Irán presenta el Hoveizeh, su nuevo misil de largo alcance.

Irán presenta el Hoveizeh, su nuevo misil de largo alcance. E.E.

Mundo ASIA

Irán celebra los 40 años de Revolución Islámica presumiendo ante Trump de un nuevo misil de largo alcance

La bronca con Donald Trump parece inspirar a los jerarcas de la Revolución Islámica. Al menos, en su puesta en escena. Desde la llegada del magnate a la Casa Blanca, cuyo discurso en campaña fue abiertamente belicista con Irán, el acuerdo nuclear se ha tambaleado, EEUU ha impuesto nuevas sanciones tras acusar a teherán de seguir "patrocinando el terrorismo internacional" y los ayatolás han guardado para el 40 cumpleaños de la revolución que los llevó al poder un regalo para "el gran Satán": un misil de largo alcance con un radio de 1.350 kilómetros.

El ingenio bélico, fabricado en territorio iraní y con tecnología propia, puede alcanzar "con precisión" objetivos en la capital de los dos países vecinos que consideran a Irán enemigo en la región: Israel y Arabia Saudí.

El Ministerio de Defensa de la República Islámica de Irán presentó hoy un nuevo misil de crucero de largo alcance llamado Hoveize, fabricado localmente y probado con "éxito". El ministro, el general Amir Hatamí, dijo que este nuevo misil "tiene un rango de más de 1.350 kilómetros y se usa contra objetivos fijos en tierra", informó la agencia local iraní de noticias ISNA.

Irán desvela el Hoveizeh, su nuevo misil de largo alcance.

Hatamí explicó como características del Hoveize la preparación y reacción rápida, la baja altitud de vuelo, la alta precisión en navegación, el alcance al objetivo y el poder de destrucción. "La prueba de vuelo se llevó a cabo en un rango de 1.200 kilómetros y logró apuntar con precisión a objetivos predeterminados", detalló Hatamí.

La República Islámica de Irán muestra esos logros con motivo del 40º aniversario de la victoria de la revolución islámica, que se conmemorará el próximo 11 de febrero. El ministro de Defensa explicó que Irán ha podido realizar este logro a pesar de las sanciones de EEUU.

Los programas de misiles balísticos de Irán fueron una de las razones esgrimidas por el presidente estadounidense, Donald Trump, para retirar en mayo pasado a su país del acuerdo nuclear multilateral de 2015 y volver a imponer sanciones a Teherán, el pasado día 7.

Washington dice que aunque Irán cumplió con los términos, el acuerdo fue demasiado generoso y no pudo frenar el programa de misiles balísticos de Irán ni frenar lo que Estados Unidos dice que es una interferencia en los asuntos regionales.

Irán ha desarrollado una gran industria nacional de armas frente a décadas de sanciones y embargos internacionales que le han impedido importar la mayoría de las armas.

Las autoridades iraníes aseguran, por su parte, que sus misiles sólo tienen carácter defensivo y disuasorio, y se niegan a negociar sobre este delicado asunto. 

Los expertos occidentales dicen que Irán a menudo exagera sus capacidades de armas, aunque existen preocupaciones sobre sus misiles balísticos de largo alcance.

Amirali Hajizadeh, jefe de la división aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, dijo que Irán había superado los problemas iniciales en la producción de motores a reacción para misiles de crucero y que ahora puede fabricar una gama completa de armas.

El sitio web del Ministerio de Defensa publicó un vídeo sin fecha que supuestamente mostraba que el Hoveizeh estaba siendo probado desde un lanzador móvil. 

Violando resoluciones de la ONU

Desde que aceptó un acuerdo nuclear en 2015 con las potencias mundiales, Irán ha ampliado su programa de misiles a pesar de las advertencias de los Estados Unidos. En enero, intentó lanzar un satélite al espacio que, según dijo, fracasó. El lanzamiento siguió a una advertencia de Estados Unidos contra la realización de tres lanzamientos de cohetes planeados que Washington dijo violarían una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

La resolución, que consagró el acuerdo nuclear de Irán, instó a Teherán a abstenerse hasta ocho años de trabajar en misiles balísticos diseñados para entregar armas nucleares. Irán niega que sus pruebas de misiles  violen la resolución y que sus misiles sean capaces de transportar ojivas nucleares.

"¿Salto estratégico?"

El brigadier general Hossein Salami, subjefe de la Guardia Revolucionaria de élite, reiteró el rechazo de Irán a cualquier conversación sobre su programa de misiles, en respuesta a una demanda presentada por Francia y otros países europeos, informó la agencia de noticias semioficial Fars.

Francia dijo el mes pasado que estaba lista para imponer más sanciones a Irán si no se avanzaba en las conversaciones sobre los misiles, descritos por Teherán como defensivos, pero vistos en Occidente como un factor desestabilizador en una región volátil.

Salami dijo que la decisión de Irán de limitar el alcance y la cantidad de misiles balísticos se basó en su estrategia actual, que podría cambiar según las circunstancias. "Si hoy los europeos u otros intentan trazar y perseguir el desarme de misiles en Irán, entonces nos veremos obligados a recurrir a un salto estratégico", dijo Fars a Salami, una amenaza aparente de que Irán podría intentar aumentar el rango o el número de los misiles

La semana pasada, Irán desestimó la presión de Francia para las conversaciones, pero dijo que no tenía planes de aumentar el alcance de las armas.