Una de las imágenes encontradas a las mujeres condenadas por terrorismo.

Una de las imágenes encontradas a las mujeres condenadas por terrorismo. EL ESPAÑOL

Tribunales

Una condenada por yihadismo pide tener en la cárcel al niño que usaba como reclamo armado

Cuatro mujeres han aceptado condenas de cuatro años de prisión por terrorismo por reclutar a esclavas sexuales.

Cuatro mujeres y un hombre han aceptado este lunes cuatro y cinco años de prisión, respectivamente, por integración en organización terrorista por su adhesión a Estado Islámico. 

Se trata de Yawad Mohamed Mohamed, Fauzia Allal Mohamed, Francis Carolina Peña Orellana, Wafila Mohand Al Lal y Chimaa Boukreshs Ahmed, todos detenidos en el año 2014 en España. Juntos, formaron un equipo dedicado a captar a mujeres jóvenes, algunas incluso menores de edad, y convertirlas en esclavas sexuales de los soldados de Estado Islámico.

Para ello, utilizaron sobre todo las redes sociales, donde colgaron multitud de fotografías y a través de las que se comunicaban con las jóvenes captadas. Entre los reclamos que utilizaron para captar a las jóvenes, se encontraban las fotografías de bebés y niños ataviados con banderas de Estado Islámico e incluso portando armas, incluso sus hijos.

Guardia Civil desarticula estructura dedicada a reclutamiento de yihadistas

Ese fue el caso de Francis Carolina Peña Orellana, chilena, que se hacía llamar Nadia en las redes sociales y que utilizó a su propio hijo como reclamo para convencer a otras mujeres. Precisamente, en el acto de conciliación con la Fiscalía, en el que ha aceptado cuatro años de prisión -el ministerio público solicitaba 7 años-, ha pedido ingresar en prisión con su hijo según permite la legislación.

Entre las fotografías que exponía la acusada en sus redes sociales, además de las de decapitaciones y soldados, estaban también las de su bebé con una bandera de Estado Islámico en alrededor de la cabeza y armado con un fusil. 

El perfil de las captadas

El grupo de condenados, dirigido por Yawad Mohamed, buscaba un perfil muy concreto de mujeres en nuestro país y el resto de Europa. "Las mujeres que seleccionaban eran jóvenes, algunas menores de edad, estudiantes con resultados académicos mediocres o desempleadas, con un nivel de conocimiento y uso de redes sociales avanzado y con una visión romántica de la hipotética vida que llevarían bajo la tutela del Estado Islámico, tanto como verdaderas y guerreras yihadistas como junto a un esposo muyahidin perfecto desde el punto de vista sentimental, asunción de los fines últimos del Estado Islámico", según la Fiscalía.