Gtres

Salud y Bienestar

Esto es lo que tienes que comer para calmar los dolores de regla

Síntomas como la irritabilidad, dolor de espalda, sangrado abundante o acné pueden ser paliados en función de la dieta que tengamos durante los días de la menstruación.

6 marzo, 2020 03:01

Noticias relacionadas

Los especialistas advierten de que los llamados "dolores de regla" suelen variar de una mujer a otra e incluso cambiar de intensidad según el mes en la mayoría de los casos, por lo que su tratamiento es más complicado.

Por eso cada mujer acaba buscándose sus mañas medicinales o alternativas para tratar las molestias y dolores que se producen durante esos días.

Un libro publicado recientemente, 'La salud de tus hormonas' de Belinda Kirkpatrick y Ainsley Johstone (Ed. Zenith) advierte de que lo que comemos durante esos días puede ayudarnos a mejorar los síntomas más comunes durante el periodo o a agravarlos. 

Estas son sus propuestas para cambiar la dieta.

Dolor de espalda

Cuando el cuerpo se prepara para la regla produce prostaglandinas que causan contracciones en el útero pero que se pueden sentir también en la zona lumbar y en la parte superior de los muslos. Lo mejor en estos casos es comer pescado azul, verdura de hoja verde y aguacate, ya que son alimentos antiinflamatorios. También ayuda la granada, las almendras y el limón. Además se puede añadir jengibre y cúrcuma a las comidas o tomarla en forma de infusión, acompañada de canela.

Hinchazón

Las protaglandinas afectan también a la digestión y provocan esa hinchazón propia de estos días. Lo mejor es evitar las ensaladas, las manzanas, los frutos secos enteros y lo poco cocinado. Hay que aumentar la ingesta de especies como el jengibre, clavo, albahaca, romero, hinojo, eneldo, anís, cardamomo, comino y perejil que ayudarán a evitar esa sensación. También se aconseja aumentar el consumo de infusiones sobre todo de regaliz, hinojo y menta.

Sensibilidad en los pechos

Es un síntoma que puede aparecer en los días previos. Para paliar este malestar hay que ayudar al hígado a purificarse y a eliminar estrógenos. Para ello, nada de café y poco alcohol. Hay que incrementar la ingesta de fibra (el lino hace un gran efecto) y apostar por infusiones de cardo mariano, alcachofa y diente de león.

Extreñimiento

Es más común la semana antes de que venga la menstruación. Lo ideal es levantarse pronto y tomar una cucharada de zumo de limón y un vaso de agua caliente. Además de beber más de dos litros de agua durante el día, por la noche también se puede ayudar al tránsito intestinal con dos cucharadas de chía mezcladas con zumo de ciruela en un vaso de agua. Si se deja reposar se formará una gelatina con altísimo contenido en fibra.

Fatiga

Es uno de los síntomas más comunes de la menstruación y al que menos caso se le presta. Lo normal es que la energía vuelva unos días después de que haya empezado la regla pero mientras tanto se puede mejorar esa sensación aumentando los alimentos que estimulen los estrógenos como las semillas de lino, de sésamo, los garbanzos o el eddamame. Mejor evitar el azúcar y la cafeína y tomar carne roja hasta tres veces por semana. 

Irritabilidad

El malhumor ha marcado mucho a las mujeres durante este periodo pero pocas veces se trata como un síntoma propio por parte de los médicos. En algunos casos se recomienda tomar complementos naturales para controlar la irritabilidad y eliminar de la dieta la cafeína, el azúcar, el alcohol y la falta de ejercicio. Hay que aumentar el consumo de vegetales, frutos secos y semillas e intentar comer dos piezas de fruta al día como mínimo.

Sangrado fuerte

Si es un síntoma nuevo o es excesivo debe ser examinado por el especialista por si se debe a otros problemas ginecológicos que no tienen que ver con el periodo. Para las que tienen una regla muy abundante hay que tratar de reducir la exposición a los estrógenos ambientales y beber infusiones de hojas de ortiga y tres tazas de infusión de canela a diario, empezando el día antes de que llegue la regla hasta el final del sangrado. 

Acné

Las reacciones cutáneas son una pesadilla para muchas mujeres. El principal consejo es evitar los productos lácteos y los alimentos y bebidas con azúcares e intentar añadir una cucharada de cúrcuma a las comidas a diario. En estos casos hay que cuidar también la salud digestiva manteniendo la flora intestinal en buenas condiciones.