Denuncia de uno de los miembros del Jurado Popular para un juicio de la Audiencia de Madrid.

Denuncia de uno de los miembros del Jurado Popular para un juicio de la Audiencia de Madrid. EL ESPAÑOL

Tribunales MADRID

Así logra evitar ser miembro del Jurado en un caso de asesinato contra tres sicarios colombianos

Tres personas se sientan en el banquillo por asesinar presuntamente a un joven madrileño al que confundieron con un alunicero.

Un madrileño elegido para formar parte del Tribunal del Jurado en el juicio contra tres colombianos y presuntos sicarios en la Audiencia de Madrid ha conseguido evitar tener que pronunciarse en un veredicto.

El hombre, pongamos que se llama Andrés para no desvelar su identidad real, alegó razones familiares para saltarse la citación que la Audiencia Provincial no consideró en un primer momento. 

Entendieron que no encajaban en ninguno de los dos supuestos del artículo 12 de la Ley del Tribunal del Jurado para excusarse, que excluye a "los que sufran grave trastorno por razón de las cargas familiares" o "los que aleguen y acrediten suficientemente cualquier otra causa que les dificulte de forma grave el desempeño de la función de jurado".

Miedo a los acusados

Pero el hombre, que no ocultó en declaraciones a EL ESPAÑOL tener miedo a los acusados que se sientan en el banquillo, no cejó en su empeño y finalmente se ha librado del juicio. 

En el banquillo se sientan Breiner Augusto Portilla, Johnson Andrés Medina y José Arbey Rentería, presuntos sicarios que siguieron al joven José Luis Lucas Serrano pensando que era un alunicero al que alguien les habría encargado asesinar por un ajuste de cuentas de la venta de droga, según la acusación ejercida por la familia del asesinado.

[Más información: "El sicario de José Luis, madrileño asesinado por error, lanza ahora sospechas sobre su víctima"]

"Vicio en el proceso"

El pasado lunes, día que se constituía el Jurado, Andrés apareció a la Audiencia con una carpeta llena de apuntes sobre recortes de artículos legales. Quería exponer, además de las razones familiares que ya alegó, que la información enviada por la Audiencia a los candidatos para formar parte de un jurado está "incompleta y desactualizada".

Según defendió ante este diario después de hacerlo ante la Sala, los cuadernillos enviados a los candidatos no reflejan los cambios introducidos por la Ley 1/2017 del Tribunal del Jurado que entró en vigor en febrero de 2018. 

Persistente, Andrés repasó en la Audiencia todos los gazapos que había descubierto. Uno de ellos, el más significativo, era que la información que él recibió decía "podrán excusarse para actuar como jurado los mayores de 65 años" y no "podrán excursarse para actuar como jurado los mayores de 65 años y las personas con discapacidad". 

La Audiencia de Madrid decidió excluirle finalmente del Tribunal del Jurado, aunque no por estas razones, sino por las familiares que expuso en un principio. El hombre no quedó contento y ha presentado una denuncia contra la Oficina del Jurado de la Audiencia Provincial de Madrid por lo que considera un "vicio en el proceso de constitución y elección de los candidatos que es contraria al derecho fundamental para acusadores y acusados a tener un proceso judicial con todas las garantías recogido en el artículo 24 de la Constitución Española".