El ministro venezolano de Comunicación y Cultura, Jorge Rodríguez.

El ministro venezolano de Comunicación y Cultura, Jorge Rodríguez. Carlos Javier Efe

América

Venezuela se muestra optimista "al 98%" de que habrá acuerdo con la oposición

"Sólo falta ponernos de acuerdo en dos puntitos de los seis puntos de discusión", asegura Jorge Rodríguez, representante del oficialismo.

El jefe negociador del Gobierno de Venezuela en el diálogo que sostiene con la oposición de su país en República Dominicana, Jorge Rodríguez, afirmó este martes que las conversaciones continuarán el miércoles, cuando se espera anunciar un acuerdo.

"Estoy casi seguro, en un 98%, de que habrá acuerdo", declaró Rodríguez a la prensa, tras concluir las conversaciones de este martes con la oposición venezolana en la Cancillería dominicana.

"Sólo falta ponernos de acuerdo en dos puntitos de los seis puntos de discusión", agregó el representante oficialista.

Rodríguez, ministro de Comunicación del Gobierno que preside Nicolás Maduro, también dijo que el chavismo y la oposición acordaron continuar las conversaciones durante el resto de la noche, y retomar el diálogo el miércoles por la mañana.

Destacó que la segunda jornada consecutiva del diálogo en Santo Domingo ha resultado en un "largo día por la paz, por la vida y el futuro" de Venezuela.

En ese sentido, aseguró que el Gobierno venezolano no escatima esfuerzos ni tiempo para dar a conocer la "buena nueva" de que "hemos logrado" un acuerdo definitivo tras las reuniones de este martes.

Rodríguez aseguró que en Venezuela habrá elecciones presidenciales este año y destacó que su mandatario, Nicolás Maduro, es un "campeón" que busca la tranquilidad del país.

Mientras que Jorge Rodríguez se mostraba optimista sobre los resultados de estas reuniones, la oposición, encabezada por el diputado Julio Borges, no hizo ninguna declaración.

Adelanto electoral

El Gobierno venezolano y una dividida oposición retomaron el lunes las conversaciones tras el polémico adelanto de las elecciones presidenciales en las que Maduro aspira a la reelección.

El adelanto electoral, así como el proceso obligatorio de validación de formaciones que decretó la Asamblea Constituyente, formada sólo por oficialistas, marcan esta nueva ronda de conversaciones, que ambas partes iniciaron el lunes, continuaron el martes y ahora acordaron extender hasta el miércoles de esta semana.

La oposición anunció el sábado pasado que exigirá en esta nueva ronda "garantías electorales que permitan unas elecciones justas" y señaló que estas conversaciones representan "una oportunidad definitiva para que el Gobierno revise sus recientes decisiones".

La oposición volvió al diálogo sin el apoyo de Voluntad Popular (VP), el partido del dirigente privado de libertad Leopoldo López, que optó por abandonar las conversaciones tras el adelanto de las presidenciales para antes de mayo y el proceso obligatorio de validación de formaciones que también decretó la Asamblea Constituyente.

Los otros aspectos centrales para la oposición en este diálogo son la apertura de un canal humanitario que permita el envío de medicinas y alimentos, la liberación de los privados de libertad que considera "presos políticos" y la restitución de los poderes constitucionales de los que fue despojado el Parlamento.

En tanto, el oficialismo exige el levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre algunos de sus funcionarios y el reconocimiento de la Asamblea Constituyente, un órgano plenipotenciario integrado sólo por oficialistas y no reconocido por numerosos gobiernos.

En la reunión de este martes participaron el mandatario dominicano, Danilo Medina, y el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero. También contó con el acompañamiento de representantes del Gobierno de Chile a solicitud de la oposición, y de Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Granadinas, invitados por el Ejecutivo de Nicolás Maduro.

El diálogo para buscar una salida a la grave crisis política y económica del país suramericano contaba además con el acompañamiento de México, que la semana pasada se retiró tras la convocatoria unilateral de elecciones presidenciales por parte del oficialismo venezolano.