Tribunales

Del "amo a España" al "reconocimiento entre iguales": las 13 perlas de la declaración de Junqueras

Ha dicho que se encuentra en "indefensión" y se ha acogido a su derecho a no declarar a las acusaciones.

Dos frases de Oriol Junqueras al inicio de su intervención en el juicio al 'procés' han resumido lo que diría después. "Yo no voy a renunciar a mis convicciones democráticas", ha afirmado, antes de asegurar que se encuentra en "indefensión" y se acogía a su derecho a no declarar a las acusaciones. Dos ideas que anticipaban que su declaración se convertiría en un mitín separatista. 

Durante su intervención incluso se ha sentido inspirado por el espíritu del día, el de San Valentín: "Amo a España", ha asegurado. Estas han sido sus frases clave:

Primer turno de intervención de Oriol Junqueras Carmen Suárez


"Me considero un preso político"

"En estos momentos me considero un preso político", ha asegurado Junqueras en respuesta a una pregunta de su abogado Andreu Van der Eynde. 

Ha optado por declarar en castellano, algo que "es un placer" tras "un año y medio de silencio forzado".

"Nunca, nunca, nunca" se planteó la violencia

"Nunca, nunca, nunca, nunca", ha contestado un contundente Oriol Junqueras cuando su abogado le ha preguntado si la violencia es una opción para su formación con el fin de lograr al independencia.

Para Junqueras, "nadie puede tener duda alguna" del rechazo de ERC a la violencia, aunque las acusaciones "retuercen" los hechos sucedidos durante el proceso independentista para construir el delito de rebelión por el que se sienta en el banquillo.

El exvicepresidente catalán ha recalcado que su partido apuesta por "construir mayorías democráticas y generar consensos en la sociedad", para lograr ampliar los apoyos al independentismo en Cataluña.

"Queremos convencer, en positivo", ha añadido Junqueras, que ha proclamado: "no somos enemigos de nadie, nos gustaría que nadie nos tuviera como enemigos".

"Seguirá intentando" la autodeterminación

Junqueras, en respuesta a Van Der Eynde, ha afirmado que el derecho de autodeterminación es la aplicación de un principio democrático y, por tanto, "se le debe de dar un salida política". "Lo hemos intentado y lo intentaremos, incluso aquí sentados ante este tribunal, y lo seguiremos intentando sea cual sea el resultado de este proceso", ha destacado.

El exvicepresidente catalán dice que es un "objetivo explicito" pues él se define como "autodeterminista, independentista y republicano". "Estamos a favor de la independencia de nuestro país y el mejor modo de encarnar estos valores es a favor de una república catalana", ha añadido.

Ningún delito

Se ha mostrado "absolutamente en desacuerdo" con las acusaciones de la Fiscalía, que pide para él 25 años de prisión por un delito de rebelión agravado con malversación.

"De los delitos que se nos quieren atribuir no hemos hecho ni uno", ha asegurado el exvicepresidente catalán y presidente de ERC, para quien es "absolutamente evidente" que la Fiscalía y el resto de acusaciones en el juicio están dirigiendo contra los doce líderes independentistas una "acusación forzada". 

"No se resuelve poniendo a gente en la cárcel"

Ha lamentado que nunca se haya ofrecido diálogo al independentismo, pese a ser una opción "mayoritaria" en Cataluña, y ha advertido de que el conflicto catalán "no se resuelve poniendo a la gente en la cárcel", aunque habrá "quien quiera".

Junqueras ha resaltado que las movilizaciones independentistas de los últimos años han sido "respetuosas, pacíficas y cívicas", como en su opinión reconocen "los medios de comunicación de todo el mundo".

Pese a representar una "propuesta mayoritaria pacífica y reiterada en el tiempo", ha razonado Junqueras, la respuesta a las movilizaciones del independentismo "es siempre la misma, se niega el diálogo. Siempre está vacía la silla de enfrente", se ha quejado.

El exvicepresidente de la Generalitat ha recordado que en últimas elecciones catalanas de 2017, con la cúpula del "procés" ya encarcelada, "se ha mantenido" la mayoría independentista en el Parlament.

En ese sentido, ha aseverado: "Esto no se resuelve poniendo a la gente en la cárcel, habrá quien quiera, quien piense que somos pocos, pero esto no se resuelve así". 

"Amo a España"

"Yo amo a España. Amo a la gente y a la cultura española. Lo he dicho mil veces porque es verdad", ha asegurado Junqueras a su abogado durante su interrogatorio.

"Convivencia entre iguales"

Pero, ha precisado, "¿cómo es compatible esto con que sea republicano catalán?". "Estoy convencido de que el mejor modo de garantizar la convivencia y las relaciones es con un reconocimiento entre iguales".

De esta forma, ha reclamado al Estado que permita que los catalanes puedan votar sobre su futuro y que en caso de que los independentistas perdieran, ellos respetarían ese resultado.

"Hemos perdido en multitud de ocasiones y ¿qué hemos hecho?, respetarlo siempre. ¿Qué haremos en el futuro?, respetar si perdemos", ha agregado.

"Votar no es un delito, impedirlo por la fuerza, sí"

"Votar no es un delito", ha dicho hasta en cuatro ocasiones el dirigente de ERC, quien ha recordado que el legislador despenalizó la celebración de referendos. "Trabajar pacíficamente por la independencia de Cataluña no es un delito", ha añadido Junqueras, quien ha insistido.

"Nada de lo que hemos hecho es un delito". Por contra, ha lamentado el uso de "la fuerza" para impedir la votación el 1-O, algo que no había ocurrido en 2014 durante la consulta del 9-N.

A los contribuyentes el 1-O no les costó nada

Junqueras ha negado que se destinasen fondos públicos a la organización del referéndum del 1 de octubre de 2017 y ha asegurado: "A los contribuyentes no les costó nada".

Ha asegurado que el 1-O no supuso "ningún gasto ni ningún coste para los contribuyentes ni para nadie" y ha dicho que así lo reconocieron algunos representantes públicos como el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El 20-S de Junqueras: claveles, himnos religiosos y cánticos

Junqueras ha relatado que el 20 de septiembre de 2017 en la Consellería de Economía hubo una concentración de "actitud pacífica, respetuosa, con cánticos, en la que "se repartían claveles" y "cantaban un himno religioso".

Ha definido que la concentración del 20-S se desarrolló "con actitud pacífica, respetuosa y con cánticos". "Se repartían claveles, cantaban el birulai (o algo así), un himno religioso, dedicado a la madre de dios, que seguro que no es susceptible de ninguna interpretación tumultuaria", ha añadido.

En la sede de Hacienda, Junqueras ha dicho que dio la mano al entonces secretario de hacienda y un guardia civil le dijo que no podía hacerlo. También ha relatado que saludó a los guardias civiles, "todos muy amables, obviamente yo también, siempre exquisitamente educado" y subió a su despacho. 

La hoja de ruta del procés, "extravagante"

Junqueras ha tildado de "extravagante y apócrifo" el documento Enfocats que supuestamente resumía la hoja de ruta unilateral a la independencia, y ha afirmado que nunca tuvo conocimiento del mismo antes de su imputación.

Preguntado por su defensa sobre ese documento -que la Guardia Civil intervino a su exnúmero dos Josep Maria Jové y supuestamente establecía distintas estrategias para alcanzar la independencia de forma unilateral-, Junqueras ha explicado que la primera vez que supo de él fue cuando ingresó en prisión, en noviembre de 2017, por orden de la Audiencia Nacional, imputado por rebelión.

Según Junqueras, anteriormente no había oído hablar de ese documento intervenido a Jové ni sabe de nadie que estuviera al corriente de su existencia.

El dirigente de ERC ha calificado el texto Enfocats, un de las pruebas de cargo en que la Fiscalía sustenta su acusación de rebelión, de documento "extravagante, apócrifo".

Junqueras ha dicho además que nunca formó parte de ningún comité estratégico del "procés, "en absoluto", y que no conoce a nadie que haya formado parte de ese órgano, que figura descrito en la documentación incautada en la causa y que las acusaciones creen era el que dirigió la hoja de ruta unilateral a la independencia