Tribunales

La Fiscalía no recurrirá la decisión del TSJM de archivar la querella contra Monasterio

El TSJM concluyó que se está ante "una falsedad burda", que por ello priva al soporte material de toda posibilidad de producir un efecto jurídico. 

5 julio, 2021 11:42

Noticias relacionadas

La Fiscalía de Madrid no va a recurrir la decisión del Tribunal de Justicia de Madrid (TSJM) de no admitir a trámite la querella que presentó el Ministerio Público contra la diputada regional de Vox Rocío Monasterio, al compartir el criterio de que el hecho denunciado no supone un delito de falsedad documental.

Según ha informado este lunes la Fiscalía de la Comunidad de Madrid, esta es la decisión del Ministerio Público "pese a que el auto del TSJM reconocía la existencia de alteraciones de un visado del Colegio de Aparejadores para los planos de reforma de un loft".

No obstante "la Fiscalía comparte el criterio de los jueces sobre que este hecho no encaja en el tipo penal de falsedad documental", detalla el comunicado hecho público este lunes.

El TSJM rechazó recientemente la querella que interpuso la Fiscalía contra la portavoz de Vox en la Asamblea regional, Rocío Monasterio, por la supuesta falsificación de un visado del Colegio de Aparejadores de Madrid, ya que se trató de una acción "burda" fácilmente detectable. Los magistrados concluyeron que "no cabe otorgar a la presente querella otro destino que la inadmisión y archivo".

En su auto, la Sala de lo Civil y lo Penal del TSJM explicó que desestima la querella "al no reunir los hechos relatados los caracteres del delito de falsedad documental", y subrayó que "nos encontramos ante una falsedad burda o grosera, que precisamente por ello priva al soporte material de toda posibilidad de producir un efecto jurídico".

La Fiscalía de Madrid presentó en mayo la citada querella tras investigar una denuncia presentada por Más Madrid en la que aseguraba que la diputada de Vox tramitó en 2011 y 2016 licencias con un visado del Colegio de Aparejadores falsificado, pues era de 2005 y correspondía al proyecto de la reforma de un loft propiedad del presentador valenciano Arturo Valls visado por otra persona.

El Ministerio Público sostenía que Rocío Monasterio incluyó en dos ocasiones una fotocopia de un visado de 2005 "con la intención de darle a los planos la apariencia de estar debidamente visados, una utilización fraudulenta".

En el auto referido a esta querella la Sala de lo Civil y lo Penal del TSJM, encabezada por el presidente del Alto Tribunal, Celso Rodríguez, dio por corroborados los hechos que relata la Fiscalía pero no la calificación jurídica que el Ministerio Público entiende que conllevan. Y ahora la Fiscalía renuncia a recurrir esta decisión.