Ana Brnabić durante el orgullo gay.

Ana Brnabić durante el orgullo gay.

Mundo

El desafío de la primera ministra serbia: su pareja da a luz a un hijo que ella no puede reconocer

Ana Brnabić se ha convertido en la primera mujer en el cargo, pero como las parejas homosexuales no pueden tener hijos, no puede reconocer a su bebé.

La pareja de la primera ministra de Serbia, Ana Brnabić, dio a luz el pasado miércoles a un niño. Este hecho supone, según el Gobierno, algo inaudito en el contexto de la política mundial. La madre, Milica Djurdjic, y el bebé, se encontraban "bien", según un comunicado del Gabinete de prensa de la primera ministra.

"Ana Brnabić es una de las primeras jefas de Gobierno cuya pareja dio a luz durante el ejercicio del cargo (y es la primera del mundo en una unión del mismo sexo)", dice el comunicado.

Su elección como primera ministra fue acogida con optimismo porque daba visibilidad a una comunidad discriminada en la tradicional sociedad serbia, un país que no reconoce ni las uniones civiles ni el matrimonio de personas del mismo sexo. Estas parejas además tienen prohibido adoptar, mientras que los solteros pueden hacerlo independientemente de su orientación sexual.

La primera ministra y Djurdjic, quien es médico, viven juntas aunque no existe ningún tipo de reconocimiento oficial de que sean pareja ni tampoco de que tengan un hijo en común. El hijo, niño se llamará Igor, está reconocido exclusivamente como de su madre biológica.

Serbia ha mejorado su legislación para combatir la discriminación, la desigualdad y la incitación al odio, pero organizaciones a favor de los derechos LGTBI argumentan que no se aplican estas normativas y que queda un largo camino por recorrer para lograr la igualdad de derechos.

Algunos activistas también critican a la primera ministra por no defender con mayor firmeza la necesidad de cambiar la legislación para aumentar los derechos de esta minoría.

Quién es Ana Brnabić

Nacida en Belgrado en 1975, cursó administración de empresas en la Universidad Northwood, en Estados Unidos en 1994. Más tarde, obtuvo una maestría en la Universidad de Hull, en Reino Unido.

Brnabić volvió a Serbia en 2002 y empezó a trabajar en relaciones públicas. En 2011, comenzó a trabajar en la empresa Continental Wind Serbia, para convertirse en directora ejecutiva solo dos años después. Más tarde, Brnabić fundaría la asociación Alianza Nacional por el Desarrollo Económico Local, siendo la asociación público-privada más grande del país.

Fue en 2016 cuando fue elegida primera ministra. Por entonces, Brnabić obtuvo numerosas críticas que reseñaban su escasa experiencia política, algo que ella misma reconoció: "Dado que no tengo experiencia política y nunca antes trabajé para el Gobierno, voy a pedir el apoyo y asesoramiento de mis colegas, y voy a aprender de ellos".

Brnabić se mostraba entusiasmada y con ganas de "aprender rápido y, hasta el momento, no veo eso como un problema, y espero que no se convierta en uno", aseguró.

Ana Brnabić fue designada como primera ministra por el nuevo presidente, Aleksandar Vucic. "Creo que tiene las credenciales profesionales y personales para ser primera ministra", dijo Vucic.

"No quiero se conocida como la ministra gay"

La primera ministra ha logrado varias hazañas hasta ahora: se ha convertido en la primera ministra siendo mujer, algo que nunca había ocurrido; además, es abiertamente homosexual y acaba de tener un hijo con su pareja en un país contrario al progreso LGTB, donde las parejas homosexuales no pueden casarse ni adoptar y el 80% de la población se considera cristiana ortodoxa.

Brnabić tomó la iniciativa revelando su sexualidad para "sacarlo a la luz ahora y terminar con ello para enfocarme en mi trabajo". Continuó diciendo que esperaba "que esto se termine en tres, cuatro días, y luego no sea conocida como la ministra gay, sino como la ministra de Administración Pública y Asuntos Locales".

El ambiente conservador de Serbia es palpable en las celebraciones del colectivo en el país. En 2010, tomaron importancia las hostilidades contra el desfile del orgullo gay en Belgrado, cuando 6.000 personas atacaron la comitiva y se enfrentaron con los agentes que la custodiaban, causando 141 heridos.

Estos incidentes provocaron la cancelación del evento durante 3 años, hasta 2014, cuando se realizó con un amplio despliegue de seguridad, con fuerzas especiales y vehículos blindados. En 2017, Brnabić encabezó la manifestación.

Varias organizaciones de la sociedad civil han informado de que algunas personas que han participado en dichos desfiles luego son despedidas de sus trabajos.

"La primera ministra no me representa"

Justo tres años después de dichos incidentes, se realizó un referéndum que rechazó el matrimonio de parejas del mismo sexo. De hecho, una investigación policial de 2015 reveló que casi la mitad de los policías ven la homosexualidad como "una enfermedad que debe ser tratada".

Uno de los líderes de un partido serbio dijo que Brnabić "debería ser un hombre de familia que sabe qué son los hijos", además de afirmar que no le representaba como primera ministra.

A pesar de todo, Brnabić dice en una entrevista a The Guardian en 2017 que no cree que Serbia sea tan homófoba: "Sé que es una de las percepciones, y entiendo que las actitudes son diferentes dependiendo de la zona del país. En la zona de donde mi familia viene, no nos discriminan".

La primera ministra asegura que "necesitamos escuchar también a esa gente. Los ciudadanos tienen el derecho a no ser representados por una minoría ruidosa".