Rodrigo Rato, expresidente de Bankia.

Rodrigo Rato, expresidente de Bankia. EFE

Tribunales CASO RATO

Rato, a juicio por cobrar mordidas de la publicidad de la salida a bolsa de Bankia

El expresidente de Bankia habría cobrado comisiones por valor de 835.000 euros de las empresas Publicis y Zenith adjudicatarias del contrato. 

El juez del 'caso Rato', Antonio Serrano-Arnal, ha abierto juicio contra el expresidente de Bankia y ex vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, por un presunto delito de corrupción entre particulares

Se trata de la primera pieza de la investigación alrededor de su fortuna personal por la que Rato se sentará en el banquillo, después de hacerlo en el juicio por la salida a bolsa de Bankia y en la causa de las denominadas tarjetas Black, por las que fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión en sentencia firme del Tribunal Supremo. Precisamente en cumplimiento de esta sentencia lleva en prisión desde finales de octubre de 2018. 

En la pieza Publicis y Zenith del caso Rato, la Fiscalía Anticorrupción acusa al expresidente de la entidad de haberse llevado una comisión de hasta 835.000 euros del contrato de adjudicación a las dos empresas encargadas de la publicidad de la salida a bolsa de Bankia y la creación de la marca de la entidad. 

"Grupo de presión dentro de Bankia"

El Ministerio Público considera que Rato pudo embolsarse 474,416 euros en 2011 y 360.608 euros en 2012 a través de su sociedad patrimonial Kradonara 2001 SL y gracias a las maniobras de personas de su confianza a las que denomina "su núcleo duro" dentro de la entidad. 

Entre todos esos colaboradores, a los que el juez también envía al banquillo, se habrían hecho con una mordida de hasta dos millones de euros. El instructor pide una fianza de 4,5 millones de euros para cada uno de ellos y embargará sus bienes hasta completar la cantidad reclamada si no lo hacen. 

El resto de personas que envía a juicio son: Miguel Ángel Furones Fere, Francisco Xabier Olazábal Puig, Sagrario Búa Rojas, Fabrizio Bini, Sergio Lorca Fernández, Fernando Rodríguez Varona, María Cándida Rodríguez Melcón, José Manuel Fernández Norniella, María Teresa Arellano Carpintero, Alberto Portuondo Coll, Miguel Ángel Montero Quevedo y Domingo Plazas Ruiz.

Quién es quién

Según relató Anticorrupción en su escrito de acusación, Rato se habría valido de sus más afines en Bankia para asegurarse dichas comisiones ilegales. Éstos serían Miguel Ángel Montero, a quien introdujo como asesor externo de la entidad, su secretaria Teresa Arellano y su "hombre de confianza" José Manuel Fernández Norniella, entonces vicepresidente y consejero de Bankia, quienes habrían constituido ese "auténtico grupo de presión dentro de la entidad financiera, actuando como 'núcleo duro' a las órdenes y en beneficio último de Rodrigo de Rato Figaredo".

Las dos empresas adjudicatarias que habrían pagado las comisioines, Publicis y Zenith, pertenecían al grupo Multi Market Servicis Spain Holdings SL y a la sociedad Albisa Inversiones y Asesoramiento SL. El propietario de dichas sociedades era Alberto Portuondo Coll, quien formaba parte del equipo introducido por Rato a su llegada a Caja Madrid en enero de 2010 y que, además, "tuvo participación activa en el proceso de selección de aquellas sociedades en los 'concursos' de publicidad que Caja Madrid-Bankia llevó a cabo para la difusión particularmente de la marca Bankia y de la salida a bolsa de la entidad y del que, finalmente, fueron adjudicatarias las empresas Publicith y Zenith", según el escrito de la Fiscalía.

Portuondo Coll mantenía negocios desde 2008 con Miguel Ángel Montero Quevedo, quien había administrado desde hacía décadas sociedades familiares vinculadas a Rato y que fue introducido como asesor externo de Caja Madrid a principios de 2010 coincidiendo con su presidencia, según el Ministerio fiscal.

Para conseguir el cobro de dichas comisiones, Rato y su entorno habrían simulado dos contratos publicitarios bajo los que se habrían enmascarado las comisiones. Según la Fiscalía, "las comisiones que Albisa abonó a Kradonara se enmascararon como una prestación de servicios firmándose un contrato el 3 de junio de 2011 entre Portuondo, en nombre de la primera, y Domingo Plazas Ruiz en nombre de la segunda.

El Ministerio Público incide en que el administrador de Kradonara, la sociedad de Rato, era Servitax SL, empresa de servicios perteneciente al bufete Plaza Abogados SL, controlada por Domingo Plazas, desde 2006 asesor y gestor de Rodrigo Rato.