El candidato Jair Bolsonaro.

El candidato Jair Bolsonaro. EFE

América

Bolsonaro pide disculpas por el comentario de su hijo que amenazaba con cerrar el Supremo

El ultraderechista Jair Bolsonaro, máximo favorito para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del domingo en Brasil, pidió este lunes disculpas al Poder Judicial después de que uno de sus hijos afirmase en un vídeo que bastan "un soldado y un cabo" para "cerrar" la Corte Suprema.

"Hablé con él, reconoció su error y pidió disculpas. Yo también, en su nombre, pido disculpas al Poder Judicial. No fue su intención atacar a quien quiera que sea", afirmó Bolsonaro en una entrevista en el "Jornal Nacional", el telediario de mayor audiencia de Brasil.

El vídeo en cuestión es de hace cuatro meses, pero solo circuló masivamente por Internet y fue recogido y dado a conocer por los medios de comunicación a partir de este fin de semana, generando una intensa polémica en el país en las últimas horas.

En él aparece uno de sus vástagos, Eduardo Bolsonaro, reelegido como diputado federal en las elecciones legislativas del pasado día 7, impartiendo una conferencia en la que es preguntado sobre la posibilidad de que un eventual triunfo de su padre en las presidenciales fuera desconocido por el Supremo.

"No creo que eso sea probable, pero, en ese caso, entraríamos en un estado de excepción y el tribunal va a tener que pagar para ver", respondió Eduardo Bolsonaro, quien apuntó que si fuera necesario "cerrar" la corte, bastaría con enviar apenas "un soldado y un cabo".

Su padre, Jair Bolsonaro, indicó que no tenía conocimiento del vídeo y espera que, "como todos podemos errar", que "los hermanos del Poder Judicial den por cerrada esta cuestión".

La declaración de Eduardo Bolsonaro fue condenada por el presidente del Supremo, Jose Días Toffoli, quien hoy aseguró que "atacar al Judiciario es atacar a la democracia", y por el decano de la corte, José Celso de Mello, quien lo tildó de "golpista".

Según una encuesta divulgada hoy por la firma MDA, Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) se convertirá en el nuevo presidente de Brasil con un 57% de los votos válidos, frente al 43% que conseguiría el candidato progresista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores.