Bernard Freundel, el rabino voyeur de Washington DC.

Bernard Freundel, el rabino voyeur de Washington DC. The Washington Post / Lloyd Wolf

EEUU Escándalo

Varias organizaciones judías ortodoxas indemnizarán a las víctimas de un rabino voyeur de EEUU

Bernard Freundel instaló cámaras ocultas en los vestuarios para filmar a sus víctimas durante los baños de purificación judíos.

Distintas organizaciones judías ortodoxas alcanzaron este martes un acuerdo de compensación multimillonario con las víctimas de un rabino voyeur de EEUU que las estuvo grabando durante años en los vestuarios de unos baños de purificación judíos.

Cuatro entidades ortodoxas, incluida la sinagoga que el propio rabino lideraba en Washington, firmaron este martes un pacto de 14,25 millones de dólares con las jóvenes que fueron espiadas por Bernard Freundel, condenado por el abuso en 2015 a más de seis años de cárcel, informó en un comunicado la defensa de las demandantes.

Entre las víctimas, que habían reclamado un montante total de 100 millones de indemnización, se encuentran 150 mujeres que fueron grabadas de forma oculta por el rabino y otras que habían estado en las instalaciones coincidiendo con el condenado.

Freundel, que se encuentra en prisión, grababa a las jóvenes mientras se cambiaban de ropa en unos vestuarios contiguos a un "mikveh" (baño de purificación).

El acuerdo se enmarca en una demanda presentada contra varias organizaciones que supuestamente no hicieron lo necesario para resolver la situación, entre ellas la propia sinagoga del barrio residencial de Georgetown, aunque estas han argumentado que no tuvieron conocimiento previo de sus actos.

Las entidades explicaron que aunque estaban convencidas de que la demanda terminaría resolviéndose a su favor, el acuerdo responde a los intereses de las dos partes.

La asociación que ha ejercido la defensa de las víctimas, Sanford Heisler Sharp LLP, incidió en que el acuerdo permite a las jóvenes dar respuesta a sus traumas gracias a las fórmulas escogidas para acceder a los fondos de la compensación.

En total, las víctimas confirmadas recibirán una cantidad de 25.000 dólares, mientras que aquellas mujeres que utilizaron los vestuarios pero que no se ha confirmado si fueron filmadas podrán acceder a 2.500 dólares de indemnización.

El pacto tiene que ser aún ratificado por un tribunal de la capital de EEUU.