El sacerdote rapero

El "sacerdote rapero" Daily Nation

África

Suspendido un sacerdote en Kenia por cantar sus sermones a ritmo de rap

Los jóvenes no entienden la decisión de la jerarquía eclesiástica de alejar al "cura rapero" un año del púlpito. "Hay otras formas de hacer las cosas", dice el vicario.

La Iglesia católica de Kenia ha suspendido a un sacerdote por predicar el evangelio a ritmo de rap en la diócesis de Homa Bay (oeste del país), confirmaron este sábado las autoridades eclesiásticas.

El padre Paul Ogalo, de 45 años y quien oficiaba en la parroquia de Santa Mónica, en la localidad de Rapogi, fue suspendido el pasado día 3 por un año para que "reconsidere su manera" de dar los sermones.

"Es verdad que la Iglesia ha adoptado medidas disciplinarias contra él. Ha sido suspendido porque el uso de la música rap no se permite en los sermones", explicó el obispo Philip Anyolo, jefe de esa diócesis, citado por el diario local Daily Nation.

"Uso el rap para atraer a los jóvenes a la iglesia"

Micrófono en mano, Ogolo, quien suele cambiar la sotana por una camisa, pantalones cortos y un pañuelo anudado a la cabeza al estilo pirata, entretiene a sus feligreses con rap para urgir a la juventud a evitar "las semillas del mal del mundo y encomendarse a Cristo".

"Uso la música rap para traer (..) a los jóvenes a la Iglesia. Por tanto, los acerco a Cristo", dijo recientemente el cura, quien también busca con ese estilo alejarlos de amenazas como las drogas y hacer que abracen causas de justicia social.

Algunos de sus seguidores, como Benard Oketch, de 28 años, no se han tomado nada bien la decisión de la jerarquía católica y han advertido de que dejarán de ir a misa.

"El padre Paul ha sido nuestro mentor. Él utiliza el lenguaje que entienden los jóvenes. Ha salvado a miles de jóvenes de la droga", afirmó Oketch.

Pese a la suspensión, el "sacerdote rapero" podrá acudir a misa como un fiel más hasta que entienda, en palabras del vicario judicial Charles Kochiel, que hay otras "formas de hacer las cosas".