Una mujer ejerce la prostitución en el polígono Marconi de Madrid.

Una mujer ejerce la prostitución en el polígono Marconi de Madrid. EFE

Tribunales JUICIO EN MADRID

"Yo soy la Ley": así atemorizaba una mujer a prostitutas en el polígono Marconi de Madrid

Alina Stoica, de nacionalidad rumana, exigía 20 euros diarios a las mujeres para seguir ejerciendo la prostitución en la calle. 

La Fiscalía de Madrid pide más de 11 años de prisión para una mujer que presuntamente extorsionó a mujeres en el Polígono Marconi, epicentro de la prostitución de Madrid, para que le pagaran 20 euros diarios por continuar ejerciendo en la zona.

La acusada, Alina Stoica, se presentaba a sí misma como "la Ley" y amenazaba a las mujeres con que enviaría a "chicos y chicas a torturarte hasta la muerte si no pagas".

El Ministerio Público ejerce la acusación contra la mujer que irá a juicio el próximo viernes en la Audiencia de Madrid por dos presuntos delitos de detención ilegal y extorsión.  

Según el relato expuesto por la Fiscalía, Stoica, de nacionalidad rumana, se paseó por el polígono Marconi a bordo de un Ford Mondeo y exigió abandonar el lugar a distintas prostitutas a las que habría atemorizado. 

A punta de navaja

Una mujer confesó que la acusada, acompañada de otros dos individuos, se acercó a ella y agarrándole por los brazos los hombres que la acompañaban le introdujeron en el coche colocándole un objeto punzante en el costado. Sin poder identificar a los hombres, afirmó que Alina Stoica dijo: "Soy Alina, no podéis trabajar aquí sin pagar la calle, yo soy la Ley, no sabes quiénes somos nosotros, si no pagas, te vamos a enviar chicos y chicas que te van a torturar hasta la muerte". La mujer prometió que pagaría 100 euros, como le exigieron, al día siguiente.

En una segunda ocasión hicieron lo mismo con otra mujer. Stoica y otros dos varones a los que la mujer tampoco identificó introdujeron a la prostituta por la fuerza en la parte trasera del vehículo y le colocaron un objeto punzante a la altura del costado. Stoica le dijo: "Cállate y escucha lo que te digo si no quieres que el cuchillo que notas se introduzca en tu cuerpo, soy Alina, no podéis trabajar aquí sin pagar la calle, yo soy la Ley, tienes que pagar 100 euros a la semana". La mujer tampoco llegó a pagar el dinero porque denunció los hechos y la presunta extorsionadora fue detenida.