Lanzamiento de un misil Tomahawk desde el USS Ross.

Lanzamiento de un misil Tomahawk desde el USS Ross. REUTERS

EEUU

Trump lanza misiles contra una base en Siria en represalia por el ataque con armas químicas

Ordena bombardear con misiles de crucero la base de Shayrat, de donde creen que partió el ataque químico. Rusia, que podría tener tropas sobre el terreno, fue "informada".

Noticias relacionadas

Las fuerzas militares estadounidenses lanzaron hoy un total de 59 misiles de crucero desde dos de sus buques militares ubicados en el Mediterráneo, concretamente en Rota, contra la base aérea de Shayrat, en la ciudad siria de Homs, desde la que el Gobierno estadounidense cree que partieron las aeronaves que lanzaron las armas químicas que acabaron este martes con la vida de alrededor de ochenta civiles

Al menos seis militares sirios, entre ellos un comandante de la Fuerza Aérea, han muerto en el ataque.

Además de las víctimas mortales, el ataque produjo decenas de heridos y destruyó "casi completamente" la base aérea, que es la segunda más importante de las fuerzas gubernamentales sirias, según un comunicado del Observatorio.

Previamente, Estados Unidos alertó a las fuerzas militares rusas sobre el terreno de que iban a efectuar un ataque contra la base en respuesta al ataque contra la localidad de Jan Shijún por parte del Gobierno de Bashar Al Asad.

EEUU bombardea Siria en represalia por el ataque con armas químicas

Asimismo, el presidente Donald Trump informó personalmente a su homólogo chino Xi Jingping de la operación en su encuentro oficial en Florida.

"Las fuerzas rusas fueron notificadas con antelación a través de las líneas de comunicación establecidas", apuntó en un comunicado el portavoz del Pentágono, Jeff Davis, quien añadió además que los lanzamientos fueron específicamente orientados para evitar "la muerte de civiles y en cumplimento de la Ley de Conflicto Armado".

"Los estrategas militares estadounidenses tomaron precauciones para minimizar el riesgo para el personal ruso y sirio situado en la base aérea", indicó Davis.

El portavoz aseguró además que aunque el Pentágono aún está evaluando los efectos del ataque, ya han comprobado que "ha dañado de consideración o destruido" aeronaves sirias, elementos de infraestructura y otro tipo de equipamiento, lo que "reducirá la capacidad del Gobierno sirio de hacer uso de armas químicas".

Un plano aéreo de la base que ha sido bombardeada.

Un plano aéreo de la base que ha sido bombardeada. Efe

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, aclaró que las fuerzas rusas fueron notificadas pero no hubo un contacto directo con el Kremlin.

"No se hicieron contactos con Moscú, ni con el presidente (Vladimir) Putin, aunque se siguieron los acuerdos militares de descentralización", apuntó el secretario de Estado ante un grupo de periodistas después de que el presidente Donald Trump confirmara haber dado la orden de ataque.

"Rusia debía localizar estas armas, asegurarlas y destruirlas. Debían actuar como garantes, y es evidente que Rusia ha fallado en su responsabilidad", agregó Tillerson respecto a los acuerdos alcanzados con Siria para que dejara de hacer uso de este tipo de armas tras otro ataque similar que tuvo lugar en 2013.

"O bien Rusia ha sido cómplice o bien Rusia ha sido simplemente incompetente en su capacidad para cumplir con ese acuerdo", insistió el jefe de la diplomacia de Estados Unidos.

El Gobierno ruso había advertido de las "consecuencias" de una acción unilateral por parte de Estados Unidos contra Siria, mientras que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sigue sin ponerse de acuerdo sobre una resolución, precisamente por el veto ruso.

"La base será reconstruida"

El gobernador de la provincia siria de Homs, Talal al Barazi, ha asegurado que la base aérea del régimen sirio atacada por las Fuerzas Armadas estadounidenses será reconstruida para que retome las operaciones contra el grupo terrorista Estado Islámico.

"La base aérea atacada reanudará sus operaciones en breve para proseguir la lucha contra el terrorismo", ha señalado, según recoge la agencia rusa de noticias Sputnik.

El gobernador de Homs asegura que los avances contra el IS son llamativos: "Se han liberado campos gasísticos, así como la ciudad de Palmira y sus alrededores".

Países a favor del ataque

Reino Unido se ha mostrado totalmente a favor del ataque a la base controlada por el régimen sirio de Bashar al Asad. Un portavoz de la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, indicó que la acción militar es "la respuesta apropiada" a la "salvaje" agresión perpetrada por el Ejército sirio contra civiles con armas químicas.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, acusaron a Al Asad, en un comunicado conjunto, de "la masacre".

También el Gobierno turco ha apoyado a Estados Unidos pero ha pedido que la comunidad internacional mantenga la presión "hasta el final".

"(El ataque) Lo consideramos positivo, pero hay que llevarlo hasta el final y creemos que es imprescindible que al régimen de Al Asad se le castigue completamente en el ruedo internacional", declaró el viceprimerministro de Turquía, Numan Kurtulmus.

Reacción de España

El ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, ha subrayado que España espera que toda la comunidad internacional reaccione contra el uso de armas químicas en territorio sirio, "un crimen contra el Derecho Internacional", y consiga encontrar la salida para una Siria "pacífica y unida".

En una breve declaración institucional sin admitir preguntas ofrecida a los periodistas que cubren la visita de Estado de los Reyes de España a Japón, Dastis subrayó que "el uso de armas químicas es un crimen contra el Derecho Internacional".

"Por tanto, nosotros lo condenamos expresamente y esperamos que toda la comunidad internacional reaccione y consiga encontrar una salida a la situación en Siria que coincida con los parámetros que siempre hemos defendido: una Siria pacífica y unida en el futuro".