Emma Coronel, llegando al juzgado en Brooklyn a finales de este enero.

Emma Coronel, llegando al juzgado en Brooklyn a finales de este enero.

Mundo

Así es Emma Coronel, la impasible mujer de 'El Chapo' y su eterna compinche

Coronel lo ha acompañado durante estos últimos 11 años. Asegura admirarlo "por ser la persona que conocí y con la que me casé".

El Chapo Guzmán es uno de los narcotraficantes más prolíferos del último siglo. Con un imperio forjado a través de 30 años y con alrededor de 14.000 millones de dólares de patrimonio, el Chapo ha controlado el mercado de la droga con singular maestría. Ahora, en un jugado de Nueva York, se debate cuál será la pena que deba cumplir.

Un testigo ha relatado cómo el Chapo enterró vivo a un hombre después de haber asesinado a otros dos; también se le acusa de sobornar al presidente mexicano Peña Nieto. Las tres décadas de imperio del narco provocó que la fiscalía tardara más de diez semanas en presentar su caso.

En su historial constan los delitos de narcotráfico y homicidio, además de dos fugas de la cárcel, los que podría mantenerlo el resto de su vida en prisión.

Pero, a pesar de todo esto, su mujer Emma Coronel Aispuro reivindica a su marido como una figura a la que admira: "Yo no conozco a mi esposo como la persona que tratan de enseñar quienes declaran en su contra, más bien, lo admiro por ser la persona que conocí y con la que me casé".

El Chapo Guzmán, detenido por la Policía.

El Chapo Guzmán, detenido por la Policía.

La mujer del narco ha asistido a todas y cada una de las sesiones en el juzgado de Brooklyn por las que han pasado hasta 56 testigos que han relatado los negocios y aventuras del Chapo al frente del cártel de Sinaloa, del cuál él era cofundador. Los testigos han definido al narcotraficante como "vengativo, un asesino sanguinario y un mujeriego impenitente".

Pero Coronel se niega a verlo de esa manera. Como su mujer, no está obligada a testificar en su contra. "He tenido que separarme de mis hijas -que viven en México- para acompañarlo porque soy la única persona de su familia que puede estar aquí con él en Nueva York", asegura.

Quién es Emma Coronel

Emma Coronel Aispuro (Los Ángeles, 1989) tiene 29 años. Aunque nació en California, se crió en el Estado de Durango (México), que colinda con el de Sinaloa. Es modelo y se coronó como Reina de la Belleza cuando era una adolescente.

Conoció al Chapo en una fiesta organizada por su padre cuando ella tenía 16 años y él 49. Llevaba 5 años huido -desde 2001- de una cárcel de la que escapó en un carro de la ropa sucia.

Emma Coronel, a su llegada al juzgado.

Emma Coronel, a su llegada al juzgado.

En 2007, recién estrenada la mayoría de edad, se casó con él, con entonces 51 años. "Cuando cumplí los 18 años nos casamos en una ceremonia muy sencilla con familia y solo amigos cercanos". Poco después, a sus primeros 20, fue madre primeriza.

En 2012, como hizo su madre con ella, cuando su embarazo estaba en un estado avanzado se desplazó a Lancaster (California), para que sus dos hijas naciesen en EEUU, consiguiendo así la nacionalidad de manera inmediata.

Sus dos hijas -gemelas- llevan desde 2017 sin ver a su padre fuera de un juzgado o en una visita en la cárcel. Son las únicas autorizadas a verlo. A Coronel no le dejan, tiene prohibido comunicarse con él de cualquier manera.

"Siempre fue un papá muy presente, al pendiente de nuestras hijas", dice Coronel sobre su marido. Asegura que ellas son "la adoración de su padre, y él es la adoración de ellas".

Desde que se casaron, ambos viven huyendo. Ahora, ella cuida sola de sus dos hijas. "No me considero una madre soltera", dice Coronel. "Más bien soy una madre que en este momento no tiene el apoyo de su esposo. Obviamente, nuestra vida ha cambiado".

Emma Coronel, a su llegada al juzgado.

Emma Coronel, a su llegada al juzgado.

Coronel casi no concede entrevistas, por lo que se conocen muy pocos datos de su vida antes de conocer al Chapo. Asegura haber tenido una "niñez sencilla y muy tranquila dentro de una familia amorosa y unida". 

Uno de los conductores del Chapo, Vega, se ha pronunciado sobre la relación de Coronel y su marido: "Imagínate a una chica de 17 años. Da la casualidad de que gana un concurso de belleza y un hombre poderoso intenta conquistar su corazón", dice. "Creo que la sedujo el poder, tan solo ese nombre".

"¿No hay ninguna arma, amor?"

Durante el juicio han salido a la luz conversaciones entre Coronel y el Chapo. Los fiscales revelaron mensajes de 2012, en los que ella se habría preparado para una posible redada en una de sus casas en febrero de ese año.

"¿No hay ninguna arma, amor? ¿No tiene alguna pistola?", le pregunta el Chapo. "Tengo una suya, la que me dio", responde ella. El Chapo le pide entonces que la esconda en un compartimento oculto de la casa.

También se ha revelado información sobre una de las claves del juicio: la fuga del Chapo de la cárcel en 2015. Y es que Coronel jugó un papel fundamental en dicha fuga. Dámaso López Núñez, quien cogió el relevo del Chapo tras su última detención, ha asegurado durante el juicio que "Coronel nos transmitía sus órdenes".

Emma Coronel, en un retrato durante el juicio.

Emma Coronel, en un retrato durante el juicio.

Según López, a lo largo de cuatro meses a principios de 2015, Coronel se reunió con él y los hijos de Guzmán para impartir las instrucciones que el capo mandaba desde la cárcel: comprar un terreno y una bodega cerca de la prisión, asegurar armas, y una camioneta y un reloj GPS para señalar las coordenadas exactas de su celda, así como cavar un túnel de la prisión a la bodega.

Coronel, en una situación "difícil y pesada"

Coronel no se ha pronunciado sobre estas informaciones. Durante todas las sesiones, se ha mantenido tranquila y neutra, sin hablar ni mostrar rasgos de emociones, según cuentan testigos del juicio. Aseguran que solo perdió la compostura el día que llevó a sus hijas.

Ese día, los fiscales mostraron un carrito lleno de fusiles AK-47 y un lanzagranadas. Cuando vio las armas, Coronel salió corriendo de la sala, escoltando a sus hijas hasta un pasillo lleno de agentes. Coronel asegura que  no le gusta lo que sucede en el juzgado. Ha sido "demasiado", llegó a decir un día. "Odio el drama", apostilló.

"Esta situación por la que estamos atravesando ahorita es difícil y pesada", ha dicho en una de sus -escasas- entrevistas. "Sin embargo, tengo fe y estoy convencida de que Dios solo nos pone obstáculos que podemos superar y confío que así será".