Donald Trump durante el discurso sobre el Estado de la Unión.

Donald Trump durante el discurso sobre el Estado de la Unión.

EEUU Discurso sobre el Estado de la Unión

Trump asegura que está haciendo de EEUU un país "seguro, fuerte y orgulloso"

El presidente de EEUU ha presumido también de los avances en la lucha contra el Estado Islámico, al asegurar que la coalición que lidera Washington "ha liberado casi el 100% del territorio" controlado por los terroristas en Irak y Siria.

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha hecho este martes una llamada al optimismo y la unidad en su primer discurso sobre el Estado de la Unión, en el que ha reivindicado un "nuevo momento estadounidense" y ha pedido a los ciudadanos convivir como "un solo equipo" y "una familia".

Trump ha afirmado que está haciendo de Estados Unidos un país "seguro, fuerte y orgulloso", y que quiere que todos los estadounidenses conozcan "la dignidad del trabajo duro", la garantía de estar seguros en casa y el orgullo patriótico por su país.

"Este es nuestro nuevo momento estadounidense. Nunca ha habido un mejor momento para comenzar a vivir el sueño americano", ha indicado el presidente ante ambas Cámaras del Congreso.

"Esta noche quiero hablar sobre el tipo de futuro que vamos a tener y el tipo de nación que vamos a ser. Todos nosotros juntos, como un solo equipo, un pueblo y una familia estadounidense", ha explicado Trump, y ha asegurado que ha empezado a "restaurar los lazos de confianza entre los ciudadanos" y su Gobierno.

El presidente también ha presumido de los avances en la lucha contra el Estado Islámico (EI), al afirmar, como ya aseguró la semana pasada en Davos (Suiza), que la coalición que lidera Washington "ha liberado casi el 100% del territorio que una vez controlaron estos asesinos en Irak y Siria".

"Pero queda mucho más trabajo por hacer. Seguiremos luchando hasta que el EI sea derrotado", ha aseverado Trump ante su audiencia.

Con respecto a su política exterior, ha argumentado que "la complacencia y las concesiones sólo incitan a la agresión y la provocación", y ha prometido "no repetir los errores" de sus predecesores en ese sentido.

Además, ha celebrado haber "pasado página después de décadas de acuerdos comerciales injustos que sacrificaron la prosperidad" de EEUU, y ha pedido al Congreso que apruebe pronto una multimillonaria inversión en infraestructuras.

"Estados Unidos es un país de constructores. Construimos el Empire State en sólo un año. ¿No es una desgracia que ahora nos lleve diez años que se apruebe un solo permiso para una simple carretera?", se ha preguntado el ex magnate inmobiliario.

En cuanto a la inmigración, ha prometido que sus prioridades en la materia ayudarán tanto a los trabajadores estadounidenses como "a las comunidades que están sufriendo, especialmente las comunidades de inmigrantes".

"Esta noche extiendo una mano abierta para trabajar con miembros de ambos partidos, demócratas y republicanos, para proteger a nuestros ciudadanos de todo tipo de origen, color y credo", ha señalado.

Trump ha recordado que en diciembre pasado se aprobó una reforma fiscal que ha repercutido en gratificaciones para "más de 3 millones de trabajadores", y se ha vanagloriado de haber eliminado, en su primer año en el poder, "más regulaciones que ningún otro gobierno en la historia" de EEUU.

"Hemos acabado con la guerra a la energía estadounidense, y hemos acabado con la guerra contra el carbón limpio. Ahora somos un exportador de energía al mundo", ha expuesto el presidente, empeñado en mostrar su balance más optimista.