del Comité, Jerrold Nadler, dijo que Trump sólo tenía dos opciones: podría asistir o "dejar de quejarse del proceso".

"El pueblo estadounidense merece transparencia", ha destacado el presidente de la comisión. "Si el presidente piensa que la llamada a Zelenski fue perfecta, entonces no tiene nada que ocultar y debería entregar los documentos solicitados por el Congreso", ha aseverado.

Aranceles

Y mientras en el Congreso la investigación sigue su curso, Trump sigue en su estrategia de disparar contra todos. Este lunes, el Gobierno estadounidense anunció la imposición de aranceles por valor de 2.400 millones de dólares de hasta el 100 % del valor de ciertos productos franceses en respuesta a la imposición de una tasa del Ejecutivo de Emmanuel Macron sobre los ingresos de los servicios digitales de grandes tecnológicas de EEUU, como Google y Facebook.

Esta medida del Gobierno de Donald Trump llega meses después de que Francia promulgara oficialmente en julio la conocida como tasa GAFA (por Google, Apple, Facebook y Amazon), que fija la imposición del 3 % sobre la facturación del negocio digital de esas empresas para obligarles a pagar impuestos en Francia por los beneficios que obtienen gracias a los internautas franceses.

El impuesto francés afecta a las compañías cuyos ingresos anuales superan los 750 millones de euros a nivel mundial, de forma que unas 30 empresas podrían verse afectadas, la mayoría estadounidenses, aunque la lista también incluye a firmas chinas, británicas y alemanas.

Ataques a Macron

Además, Trump ha atacado al presidente francés por unas declaraciones a la revista The Economist en las que decía que la OTAN estaba "en muerte cerebral". "Creo que es un insulto" y "quedé sorprendido" por la frase utilizada por Macron, subrayó el presidente de EEUU, al tiempo que consideró que ha sido una manifestación "peligrosa" porque "nadie necesita más a la OTAN que Francia".

El presidente de EEUU resaltó aún que desde que llegó a la Casa Blanca en 2016, más países están contribuyendo a las arcas de la Alianza Atlántica pero opinó que no era justo que su país estuviera haciendo los aportes de fondos requeridos mientras otros miembros quedaron rezagados en sus contribuciones.

También Brasil y Argentina han estado en la diana del presidente de EEUU. Trump ha decidido restablecer los aranceles al aluminio y al acero que Estados Unidos compra a los países latinoamericanos. El regreso del impuesto fue, segundo Trump, un castigo a "la devaluación masiva" del peso y el real, con una pérdida de su valor del 60% y el 20%, respectivamente. Trump considera que Argentina y Brasil se aprovechan de la fortaleza del dólar para ganar en competitividad y castigar así a los agricultores de Estados Unidos. 

Bolsonaro y Macri, con los que Trump dice tener buenas relaciones, fueron cruciales para que los dos países quedaran fuera de las listas de países castigados por los aranceles decretados por Trump por su guerra comercial con China. Pero ahora, Trump ha decidido avanzar con los aranceles. 

Esta vez, tampoco han faltado el ataque a los medios de comunicación. Trump ha anunciado que no acreditará a periodistas de la cadena Bloomberg en actos de campaña, según ha anunciado este lunes la campaña para la reelección de Trump en los comicios de noviembre de 2020.

El director de campaña de Trump, Brad Parscale, ha anunciado la medida unos días después de que el canal anunciara que no impulsaría reportajes de investigación sobre el dueño de la cadena, Michael Bloomberg, que recientemente ha anunciado su precandidatura presidencial por el Partido Demócrata.