Juan Guaido durante un discurso en la Asamblea Venezolana.

Juan Guaido durante un discurso en la Asamblea Venezolana. Reuters

América

La autopsia al militar venezolano confirma la tortura del régimen de Maduro, según Guaidó

Señalan entre las causas de la muerte el aplastamiento, la tortura, traumatismos y electroestimulación.

Noticias relacionadas

El autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, Juan Guaidó, ha alertado este miércoles de que existe una "situación irregular" con la entrega del cuerpo del capitán de corbeta Rafael Acosta, que falleció bajo custodia de las fuerzas de seguridad venezolanas. 

"Alertamos al mundo de una situación irregular con la entrega del cuerpo del Capitán de Corbeta, ascendido a Capitán de Fragata, Acosta Arévalo. Fiscal Josefin Bravo Carrillo y los funcionarios de la morgue no podrán eludir su responsabilidad", ha indicado el presidente de la Asamblea Nacional a través de su cuenta en la red social Twitter. 

Según la autopsia que se ha filtrado y que ha difundido este miércoles el periodista local Eligio Rojas, Acosta sufrió graves lesiones que le provocaron la muerte.

"La necropsia de ley practicada al cadáver del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo determinó como causa de muerte 'edema cerebral severo debido a insuficiencia respiratoria aguda, debido a rabdomiolisis por politraumatismo generalizado'", ha informado Rojas en Twitter, adjuntando una fotografía del documento.

La rabdomiólisis supone la liberación al riego sanguíneo de diversas sustancias contenidas normalmente en las células del tejido muscular. Se produce cuando hay necrosis muscular.

"La rabdomiólisis tiene entre sus causas el aplastamiento, la tortura, traumatismos, electroestimulación...", ha indicado en Twitter Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano, una organización venezolana dedicada al seguimiento de las fuerzas de seguridad. 

Para San Miguel, este documento prueba que "Acosta fue brutalmente torturado hasta ocasionarle la muerte", por lo que ha instado a la Fiscalía a cambiar los cargos de homicidio imputados a los dos agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) detenidos.