Pintadas contra el juez Ramírez en Port de la Selva (Gerona).

Pintadas contra el juez Ramírez en Port de la Selva (Gerona). E.E.

Tribunales INDEPENDENTISMO EN CATALUÑA

El juez Ramírez muere a punto de concluir la investigación del 1-O: se negó a darse de baja

El titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer, que investigaba los preparativos del referéndum ilegal del 1-O, ha muerto a las 7.00 de la mañana de este domingo a los 71 años de edad a consecuencia de la rápida evolución de una enfermedad que le fue diagnosticada el pasado verano.

Ramírez ha investigado de forma concienzuda y tenaz la trama política, de funcionarios de la Generalitat y de empresarios implicada en la celebración de la votación independentista que se realizó pese a estar prohibida por el Tribunal Constitucional.

Su investigación, que comenzó en febrero de 2017 con la estrecha colaboración de la Fiscalía y de la Guardia Civil, ha sido clave para desentrañar el 'procés': no sólo logró la intervención de material que se iba a emplear el 1-O sino que consiguió información esencial sobre las estructuras de Estado que el exGobierno de Carles Puigdemont estaba montando para la ruptura de Cataluña con España.

La instrucción de Juan Antonio Ramírez ha resultado, además, muy relevante para el proceso por rebelión que tramita el Tribunal Supremo. Prueba de ello es que el escrito de acusación de la Fiscalía está plagado de medios de prueba procedentes del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona: vídeos, intervenciones telefónicas, declaraciones de investigados y testigos y documentos como la agenda Moleskine del número dos de Oriol Junqueras, Josep Maria Jové, en la que escribió el contenido de reuniones secretas de los líderes del 'procés'.

Ramírez fue quien el 20 de septiembre ordenó la detención de Jové y de otros cargos y funcionarios de la Generalitat, así como el registro en la sede de la Consejería de Economía. Hasta 60.000 personas asediaron durante 16 horas el departamento dirigido por Junqueras, hasta el punto de que la letrada de la Administración de Justicia del Juzgado de Instrucción número 13 tuvo que abandonar el edifico trepando por la azotea.

Miles de separatistas se concentraron en aquellas fecha en la Ciudad de la Justicia y  en las semanas siguientes los radicales realizaron pintadas ofensivas contra el juez tanto en su domicilio como cerca de su segunda residencia en El Port de la Selva (Girona), en la Costa Brava. El propietario de esta vivienda decidió no renovar el contrato de alquiler a Ramirez.

Fueron duros momentos de presión para el juez y su familia. Casado y con un hijo, Ramírez llegó tarde a la Judicatura. Aprobó las oposiciones libres después de ser ingeniero.

El pasado diciembre recibió tratamiento por lo que resultó ser una retro-apendicitis. A las pocas semanas retomó el trabajo y prosiguió la investigación del 1-O, que ha dejado prácticamente concluida.

El pasado verano se le diagnosticó la enfermedad que le ha llevado a la muerte, que sobrellevó con discreción y sin pedir la baja del Juzgado. Desde el Consejo General del Poder Judicial se le ofreció en repetidas ocasiones que solicitara la baja temporal, pero Ramírez se negó no sólo a eso sino que también se opuso a que el juez en comisión de servicio que el CGPJ le tenía asignado asumiera más asuntos para descargarse él.

Sólo la semana pasada aceptó que el Consejo le relevara de todos los asuntos del Juzgado para dedicarse íntegramente a cerrar el 1-O. Casi lo consigue: estaba ultimando el auto de procesamientoRamírez ingresó el pasado lunes en el hospital y ya no pudo recuperarse.

Condolencias de las fiscalías general y del TSJC

La Fiscalía General del Estado, a través de un comunicado publicado este domingo, ha lamentado el fallecimienot del magistrado, de quien ha ensalzado "su extraordinaria capacidad de trabajo, defensa de la legalidad y el orden constritucional" que "constituyen un legado para todos los que trabajamos en la Justicia".

También la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha manifestado su pésame por el fallecimiento del juez Ramírez Sunyer y ha destacado su "compromiso y dedicación". En un comunicado este domingo, la Fiscalía ha asegurado que "a lo largo de su trayectoria profesional, fue un ejemplo de compromiso y dedicación en el ejercicio de la función judicial, en la que se desenvolvió siempre con la mayor consideración y respeto para con todos".

Ambas fiscalías han trasladado su pésame a la familia, amigos y compañeros del juez..