El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante una intervención en Washington.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante una intervención en Washington. Yuri Gripas Reuters

EEUU

Obama promete tomar medidas contra Rusia tras acusar a Putin de interferir en las elecciones

El presidente saliente no cree que la derrota de Clinton pueda atribuirse a estas filtraciones y critica la actitud de Trump.

Washington DC

Noticias relacionadas

La Casa Blanca, con Barack Obama al frente, y las filas demócratas en el Congreso preparan ya “una respuesta proporcional” contra Rusia y su presidente, Vladimir Putin, al que acusan de dirigir personalmente la campaña de ciberataques contra EEUU para interferir en las pasadas elecciones presidenciales, y que que podría incluir sanciones al país e incluso la publicación de datos comprometedores sobre el líder ruso. Esto chocaría con las intenciones del presidente entrante, Donald Trump, que inicia su mandato el 20 de enero, de mejorar las relaciones con el Kremlin.

El presidente saliente, Barack Obama, ha garantizado esta noche que habrá respuesta por parte de EEUU. "Creo que no hay duda de que cuando cualquier gobierno extranjero intenta impactar sobre la integridad de nuestras elecciones, necesitamos tomar medidas, y lo haremos en el momento y lugar que elijamos", afirmó el comandante en Jefe durante una entrevista con la radio pública NPR, en la que avanzó que algunas de estas acciones "pueden ser explícitas y públicas, y otras pueden no serlo".

No obstante, el mandatario recordó que las investigaciones aún no han concluido. "Todavía hay una amplia gama de evaluaciones que tienen que realizar las agencias", dijo en referencia a la revisión de los ciberataques que se están llevando a cabo. "Así que cuando reciba un informe final, podremos entender mejor esas motivaciones" de Moscú, añadió.

Antes de subrayar que, en cualquier caso, "todo el mundo durante las elecciones percibió con precisión que el hackeo ruso creó más problemas para la campaña de Clinton de lo que tenía para la campaña Trump". "No hay duda de que contribuyó a una atmósfera en la que el único enfoque durante semanas y meses fueron los correos electrónicos de Hillary, la Fundación Clinton, los chismes políticos que rodean al Partido Demócrata", aseveró.

Pese a la claridad de sus críticas a Rusia, Obama no atribuyó la derrota de Clinton a la filtración de estas informaciones, ya que "las elecciones siempre pueden resultar de otra manera y nunca se sabe qué factores van a marcar la diferencia". Tampoco implicó a Trump en en esta operación. "Ellos entendieron lo que todo el mundo entendió, que esto no era bueno para la campaña de Hillary Clinton", dijo el presidente.

Ya han comenzado a alzarse voces pidiendo una respuesta proporcional contra el ataque perpetrado por Moscú

El mandatario saliente admitió que cada "gran potencia" espía y recopila información mutua, pero matizó que "hay una diferencia entre ese tipo de ciberataques maliciosos para robar secretos comerciales o el espionaje industrial, algo que los chinos hacen, y activar la inteligencia para influir en las elecciones".

En las últimas horas, los servicios secretos estadounidenses han filtrado a través de portavoces anónimos a varios medios de comunicación de ámbito nacional como la CBS, la ABC o la NBC que Putin, que en el pasado fue agente de la KGB, estaba al tanto e incluso ordenó personalmente el robo de más de 20.000 correos electrónicos del Partido Demócrata, entre otros documentos sensibles, para perjudicar a Hillary Clinton en la campaña electoral.

Según la NBC, los funcionarios de estas agencias consideran con "un alto nivel de confianza" que el líder ruso estuviera detrás de una campaña encubierta para interferir en los comicios, aunque de momento no ha trascendido ninguna evidencia o prueba física más allá de la versión de estas agencias. No obstante, las citadas fuentes están advirtiendo a los medios de que no esperen huellas dactilares o documentos firmados que acrediten el papel protagonista de Putin, ya que las investigaciones se basan en "fuentes diplomáticas y espías que trabajan para los aliados de EEUU".

Pese a esto, ya han comenzado a alzarse voces pidiendo una “respuesta proporcional” contra el ataque. La senadora demócrata Dianne Feinstein, de California, el principal miembro del comité de inteligencia del Senado, afirmó esta noche en una entrevista con la CNN que la actuación del presidente ruso es “grave” y que “afectará a las relaciones” con ese país. Tras rechazar que pueda compararse esta operación con un acto de guerra, sí se mostró partidaria de dar una “respuesta proporcional” a Rusia.

Putin se vengó de Clinton

Michael McFaul, embajador de EEUU en Moscú de 2012 a 2014, aporta algunas claves para entender la actitud en este asunto de Moscú, que hasta ahora ha negado cualquier implicación. Al poco de trascender la noticia, aseguraba que le parecía “completamente plausible” que el presidente ruso estuviera involucrado personalmente, ya que en aquel país “todo gira en torno a sus decisiones”.

En su opinión, la intervención del Kremlin perseguía “tanto apoyar a Trump como dañar a Hillary Clinton”. Según indicaba el diplomático en una entrevista con la cadena de radio pública NPR, Putin considera que la ex secretaria de Estado “interfirió en las elecciones parlamentarias rusas de 2011 al calificarlas de injustas y decir que no fueron libres”. En aquella ocasión, cabe recordar, ambos líderes se enfrentaron públicamente y Moscú acusó a la demócrata de estar alentando las protestas de los opositores.

La exsecretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton.

La exsecretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton. Jonathan Ernst Reuters

Al margen de esta particular aversión a Clinton, que además mantenía una postura más dura contra los intereses del Kremlin, según este experto Putin también estaría interesado en un presidente como Trump, más proclive a levantar las sanciones contra su país y apoyar su postura en la guerra de Siria o en la crisis de Ucrania.

Susan Hennessey, ex abogada de la Agencia Nacional de Seguridad, pone el acento en la respuesta que EEUU dé a este ataque. “Es importante mandar un mensaje muy claro a Rusia y a todos los que estén escuchando”, avisa en la misma emisora, mientras cita como posibles acciones nuevas sanciones económicas o la publicación de información sensible sobre Putin.

Putin estaba al corriente del ataque

El secretario de Prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, ya confirmó el miércoles que habría consecuencias, aunque no concretó ni cuáles ni cuándo. “El presidente cree que con lo que sabemos sobre lo que hizo Rusia es necesario una respuesta proporcionada”, añadió, antes de afirmar que Putin “obviamente sabía” del ciberataque contra EEUU, ya que es impensable que no estuviera al tanto de una operación de este tipo.

Esta opinión la comparte el asesor adjunto de seguridad nacional de Barack Obama, Ben Rhodes, al anotar en declaraciones a la cadena MSNBC que "en última instancia, Vladimir Putin es el funcionario responsable de las acciones del gobierno ruso". A su juicio, "cosas de esa importancia", en referencia al espionaje, no suceden "sin que Putin lo sepa".

Desde octubre el gobierno estadounidense viene alertando de ciberataques de Rusia con la intención de manipular las elecciones

Por su parte, el secretario de Estado, John Kerry, no quiso comentar la presunta implicación de Putin, pero recordó que Obama "emitió una advertencia" durante la campaña electoral, aunque no quiso ir más allá para no dar la impresión de estar favoreciendo a uno de los dos candidatos.

No en vano, desde octubre el gobierno estadounidense viene alertando de ciberataques de Rusia con la intención de manipular las elecciones. Un reciente informe de la CIA, divulgado la semana pasada, indica que esa y otras agencias de inteligencia confirmaban aquel temor de la administración, y que el propósito no sólo era desestabilizar, sino ayudar a ganar a Trump.

TRUMP, CON MOSCÚ

Rusia ha negado en varias ocasiones su implicación en esos ciberataques y Trump se ha mantenido del lado de Moscú, al tachar de "ridícula" la conclusión de la CIA de que el Kremlin le ayudó a ganar las elecciones con esos ciberataques.

Este mismo jueves, a través de su cuenta de Twitter, Trump puso de nuevo en duda las conclusiones de los servicios de inteligencia y de la administración Obama sobre el pirateo ruso. "Si Rusia, o alguna otra entidad, estaba pirateando. ¿Por qué la Casa Blanca perdió tanto tiempo para actuar? ¿Por qué solo se quejan después de que Hillary (Clinton) perdió?", denunció Trump.

En el Congreso mientras tanto siguen dándose pasos para emprender una investigación, como están solicitando senadores de ambos partidos, sobre los ciberataques rusos. En un comunicado, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes del Congreso, Nancy Pelosi, pidió que una investigación "independiente y bipartidista" sobre las recientes informaciones acerca de la "implicación personal" de Putin en el pirateo.

El propio Obama ordenó la semana pasada a las agencias de inteligencia realizar una revisión exhaustiva de los ataques cibernéticos contra el proceso electoral precisamente para recabar evidencias que puedan ser presentadas al Congreso, previsiblemente antes de que él deje la Casa Blanca el 20 de enero.