Gibraltar podría afrontar problemas tras el 'brexit'.

Gibraltar podría afrontar problemas tras el 'brexit'. Jon Nazca/Reuters

Mundo

Reino Unido alerta a Gibraltar: un 'brexit' duro provocaría problemas y retrasos fronterizos

En el plan de contingencia publicado por el Gobierno se alerta sobre una interrupción en el traslado de alimentos, medicamentos y el transporte de residuos. 

Noticias relacionadas

El Gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, ha advertido este miércoles a Gibraltar de que un brexit caótico provocará una interrupción del suministro de mercancías y retrasos de más de cuatro horas en la circulación de personas en la frontera.

Estas advertencias figuran en los documentos internos de la denominada "Operación Martillo Amarillo", el plan de contingencia para un brexit duro que el Ejecutivo británico ha publicado este miércoles, como le había reclamado el Parlamento.

En el mismo, se alerta sobre una interrupción en el traslado de alimentos, medicamentos y el transporte transfronterizo de residuos, así como el paso de trabajadores, residentes y turistas al otro lado de la frontera.

Además, los servicios transfronterizos y el flujo de datos también se verán afectados. Estos retrasos afectarían "negativamente en el largo plazo" a la economía del Peñón, que no habría invertido en planes de contingencia "pese a la prórroga para la salida" de la Unión Europea.

En este sentido, el documento expresa sus dudas acerca de que Gibraltar no haya aprobado toda la legislación necesaria en el caso de que no haya un acuerdo para la salida ordenada del Reino Unido, lo que podría provocar "lagunas legales" y ciertos "riesgos".

Las previsiones del Ejecutivo gibraltareño, según detallan los documentos internos de la "Operación Martillo Amarillo", son más optimistas que los del propio Reino Unido. "Gibraltar prevé retrasos significativamentes menores en la frontera", aseguran.

Problemas con el suministro de medicamentos

Las cinco páginas que se han desvelado anticipan qué ocurriría en el "peor escenario posible razonable" si el Reino Unido abandonara la Unión Europea el 31 de octubre sin haber pactado antes las condiciones de salida con Bruselas.

En ese supuesto, el intercambio de mercancías a través del Canal de la Mancha se reduciría hasta un 40% del flujo actual desde el primer día, y las fricciones comerciales sustanciales en los puertos se podrían mantener "hasta seis meses". Esa situación "tendrá un impacto en el suministro de medicinas y productos médicos", subraya el documento.

La mayoría de las medicinas que llegan al Reino Unido lo hacen a través de los puertos del canal de la Mancha, lo que las convierte en un producto "particularmente vulnerable" a los bloqueos que podría ocasionar un brexit duro.

Sobre la alimentación, el Gobierno prevé que decrecería la disponibilidad de algunos productos frescos, así como el de algunos elementos "críticos" para la industria, como ingredientes básicos, químicos y envases.

Estos factores no llevarían a una falta de alimentos para la población, pero "reducirán la disponibilidad y la variedad de productos". También se incrementarían los precios, lo que "puede impactar a grupos vulnerables", señala el documento oficial.

En el escenario que baraja Londres, un brexit sin acuerdo podría llevar a "protestas y contraprotestas a lo largo de todo el Reino Unido" que absorberían "una importante cantidad de recursos policiales".

El primer ministro del Reino Unido, el conservador Boris Johnson, sostiene que el país abandonará la UE en la fecha prevista por ahora, el 31 de octubre, haya llegado o no a un acuerdo con el bloque comunitario para entonces.

El Parlamento ha aprobado una ley para forzarle a pedir una prórroga de ese plazo si no ha ratificado un pacto el 19 de octubre, pero él sostiene que no tiene intención de solicitar esa extensión.