Los dos periodistas birmanos, esposados por la policía.

Los dos periodistas birmanos, esposados por la policía.

Mundo

Rechazada la apelación de dos periodistas de Reuters, condenados por revelar secretos oficiales

Un juzgado de Birmania ha rechazado este viernes la apelación de dos reporteros de la agencia Reuters, condenados a siete años de cárcel por romper la ley de Secretos Oficiales. El rechazo está justificado por el juzgado diciendo que la defensa de los periodistas no ha aportado suficientes pruebas para demostrar su inocencia.

Wa Lone, de 32 años y Kyaw Soe Oo de 28, fueron condenados el pasado septiembre en un contexto que se cuestiona el progreso democrático del país y los derechos humanos. "Era una pena plausible", dice el juez Aung Naing, refiriéndose a los siete años de prisión.

Ahora, la defensa tiene la opción de hacer otra apelación al Tribunal Supremo del país. "Lo que ha ocurrido hoy es solo otra injusticia más de las que han caído sobre Wa Lone y Kyaw Soe Oo. Siguen entre rejas por una razón: los que están en el poder quieren silenciar la verdad", dice el editor jefe de Reuters Stephen J. Adler.

"Informar no es un crimen, y hasta que Birmania corrija este horrible error, la prensa en el país no es libre, y el compromiso de Birmania con la verdad y la democracia está en tela de juicio", ha añadido.

En su apelación, los argumentos de la defensa citaron la prueba de que todo fue montado por la policía y la falta de pruebas. Dijeron al tribunal de apelación que el juzgado menor que los juzgó en primera instancia habían situado, erróneamente, la culpa sobre los acusados.

"No se puede decir que esto sea un montaje"

La defensa también aseguró que los fiscales no habían podido demostrar que los periodistas consiguieron información secreta y la enviaran a un enemigo de Birmania, o que hubiesen tenido la intención de dañar la seguridad nacional.

Khine Khine Soe, representante legal del Gobierno birmano, dijo en la apelación que las pruebas demostraban que los periodistas habían conseguido y guardado documentos confidenciales. Añadió que tenían interés en perjudicar la seguridad y los intereses nacionales.

El juez dijo este viernes que "no es aceptable" decir que los acusados hayan actuado siguiendo la ética periodística. "No se puede decir que esto es un montaje", añadió.

Fuera del edificio de los juzgados, el embajador de la UE en Birmania Kristian Schmidt dijo que la sentencia es "un fracaso de la justicia que nos crea cierta preocupación por la independencia del sistema judicial en Birmania".

El abogado de la defensa, Than Zaw Aung, dijo después del juicio que su equipo trabajará en una posible apelación al Tribunal Supremo. "Estamos muy decepcionados con el juicio", añadió.

En el momento de su detención los reporteros seguían la pista de la muerte de diez rohinyás en una aldea en el estado Rakáin (oeste) en el marco de una operación militar en respuesta a una serie de ataques de un grupo insurgente rohinyá a puestos policiales el 25 de agosto de 2017.

La investigación posterior de la muerte de los diez rohinyás determinó que siete soldados fuesen juzgados y condenados a diez años de prisión cada uno.

El informe de una comisión especial de la ONU, presentado el pasado septiembre, halló pruebas de genocidio en la campaña militar desarrollada en Rakáin en 2017 y que causó el éxodo de 723.000 rohinyás a Bangladesh.

El Goeierno y el Ejército birmanos rechazaron las conclusiones de Naciones Unidas. Los rohinyás son una comunidad de mayoría musulmana a las que las autoridades birmanas niegan la ciudadanía y viven en una especie de "apartheid" en Rakáin.

El pasado 11 de diciembre, los reporteros de Reuters fueron designados por la revista Time como Personas del Año junto con el periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi, la reportera filipina Maria Ressa y el periódico estadounidense Capital Gazette, donde cinco trabajadores murieron en un tiroteo el pasado junio.

Reino Unido muestra su preocupación

"Estamos muy preocupados por el proceso de este caso", ha dicho el secretario de exteriores británico Jeremy Hunt a la BBC.

"Pedimos urgentemente a Aung San Suu Kyi que preste atención a este caso y a reconocer que, como alguien que ha luchado por la democracia en Birmania, debería implicarse personalmente en el futuro de estos dos valientes periodsitas".