Oriol Junqueras y Raül Romeva.

Oriol Junqueras y Raül Romeva. EFE

Tribunales DESAFÍO SECESIONISTA

Junqueras y Romeva piden el arresto domiciliario o ser controlados con pulsera

Los exconsejeros catalanes han vuelto a solicitar su libertad o medidas cautelares que les permitan ver a sus hijos fuera de "las limitadas y hostiles condiciones" de la cárcel.

Los exconsejeros catalanes Raül Romeva y Oriol Junqueras han pedido este lunes una vez más su libertad. Al mismo tiempo que también lo han solicitado Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sánchez, los exconsejeros se han dirigido a la Sala Segunda del Tribunal Supremo para solicitar una vez más salir de prisión preventiva donde Junqueras lleva ocho meses y Romeva, cuatro.

A través de un escrito remitido por su abogado, Andreu Van den Eynde, los dos exconsejeros de Esquerra Republicana de Catalunya han pedido que se les sustituya la cárcel por medidas cautelares menos gravosas como "firmas diarias apud acta, control policial, dispositivos de rastreo telemático o prisión (arresto) domiciliaria".

La defensa de los exconsejeros catalanes argumenta que, aunque no forman parte del Gobierno catalán, "éste está actualmente desarrollando su actividad con normalidad". "La soltura de mis mandantes no puede incidir en lo más mínimo en actuaciones de gobierno que pudieran remotamente asimilarse a los ilícitos por los que se ha procesado. No hay riesgo de reiteración delictiva relevante", expone Van den Eynde.

Declaración de Oriol Junqueras

Relación familiar

Igual que Turull y Rull, Romeva y Junqueras también hacen alusión a la dificultad de mantener una relación normal con sus familias desde prisión como argumento para salir de prisión: "El tiempo que llevan privados de libertad mis mandantes está afectando, como no puede ser de otra forma, tanto a su esfera personal como a terceros cuyos derechos e intereses deben ser tutelados, sobre todo sus esposas e hijos menores de edad que sólo pueden relacionarse con sus esposos y padres a través de las limitadas y hostiles condiciones de los centros penitenciarios", se puede leer en el escrito remitido al Supremo.

En éste también se hace alusión al paso del tiempo (ocho y cuatro meses en prisión) que "según doctrina consolidada del Tribunal Constitucional, es suficiente para motivar la revisión de la prisión provisional al reducir muchos de los riesgos que pudieran haberse apreciado en las iniciales resoluciones adoptadas", explica la defensa de los exconsejeros.